El Tiempo

El tiempo en Vitoria-Gasteiz

Urtaran: “El PP está generando un caldo de cultivo con tintes xenófobos”


 Tras más de medio año al frente de la oposición, Gorka Urtaran simboliza el aire renovador de un PNV muy crítico con la actuación de Javier Maroto pero que, al mismo tiempo, es capaz de alcanzar acuerdos sobre proyectos e inversiones. Urtaran censura el discurso del alcalde respecto al fraude social y lamenta el rumbo que puede tomar el Casco Viejo tras el fin de la ARICH.

-¿Cómo valora la decisión del PP de eliminar las ayudas para los jóvenes y cambiarlas por cheques de alimentos?

-Todas las medidas que vayan en la lucha contra el fraude tendrán el apoyo del PNV. Pero no tendrá apoyo con mensajes injustos. Parece que esto es un desmadre y parece que el descontrol es absoluto y que no hay ningún técnico que verifique el que estas prestaciones sociales se lleven a buen puerto. Aquí hay un control y un seguimiento estrecho para verificar que las ayudas llegan para lo que está previsto. Puede haber algún caso particular de alguien que defrauda. Pero el alcalde está planteando medidas generales para atajar situaciones concretas. Y es injusto porque a los trabajadores los deja en una situación delicada,está demonizando a un colectivo y está generando un caldo de cultivo con tintes xenófobos en la ciudad.

-Hay gente que gana lo mismo o, incluso, menos que la cuantía de esas ayudas para alimentación.

-Es que no son de alimentación, hay que dejarlo claro. Es gente que vive sola, que no tiene ningún apoyo familiar y con ese dinero no solo comen, sino que también pagan el alquiler del lugar en el que viven, pagan otros gastos como de formación o farmacéuticos. Si a estas personas les quitas esta ayuda y se la cambias por un vale de comedor, estás dejándoles en la calle, porque no pueden hacer frente a estos gastos.

-Lo que no se puede negar es que en Vitoria existe una percepción de descontrol en las ayudas sociales.

-Yo sé que mi discurso no gusta, que lo que la gente quiere oír es lo que está diciendo el alcalde, pero es una irresponsabilidad insistir en que aquí ha habido un desmadre y que, gracias al señor Maroto, ahora se va a arreglar. Lo que hay que decir es: “Vamos a trabajar todos en la lucha contra el fraude pero sin demonizar”. El Ararteko ya lo decía: Todas las personas tenemos un racista en nuestro interior, pero que no se despierte nunca. Pues parece que el alcalde está dando aldabonazos para despertar ese alma racista que tenemos, y eso es una irresponsabilidad. La gente debe confíar en los servicios sociales. Hay que seguir atajando las irregularidades. Es como si un médico, si ve que alguien a quien le ha dado la baja ha hecho fraude, quitase todas las bajas que ha dado a sus pacientes.

-Con la prórroga de los presupuestos, ¿cómo puede la oposición negociar la introducción de enmiendas?

-Vamos a trabajar para que haya presupuestos alternativos.

-¿Como pueden hacer eso?

-Mediante una modificación de la norma foral, haremos que el alcalde tenga que presentar los presupuestos, y luego habrá un plazo de enmiendas a esos presupuestos. Si hay voluntad política podremos tener la norma aprobada y obligar al alcalde a que presente su proyecto de cuentas. Obligaremos al alcalde a presentar un proyecto y a gestionar las enmiendas que apoye la oposición.

- Pero ante la caída de ingresos es necesario recortar algunas partidas. Si el PNV critica los recortes, habrá que quitar de otro lado.

-No podemos mantener el mismo nivel, y si ha habido una bajada de ingresos del 12%, habrá que recortar algunas partidas. Pero eso no significa el hachazo que se ha dado por parte del equipo de gobierno. Yo propongo dejar a un lado los proyectos partidistas.

-¿Cuáles recortarían?

