Advertisement
Advertisement

El 90% de las agresiones a LGTB no se denuncian ni hacen públicas

14 mayo, 2019

Lumagorri detecta numerosas agresiones en 2018-2019, destacando las agresiones a personas transgénero

La asociación Lumagorri Hat ha presentado el Informe de agresiones y delitos de odio por orientación sexual y delitos de género. El informe presentado recoge un total de 13 casos, frente a los 15 recogidos el año pasado. Lumagorri Hat sí reconoce un “techo de cristal” que le impide dar con todos los casos de agresiones que se producen. "La LGTBI+fobia en Vitoria-Gasteiz es mucho mayor de lo que se recoge en el informe. No solo porque hasta un 90% de los casos no se denuncian ni trascienden a la opinión pública, sino porque existe una limitación a la hora de llegar a identificar todos los casos".

La asociación cuenta con el teléfono de denuncias 633 309 653. Los casos más numerosos corresponden a
discriminación directa contra personas por ser homosexual y transexuales. Estas discriminaciones
directas se manifiestan en insultos y/o agresiones. A diferencia del informe 2017, este nuevo informe
presenta una dispersión mucho mayor de los lugares donde han ocurrido estas discriminaciones.

Ha habido agresiones en sitios como la Avenida, el Ensanche o el Casco Viejo, así como otros dos en zonas de cruising. Además ha habido "pintadas contra las personas homosexuales, cánticos claramente homófobos en el espacio público sin ningún tipo de intervención social ni policial, portadas que muestran una clara anofobia y pasivofobia o nuevas declaraciones de representantes de la Iglesia católica defendiendo las terapias de curación para las personas homosexuales".

Entre los casos más graves denuncian la violación a una mujer trans, uno de los colectivos más vulnerables a sufrir agresiones y discriminación. Según fuentes de la Policía Local de Vitoria-Gasteiz no se ha tramitado ninguna denuncia por delitos ocurridos por orientación o identidad sexual, y en la Ertzaintza se tiene constancia de una denuncia.

Lumagorri recuerda que "muchos de los casos aquí recogidos no están tipificados en el Código Penal como Delitos de Odio y, por lo tanto, la legislación no está abarcando en toda su extensión a la discriminación".

Lumagorri Hat también teme un efecto aumento de las agresiones, "a medida que aumente la visibilidad en el
ámbito público. Al ir conquistando más espacios para la libertad, mayor es también la exposición a la LGTBI+fobia social. Esta premisa ya ha sido constatada en ciudades como Madrid y Barcelona". Lumagorri reconoce que en Álava no se observa el discurso de odio homófobo que sí se detecta en otros territorios.