El ajedrez en Álava: el deporte que se resiste al jaque mate

José Ramón Mariño, presidente de la Federación Alavesa de Ajedrez, explica la situación actual, claves, ventajas y futuro del ajedrez alavés

Un tablero, 32 piezas y dos oponentes. Un campo de batalla en el que la estrategia y las decisiones marcan el resultado. Peones, alfiles, caballos, torres y reinas tienen un objetivo: proteger al rey. La guerra finaliza una vez que el monarca caiga. En efecto, hablamos del ajedrez y con uno de los mayores conocedores de esta disciplina en Álava: José Ramón Mariño, presidente de la Federación Alavesa de Ajedrez.

"No hay ayudas económicas suficientes para que los jugadores viajen, jueguen y compitan más contra jugadores de cierto nivel"

José Ramón ostenta este cargo desde hace más de 10 años. Sin embargo lleva ligado a este deporte alrededor de 20 años. Y es que, más allá de involucrarse en su crecimiento, es una disciplina que le apasiona. Actualmente en Álava hay 160 jugadores federados, aunque hay mucha gente que juega por libre. Para Mariño, el ajedrez mantiene una línea equilibrada en su demanda.

"Últimamente hay mucho veterano, porque los que han jugado toda la vida siguen jugando. También hay muchos niños que participan en deportes escolares y  jóvenes de 14 a 20 años con un potencial interesante", comenta Mariño. Cabe destacar que para federarse en Álava, la edad mínima es de 11 años. Siempre y cuando se obtenga una autorización expresa de la Diputación.

Eso sí, el presidente considera que faltan iniciativas para que el deporte crezca: "No hay ayudas económicas suficientes para que los jugadores viajen, jueguen y compitan más contra jugadores de cierto nivel. El ajedrez funciona de manera estructural con los campeonatos oficiales de Álava y Euskadi. Fundamentalmente, el potencial de crecimiento se lo llevan los campeonatos importantes que hay por el estado".

De los 160 jugadores federados en Álava solo 8 son mujeres

Las competiciones las disputan en el gimnasio de Mendizorrotza, lugar donde juegan hasta 60 niños. No obstante, para las competiciones escolares emplean los frontones de Olave y Ogueta, ya que son el doble de participantes. Y Mariño agradece la colaboración de la Federación Alavesa de Pelota Vasca.

Estrellas alavesas y escasez femenina

jose ramon mariño

José Ramon Mariño (izquierda).

Actualmente, Álava cuenta con 160 jugadores federados. Entre ellos se encuentra Jon Bocos, campeón de España sub-10. También está David Astasio, Maestro Internacional (título que logran aquellos ajedrecistas que superar 2.300 puntos. Los puntos se adquieren al ganar partidas) y múltiple campeón de Euskadi. De hecho, Astasio es, potencialmente hablando, el mejor jugador que ha visto José Ramón. "Cuando le ves partidas rápidas (5 minutos) es impresionante la velocidad con la que se mueve. No comete prácticamente ningún error", destaca.

No obstante, no se olvida de otras leyendas del ajedrez como Benito Pérez Esnaola, quien fue uno de los grandes referentes en Álava. Y mira también al futuro, ya que el territorio cuenta con jugadores con un enorme potencial. Además de Bocos, Mariño tiene numerosos nombres en su lista y entre ellos, varias jugadoras: "Ibon Domínguez, Aritz Morantes o Jaroslav, que es un jugador ucraniano con un gran potencial. Tenemos a Itsasne Eguia, reciente subcampeona de Euskadi y Khrystyna Yatseiko, campeona de Álava sub 10". Es una niña que juega muy bien para la edad que tiene".

Y es que las mujeres en el ajedrez escasean a día de hoy en Álava. De los 160 federados, solo 8 son mujeres. Llama la atención, ya que este deporte es completamente mixto. "La proporción es brutal. Hay un 5% de jugadoras federadas en Álava. Las federaciones vasca, española e internacional se lo preguntan. No hay razones objetivas", lamenta.

Una baja participación femenina, pero que con el tiempo baja también en el género masculino. "Hay un momento en el que se produce un salto en el ajedrez en el que tienen que decidir si se quieren dedicar de una manera más consistente. Y es incompatible con estudiar carreras complejas", reconoce.

