Advertisement
Advertisement

7 alavesas viven con escolta por riesgo alto de agresiones machistas

23 noviembre, 2021

6 hombres llevan pulseras de localización en Álava

La violencia contra la mujer aumenta en Álava. Las denuncias por violencia machista siguen en aumento: en octubre una mujer fue asesinada, pero las intervenciones policiales por hechos de este tipo son diarias.

7 mujeres viven en Álava con escolta permanente o puntual y otras 8 tienen contravigilancia. Son personas que están en alto riego de violencia machista: han sufrido las agresiones más graves y su vida corre peligro. Además, otras 50 mujeres tienen la aplicación Bortxa que les conecta con la Ertzaintza directamente en caso de necesidad, con un GPS que detectaría su ubicación al momento.

Sin embargo, solo 6 hombres llevan pulsera de localización por orden judicial. En algunos casos, porque los agresores son personas que están en la cárcel, y en otros casos porque es la víctima quien recibe la protección y la vigilancia permanentes, en lugar del agresor.

En Euskadi 5.038 mujeres reciben algún tipo de protección de Ertzaintza tras denuncia o conocimiento policial. De ellas, 3.516 lo son por orden judicial, mientras que las 1.522 restantes reciben esa protección atendiendo a los protocolos policiales que analizan el riesgo de cada víctima. También Policía Local de Vitoria-Gasteiz realiza seguimientos y acompañamientos a mujeres que han denunciado y están a la espera de resolución.

Violencia de pareja

Por tipología delictiva, el mayor número de denuncias de la Ertzaintza de ese periodo siguen recogiéndose en 2021 por casos de violencia ejercida por la pareja o expareja, 2.838. La mayoría son malos tratos habituales físicos, injurias, vejaciones y lesiones, seguido de los delitos contra la libertad como amenazas, coacciones, matrimonios forzados o acoso.

El segundo principal entorno en el que dan las agresiones a las mujeres es en el entorno del hogar (excluyendo la pareja o expareja) donde se han dado 853 casos en lo que va de año, un aumento de 4,7%.

Hay también un importante crecimiento de los delitos contra la libertad sexual entre enero y septiembre: en Álava se han denunciado 10 violaciones y otros 45 delitos contra la libertad e indemnidad sexual.

Trámites para la protección

Cada vez que se detecta un nuevo caso, la Ertzaintza procede a su registro en un expediente informático. Desde ese momento, con independencia del nivel de riesgo asociado a la víctima, e incluso de la posible resolución judicial del caso, la Ertzaintza pasa a prestar protección activa a la víctima.

Cada expediente aglutina cronológicamente todo el historial del caso, como entrevistas, denuncias, órdenes judiciales o datos procedentes de otras aplicaciones informáticas, entre otras informaciones. Para alcanzar mayor protección y facilitar los trámites judiciales, en los casos más graves se ofrece a la mujer maltratada el acompañamiento de agentes al juzgado para los primeros trámites judiciales. Además, hay canales de comunicación con los servicios sociales para ofrecer atención a hijos e hijas menores cuando se registran los episodios de maltrato.

El riesgo se clasifica en cuatro niveles: básico, moderado, alto y especial. Su evaluación es continúa, por lo que puede variar si cambian las circunstancias de la víctima o el agresor. La primera medida de seguridad común a todas las víctimas es la formación en autoprotección, que incluye dentro de una sesión personal la emisión de un vídeo y la entrega de un folleto informativo. A esa primera acción sigue una supervisión con contacto telefónico de forma periódica.