Advertisement
Advertisement

Un empate que deja la permanencia casi sellada

13 julio, 2020

El empate prácticamente le obliga a ganar los dos partidos al Mallorca y al Leganés (0-0)

Un empate y gracias. El Deportivo Alavés salvó por los pelos el punto que le acerca más que nunca a la permanencia. Lo hizo en un encuentro sin goles ante el Getafe, con los dos equipos más preocupados por no encajar que por anotar. Una batalla física con más rudeza que finura futbolística, en la que a punto estuvo de perder el Glorioso: primero por un palo de Cucurella y después por un gol anulado al jugador catalán.

alaves getafe empate permanencia

El Alavés tiene un margen de cuatro puntos (36) frente al Mallorca y Leganés (ambos con 32). Foto: LaLiga

Afortunadamente no fue así. Los tres puntos le hubieran dado al Alavés la permanencia virtual, pero es que casi ni los buscó. No hubo ocasiones de relevancia para los de López Muñiz en los 90 minutos, con la excepción de una de Lucas Pérez. Tampoco mostró los síntomas de mejoría que sí tuvo contra el Real Madrid.

Pero el punto le da al Glorioso bastante más tranquilidad para encarar las dos últimas jornadas. Ahora el Mallorca y el Leganés están casi obligados a ganar los dos partidos para tener opciones de robarle la plaza al Alavés. Los baleares juegan contra Granada y Osasuna, mientras que los pepineros se miden al Athletic y al Real Madrid. Para llegar sin presión a la última jornada el Alavés tendría que ganar el jueves contra el Betis o esperar las derrotas o empates de sus rivales en la jornada unificada (21:00).

  • Próximos partidos del Mallorca: Granada y Osasuna
  • Próximos partidos del Leganés: Athletic y Real Madrid

Con más tensión que voluntad

El Deportivo Alavés se jugaba (casi) media temporada contra el Getafe en Mendizorrotza. Y por ello quizá jugó incluso con más tensión de la habitual, sin enlace ninguno entre líneas ni capacidad de crear juego pese al correcto once que sacó López Muñiz:

alaves getafe empate permanencia

Manu García fue la principal novedad en el once albiazul. El vitoriano no era titular desde antes de la pandemia. No estaban tampoco Ximo Navarro (lesión) ni Alex Vidal; tercer partido que el extremo se queda fuera por decisión técnica. Foto: Alavés

En la primera mitad no se vio al Deportivo Alavés que saltó al césped de Valdebebas el pasado viernes. El cuadro albiazul regresó a una versión mucho más inofensiva, similar a la de los últimos encuentros de Asier Garitano. Las grandes esperanzas goleadoras del Alavés, Joselu y Lucas Pérez, estuvieron inéditos en toda la primera mitad.

También es verdad que en frente estaba el Getafe; uno de los equipos más destructores de Primera División. En la ida tampoco le dejó jugar nada cómodo al cuadro vitoriano. Aquel partido acabó en empate.

Cucurella da el primer aviso...

Tampoco los azulones, que se juegan estar en la Europa League, dieron muchas muestras de ir a por el partido. Se acercaron un par de veces a la portería de un impasible Roberto, que no tuvo problemas hasta los últimos minutos de la primera mitad. Cucurella estuvo a punto de marcar para los visitantes con un disparo que golpeó en el palo de la portería albiazul. Por los pelos.

La reanudación siguió la misma tónica: el Alavés era incapaz de enlazar varios pases y la defensa del Getafe siempre provocaba el fuera de juego en cualquier contra vitoriana. La primera gran ocasión para los babazorros llegó en el 62, en un disparo que tuvo Lucas en el área y sacó la defensa azulona. El primer aviso de los de López Muñiz sirvió como reacción para el Getafe, que pasó a ser más ofensivo. Pero ninguno de los equipos hacía méritos para llevarse los tres puntos.

alaves getafe empate permanencia

Cucurella fue el jugador más destacado del Getafe; estuvo a punto de darle los tres puntos al cuadro de Bordalás. Foto: LaLiga

... y casi condena al Alavés en el segundo

El Alavés seguía inoperante en la zona ofensiva del campo, pero el Getafe no. El cuadro de Bordalás estuvo a punto de causar el desastre en Mendizorrotza, cuando Cucurella cogió un balón suelto en el área y lo estrelló en la red. Afortunadamente había mano previa de Jaime Mata, con lo que el tanto no subió al marcador. Y menos mal, porque los albiazules tampoco mostraban signos de poder anotar una respuesta.

Tras un larguísimo descuento el árbitro por fin pitó el final y acabó con 100 minutos de agonía. Agonía que, por otro lado, alcanza al Alavés a su objetivo.