-El Anillo Verde Interior, una estación de autobuses que cuesta 10 millones más, o un parque empresarial de Betoño innecesario porque los proyectos innovadores ya entran en Júndiz o Miñano. Tampoco compartimos que se incrementen en 1,2 millones las partidas de gasto a márketing y comunicación. De esas partidas, así como otras inversiones, liberamos cerca de 7 millones con los que podemos cubrir las carencias de los recortes realizados por el PP. El alcalde sabía que el PNV tenía una mejor alternativa para los presupuestos. Pero lo que hizo el PP fue retirar las cuentas y quitar a la oposición el derecho a introducir y aprobar enmiendas.

-En cambio, el PNV ha llegado a un acuerdo de inversiones para los barrios.

-Ese acuerdo no tiene nada que ver con los presupuestos. Esto es un compromiso del PNV para que los 50,3 millones de Ensanche XXI que estaban destinados al BAI Center acaben destinados a equipamientos y servicios para los ciudadanos. Vamos a destinar este dinero a los nuevos barrios, pero también a la zona rural y los barrios de oro. Son servicios necesarios y no suponen ni un euro adicional a la ciudadanía.

-¿A que se destinarán las inversiones en los barrios de oro?

-Son proyectos de regeneración urbana y rehabilitación, aunque queremos hablar con los ciudadanos. Se concretará con proyectos de rehabilitación de viviendas o bien con una regeneración de zonas de estos barrios, para trabajar en busca de los ecobarrios, un modelo de ciudad que recoge las vertientes social, económica y medioambiental de la sostenibilidad.

-Ha habido críticas por la falta de participación ciudadana en este proyecto.

-Son críticas torticeras y totalmente infundadas. Primero porque va a haber un proceso de participación ciudadana. Esto se va a trasladar a los consejos territoriales y sectoriales. Habrá participación ciudadana. Y además este proyecto nace de la participación vecinal. Hemos utilizado la fórmula del Gorkafe para realizar esta propuesta, y hemos incorporado las aportaciones de los vecinos.

-¿Cómo ve la petición de Bildu al resto de partidos de no pactar mientras no haya presupuestos?

-Yo te digo la verdad. A mí el corazón me pedía castigar a Maroto por haber impedido la participación de la oposición en los presupuestos. Pero yo no puedo castigar a Vitoria por castigar a Maroto. Si esto es bueno para Vitoria, tengo que apoyarlo. Y más teniendo en cuenta que es una propuesta del PNV apoyada por el PP.

-Uno de los proyectos es habilitar Arkaiate

-Arkaiate y Larrein son una prioridad porque hay que urbanizar todos los sectores que no lo están. Pero al margen de los equipamientos se habilitarán servicios de autobuses y de limpieza. El PNV propone ampliar la línea 6 de Salburua para que llegue a Larrein y Arkaiate, no hacer una lanzadera. Queremos que tengan la misma calidad de vida que el resto de ciudadanos que viven en el barrio.

-En cuanto al Casco Medieval, hay inversiones en el aire ahora mismo.

-Vemos esto con mucha preocupación. Quizás es cierto en que en los últimos años se ha prestado mucha atención a la piedra y poca a las personas. Y la rehabilitación del Casco medieval, que creo que ha sido una buena rehabilitación, se ha centrado más en la piedra que en las personas. Pero la solución propuesta por PP y Bildu cuestiona y deja en Standby todos los proyectos.

El ejemplo del Polideportivo de El Campillo, que no era otra cosa que una ampliación del Centro Cívico, es un ejemplo más de la desidia del PP. Otros proyectos como el Museo de la Pelota, con el acuerdo del PP-Bildu, están cuestionados, y eso nos parece fundamental. Elementos como las escaleras mecánicas al Centro de Salud, cuestiones como la limpieza o el ruido hay tenerlas también en cuenta, hay que incorporar la perspectiva social al Casco Viejo.

-¿Que antes no se había tenido en cuenta?

-Aunque las cosas antes se han hecho bien, sí es cierto que quizás no se ha atendido tanto a esta situación. Ahora, la fórmula consiste en mandar todo a Ensanche XXI, una sociedad netamente urbanística. No parece por ello la mejor solución cuando se quiere potenciar la rehabilitación social del barrio.

