Álava perderá 25.000 habitantes la próxima década por la emigración

26 noviembre, 2013

Álava contará en 2023 con 292.281 residentes en nuestra provincia, un 7,88% menos que en 2013. Esa es al menos la previsión del Instituto Nacional de Estadística. En 2012 Álava superó por primera vez los 320.000 habitantes, y desde ahí ha iniciado una suave caída, hasta llegar en los próximos diez años a la cifra […]

gente. Imagen desde el Café PlazaÁlava contará en 2023 con 292.281 residentes en nuestra provincia, un 7,88% menos que en 2013. Esa es al menos la previsión del Instituto Nacional de Estadística. En 2012 Álava superó por primera vez los 320.000 habitantes, y desde ahí ha iniciado una suave caída, hasta llegar en los próximos diez años a la cifra antes mencionada.

Esta caída de la población tiene que ver, en primer lugar, con el descenso de los nacimientos. En 2013 se produjeron en Álava 1.625 nacimientos, y la previsión para 2013 habla de apenas 1.180 partos. Al mismo tiempo las defunciones también se incrementarán levemente. De los 2.610 fallecimientos 2013 se pasará a los 2.862 previstos para 2022.

Pero el mayor problema de la pérdida de población está en la emigración. En 2013 más de 5.000 alaveses han emigrado al extranjero. Alguos lo habrán hecho para estudiar, pero otros para buscar trabajo. Incluso, algunos son inmigrantes que llegaron a nuestro territorio en época de bonanza y con la llegada de la crisis han optado por volver a su país. El nivel de pérdida de habitantes al extranjero es preocupante. Entre 2013 y 2022 una media de 4.500 alaveses abandonarán el territorio hacia el extranjero. A ello hay que sumar los que emigren a otra provincia española, que serán de media unos 4.000 al año durante la próxima década.

Lo que no cambiará es la tendencia de llegada de inmigrantes procedentes del extranjero. El INE dibuja una previsión de entrada de inmigrantes invariable a lo largo de la próxima década, con 1.633 personas al año, unas cifras, eso sí, muy inferiores a las de la pasada década. La llegada de inmigrantes para incorporarse al mercado de trabajo podría ayudar a equilibrar el sistema de pensiones que, sin su presencia, resultaría insostenible.

Precisamente los movimientos internos serán los que permitan sustituir a los que se van. Aunque en menor medida que en los años 60 cerca de 4.800 españoles llegarán cada año a Álava procedentes de otras provincias del estado. El movimiento nacional interno vuelve a cobrar importancia y Álava se erige en este punto como polo de atracción.