Una copropietaria de la casa arrendada a ‘Los Pichis’ lleva a juicio el contrato de alquiler

| 22 diciembre, 2016

La hija de Remedios registra una demanda contra su madre y la familia gitana por haber llegado a un acuerdo sin su consentimiento sobre el alquiler de una propiedad que, además, no se puede dividir como aseguraba la casera

La hija de Remedios y copropietaria de la casa arrendada a ‘Los Pichis’ en Abetxuko ha registrado este jueves una demanda judicial contra su madre y la familia gitana por el contrato de alquiler firmado entre ambas partes sin su consentimiento. Así lo han asegurado hoy en rueda de prensa algunos vecinos que han colaborado con ella sobre las medidas a tomar para anular este contrato de alquiler.

En caso de que la sentencia diera la razón a la demandante, también “se declararía ilegal el empadronamiento de ‘Los Pichis’, que va unido a este contrato de alquiler redactado por Fede García”, portavoz de SOS Racismo. “También creemos que es culpable de este fraude, aunque no figure su nombre en la demanda”.

“La hija de Remedios nunca ha querido alquilar la casa a nadie, ya sean ‘Los Pichis’ o cualquier otra persona”, ha recalcado Graci López, que ha acudido en representación de la denunciante al acto convocado por la asociación Uribe Nogales en su sede. “Dejaba a su madre vivir en la casa, pero nada más”. Además, la demandante “se enteró del alquiler por los medios de comunicación”, ha señalado esta vecina del barrio y amiga de la hija de Remedios. Por lo que el contrato de alquiler “no estaba consensuado” entre ambas propietarias.

La copropietaria nunca ha querido alquilar la casa a nadie, ya sean ‘Los Pichis’ o cualquier otra persona

  • Propiedad indivisible

También ha explicado que los abogados de la hija desmienten la versión dada por Remedios, la casera, en cuanto a que posee la mitad de la propiedad de la vivienda situada en el número 48 de la calle El Cristo, donde ahora reside la familia gitana desde hace casi tres semanas. Remedios se basa en esta afirmación para defender la legalidad del alquiler. Sin embargo, “en ninguna de las casas de Abetxuko se puede realizar esta división”, por lo que Remedios y su hija no habrían llegado a ningún acuerdo previo para asignarse un porcentaje del inmueble. Esta circunstancia refuerza la teoría sobre la ilegalidad del contrato de alquiler, que se deberá dirimir en los juzgados.

Para poder realizar una división de la propiedad, la planta de arriba, que según Remedios pertenece a su hija, debería contar con un acceso desde el exterior que no tiene

“Para poder realizar una división de la propiedad, la planta de arriba”, que según Remedios pertenece a su hija, “debería contar con un acceso desde el exterior que no tiene”. El inmueble “posee dos entradas, una delantera y otra trasera, pero dan a la planta de abajo”, donde viven ‘Los Pichis’, ha explicado Graci López. La demanda, que debe ir por la vía civil, podría tardar en resolverse “como mínimo tres meses”, señala Alberto Hornas, otro de los vecinos que ha trabajado con la hija en este asunto y miembro de Uribe Nogales. La asociación, por su parte, ha respaldado la decisión de la demandante de ir a juicio.

Una vez emitida la sentencia, que muy probablemente dé la razón a la copropietaria denunciante y anule el contrato de alquiler, habría que ver si ‘Los Pichis’ abandonan voluntariamente la casa donde ahora residen. Si no lo hicieran, comenzaría un segundo proceso de desalojo. ‘Los Pichis’, procedentes de Bizkaia, ocupaban ilegalmente hasta principios de este mes otra casa baja en Abetxuko que se sitúa a apenas diez metros de su domicilio actual. La orden de desalojo tardó más de tres meses en llegar y la familia gitana abandonó esta casa, que pertenece a Arantxa, otra vecina del barrio, cuando estaba a punto de concluir el plazo dado por la juez.

La demandante, hija de la casera, se enteró del alquiler por los medios de comunicación

  • Apoyo de los partidos políticos

Alberto ha insistido en varias ocasiones en que las “circunstancias no son las mismas” que entonces. Y que, por tanto, “conviene centrarse en la vía jurídica y cancelar otras actuaciones vecinales”, como los bailes que algunos habitantes de Abetxuko llevan a cabo en la calle El Cristo para protestar contra ‘Los Pichis’. “No digo que sean ilegales. Y los vecinos están en su derecho de movilizarse así. Pero en estos momentos creo que no nos favorecen este tipo de actuaciones”.

A este respecto, ha señalado que existen otras alternativas para agilizar el proceso judicial. Por ejemplo, “presionando a las instituciones para que se impliquen en la anulación de un contrato donde todo indica que es ilegal”. De esta manera, ayer se enviaron cartas a todos los partidos políticos del Ayuntamiento, incluido el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, para pedir su respaldo a esta demanda. “Si se ha cometido una ilegalidad deberían apoyar y agilizar la nulidad del contrato de alquiler”.

No nos convienen las actuaciones vecinales en la calle El Cristo, debemos centrarnos en la vía judicial

Y ha criticado la actitud del alcalde en relación a este asunto. “Del mismo modo que se apresuró a afirmar ante la prensa que el Ayuntamiento no es nadie para impedir a una familia alquilar libremente una casa en Vitoria, ahora debería decir que ese contrato de alquiler podría ser ilegal. Y admitir su parte de culpa, ya que al parecer se ha permitido un empadronamiento fraudulento”. Y añade que “se habla de elaborar planes de convivencia, pero la cuestión es que la ley debe ser igual para todos”.

Oskar Gonzalez, presidente de Uribe Nogales, afirma que el plan de convivencia todavía no está hecho”. Y que “el Ayuntamiento debería hablar con otros colectivos y no sólo con los que se ha se ha reunido”. Además, “ese plan tendría que ser muy valiente y realmente ambicioso para poder cerrar las heridas que se han abierto en la convivencia de Abetxuko”. En cuanto a los rumores de que Remedios había abandonado la casa donde convive con ‘Los Pichis’ para irse a vivir a otra que tiene en Burgos, una vecina presente en la rueda de prensa ha asegurado que en ese momento estaba en su vivienda de la calle El Cristo.

  • Intentos de ocupación de la vivienda de Arantxa

Además, los vecinos han denunciado que en los últimos días se han producido algunos intentos de ocupación de la vivienda propiedad de Arantxa, en la que los arrendatarios de Remedios estuvieron viviendo durante casi cuatro meses. Según los vecinos, estos intentos de acceder al inmueble se habrían realizado por parte de personas llegadas de Bilbao, aunque no han confirmado si se trataría de nuevos miembros de ‘Los Pichis’.


4 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. anónimo dice:

    Lo que debería de haber hecho éste gobierno, que tan serio y digno se pone para otras cuestiones, es haberlos mandado de vuelta a Vizcaya. Y dejarse de tonterías. No sé todavía como se permite que el tipejo de sos racismo siga haciendo lo que hace. Me parece vergonzoso.

  2. arovan dice:

    Esta Remedios no tiene pinta de estar muy bien que incluso su propia hija la tiene que denunciar por meter el clan de los Pitxis en la casa familiar .

  3. Jon dice:

    Con la broma ya son mínimo tres meses más, luego otra vez el desalojo.. Y así se pueden pasar años. Con lo fácil que es hacer una hoguera..

  4. David dice:

    Venga Pitxis…..hora de coger las vacaciones. Vamos haciendo las maletas que sus vais a Bilbado por Navidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

gasteiz hoy

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.