Iradier Arena

-Sin intentar volver de nuevo a 2007, ¿Qué hay que hacer para revitalizar el Iradier Arena?

-Hay que reconocer que no es un multiusos, y que no lo va a ser nunca. Es una instalación que nos costó 13 millones, que son los que no cobramos en concepto de plusvalías originadas por las viviendas de la manzana de la plaza de toros. Es un error garrafal de la gestión de Alfonso Alonso. Nos metieron un gol y el ayuntamiento se tragó una instalación como un multiusos. Es aceptar pulpo como animal de compañía. Ahora se intenta maquillar esto. Nos vamos a gastar un montón de dinero que, por su estructura, no va a servir como multiusos.

-Desde el desconocimiento: ¿Estos edificios no tienen garantía o posibilidad de reclamar?

-La obra no se tenía que haber recibido. Habría que haber visto el pliego y no recibir algo que es una plaza de toros con txapela. No se controló en su día y no se obligó a la empresa a cumplir el compromiso de crear un multiusos. Cualquier otro uso que se quiera dar se da mal y con inversiones extra. Esto es un disparate. No sigamos insistiendo en que es un multiusos.

-Hace una semana se cerró el circuito de Mendiola y ustedes apuestan por Arakamendi. ¿En qué situación está esa instalación?

-Mendiola había que cerrarlo. Al margen de que está en una zona muy contaminada, está en una área de especial protección. En cuanto a Arakamendi, nosotros planteabamos principalmente un proyecto ligado al desarrollo de la automoción. Planteábamos proyectos de investigación e innovación encaminados a lo que ahora ha sido Hiriko. Establecer las infraestructuras necesarias para que las empresas pudieran seguir innovando. Era más un centro de innovación que de cara al ocio, aunque incluyendo un circuito.

-Precisamente hablamos de ocio. Los recortes aprobados en Cultura, ¿cómo se pueden modificar?

-Con unos presupuestos alternativos. La cultura no se puede entender nunca desde el punto de vista economicista, que es lo que ha hecho la Concejala Serrano, con todo el respeto personal, pero con toda la desafortunada declaración e intervención que está realizando en Cultura. Mal pintaban las cosas cuando el PP acordó eliminar el departamento de Cultura. Eso ya decía mucho. La cultura no puede ser entretenimiento sólo. Tiene que entenderse como un elemento que nos haga crecer como personas y como sociedad. Es un elemento imprescindible para la igualdad. ¿Qué hay que hacer? Unos presupuestos diferentes. Han desaparecido las partidas para jóvenes, revistas culturales… El PP también se ha cargado Teatro Paraiso, que era un referente en el teatro para jóvenes.  Vitoria destina sólo el 5% de sus cuenta a Cultura, la mitad que Logroño. La Cultura es fundamental, no sólo porque nos enriquece como personas, sino también porque se está creando trabajo.

-En el ayuntamiento ¿con quién pacta el PP?

-Con nosotros no hay ningún pacto. El PNV sólo tiene un pacto con los ciudadanos gasteiztarras. Todo lo que sea bueno para los ciduadanos tendrá nuestro apoyo. El resto es entrar en polémicas que no merecen la pena.

-¿Qué tal se llevan Gorka Urtaran y Javier Maroto? En la campaña parecía que había buena sintonía.

-La relación personal es buena, correcta, como con el resto de miembros de la corporación. En el ámbito político hay enfrentamientos porque no compartimos el modelo de ciudad. A veces puedo actuar con más vehemencia, pero la vehemencia es una virtud democrática. En todo caso lo que puede ser la bronca se reduce a cuestiones políticas y no personales. Yo me siento incómodo en las discusiones estériles. Quiero que trabajemos todos por el bien de Vitoria. Pero yo creo que Maroto está apostando por proyectos partidistas, recortando y realizando inversiones en proyectos que no son buenos para la ciudad.

 
 

 

 

Incluir comentario

Obligatorio

obligatorio

opcional