Y eso que en Álava tienen numerosos equipos. Sobre todo, en Vitoria-Gasteiz. Calasanz, Bustinzuri, Martintxu, Eguidazu, San Viator y el último en añadirse a la lista: Marianistas.

Desde los más pequeños a los más mayores

ajedrez-partidas

Dejando a un lado a los federados, los niños y los ancianos son un grupo grande que practica el ajedrez en Álava. "Tenemos 14-15 colegios que dan ajedrez como deporte escolar, cada vez hay más demanda y ahí es donde aprenden. Se les enseña los movimientos de las piezas, elementos básicos de primeros movimientos y si tienen interés evolucionan", explica.

"Está demostrado, científicamente, las ventajas cognitivas que tiene. Combate el alzhéimer o el autismo"

Por otro lado admite que existe demanda por parte de personas mayores para jugar al ajedrez: "Fomenta su capacidad cognitiva y tenemos clases para ellos. Les enseñamos a mover las piezas y los cuatro mates típicos, como el pastor o el cruzado. El ajedrez es de los deportes que más material tiene para aprender. Es estudio, aunque sea práctico. El libro siempre se hace sobre la práctica".

Y es que el ajedrez, según Mariño, tiene beneficios para la salud, motivo por el que muchas personas mayores juegan: "Está demostrado, científicamente, las ventajas cognitivas que tiene. Combate el alzhéimer o el autismo. En cualquier tipo de enfermedad mental tiene una importancia notable, desarrolla la capacidad espacial, la música y la interacción con las matemáticas".

"Hay un programa educativo en el que se da ajedrez una vez a la semana en la clase de matemáticas. Lo hace el colegio de Presentación de María. En Álava, cuando hacemos los campeonatos escolares juegan unos 40-50 infantiles, en torno a 100 alevines y 120-130 benjamines. Una participación altísima de niños", añade.

Orígenes, deporte y futuro

ajedrez

José Ramón lleva gran parte de su vida ligado al ajedrez. Una historia que comenzó hace aproximadamente 20 años en Olabide. "Siempre me ha gustado, el hecho de que este aquí fue pura casualidad. Mis hijos iban a Olabide y yo estaba en el equipo de gestión de la ikastola de otros deportes. Había ajedrez y a partir de ahí pase a la federación y de ahí a presidente. Llevo 20 años ligado al ajedrez".

"La más bonita es el caballo, estéticamente, la pieza clave es el rey, porque si no, no hay partida, pero la que más potencial tiene es la reina"

Tras 12 años como presidente, pronto habrá elecciones y Mariño espera "ver si sale un candidato y lo puedo dejar". Cuando se habla del ajedrez como deporte, si se considera como tal, el presidente es claro: "Es un deporte, porque haces un ejercicio físico notable. Sin estar en buenas condiciones nunca vas a ser un buen jugador. Además requiere un esfuerzo mental, capacidad de concentración y de psicología inmensa. Es un complemento, sin una cosa no hay la otra. 'Mens sana in corpore sano'".

Cualquier conocedor del juego tiene sus preferencias y estrategias marcadas en su mente. Cada uno emplea las piezas según le convengan o por gustos. Y, ¿cuáles son las piezas favoritas del presidente?

"Tres respuestas. Las más bonita es el caballo, estéticamente, la pieza clave es el rey, porque si no, no hay partida, pero la que más potencial tiene es la reina. Si yo quiero jugar al ajedrez me puede fallar cualquier pieza, pero sin rey no hay partida. En eso consiste el juego, en matarlo", replica.

Para finalizar quiere seguir aprovechando los colegios para impulsar el ajedrez. Sin embargo hay un problema, los monitores. "La idea es tratar de extender el ajedrez en los colegios, pero hay muy pocos monitores. En los colegios se paga muy mal y entrenar en ajedrez no es lo mismo que el baloncesto, por ejemplo. Si tú a un niño le enseñas una manera de jugar, al día siguiente no se puede repetir, tienes que innovar. El esfuerzo que tiene que hacer un monitor es más potente. Lo que se les paga en las extraescolares... hay algunos pero no duran mucho. Me recuerda un poco a la hostelería", finaliza.

ajedrez-fronton