Advertisement
Advertisement

Al más vitoriano de todos: gracias

1 marzo, 2021

Vitoriano más que nadie, 'abuelo' de Gasteiz Hoy y nuestro mayor lector desde que escribimos el primer artículo

Vitoriano más que nadie, 'abuelo' de Gasteiz Hoy y nuestro mayor lector desde que escribimos el primer artículo. Estabas orgulloso de este periódico y se lo transmitías a todos: los últimos fueron los sanitarios que te cuidaron en Santiago durante Navidad.

Tú nos contagiaste el vitorianismo por encima de todo (tu tono de llamada era Celedón): eras hijo, hermano y marido de 'Blancas'. Y, sobre todo, nos enseñaste a ser personas honradas.

El mejor padre, muy sensible y con genio, pero poco expresivo. Y un hombre de tradiciones: no faltabas al Zortziko de San Prudencio, los Auroros, el Rosario de la Aurora, todas las dianas de fiestas con el pañuelo rojo al cuello...

Incluso, cuando éramos niños, íbamos los cuatro a diario tras los gigantes y cabezudos. Cenábamos pronto para ir a ver los fuegos y después a todo correr al toro de fuego. No sé cómo, pero llegábamos a todo. Baskonista de verdad, de esos que sufren cuando el equipo va mal.

Con tu jubilación te enganchaste al piano. Ibas poco a poco mejorando, aunque solo decías 'Uy, qué mal me sale'. En unas semanas esperabas coger de nuevo la bici para rodar.

Han sido 68 años de felicidad. Tu infancia en Manuel Iradier, las visitas a Cabredo y a la Txantrea, después en la Avenida Gasteiz. Y, desde los 80, con nosotros en San Martín: esos veranos entre San García o Uralde y Salou. Y, los últimos años, disfrutando de las Islas Canarias o incluso en los parques de atracciones.

GRACIAS, papá.