El Alavés ilusiona y planta cara al Valencia

6 marzo, 2020

Los tantos de Parejo y Edgar provocan el reparto de puntos en Mendizorrotza (1-1)

Sin pausa pero sin prisa. El Deportivo Alavés sigue sumando y tiene la permanencia cada vez más cerca. Los de Asier Garitano empataron a 1 frente al Valencia, resultado que se puede dar por válido a pesar de los problemas del equipo che lejos de Mestalla. Y es que los albiazules aguantaron el tipo en la primera mitad, igualaron en la segunda y tuvieron alguna ocasión para remontar en los instantes finales.

Así empalmó Edgar la pelota en el gol del empate. Foto: LaLiga

Al final valieron los goles de Dani Parejo y Edgar. El capitán visitante mandó un balón teledirigido de lance directo sobre el que nada pudo hacer Pacheco. Adelantó a los suyos en el minuto 34. Ya en la segunda mitad Edgar recogió un balón muerto en el área y puso el 1-1 con una volea que sorprendió a Cillessen.

El disparo de Parejo fue inalcanzable para Pacheco. Foto: LaLiga

Garitano debía librar este encuentro sin dos de sus piezas más habituales en las bandas: Aleix Vidal (sancionado) y Oliver Burke (paperas). Recurrió a Luis Rioja y a Edgar, aunque el equipo no tuvo la verticalidad y el peligro de otros choques. El resto de piezas fueron las habituales, con el regreso de Camarasa al once en detrimento de Manu. Pacheco, Laguardia, Ely, Ximo Navarro, Duarte, Fejsa, Lucas Pérez y Joselu fueron el resto de titulares.

El guion fue el esperado en Mendizorrotza: empezó el Valencia con el control de la pelota, presionado por un exigente Alavés. Los albiazules cedían terreno con el paso de los minutos, pero no permitían a los chés finalizar en el área. Cheryshev era el más incisivo y estuvo a punto de provocar un penalti en una salida de Pacheco.

Pero fue Dani Parejo quien abrió el marcador. La brújula del Valencia estaba ejerciendo como tal, creando las mejores opciones para los suyos. Pero fue él mismo el ejecutor en una falta a ras del área. Nada pudo hacer Pacheco ante el golpeo del de Coslada, que ajustó el disparo a la escuadra. Estaba buscando el gol el Valencia y lo encontró a la media hora de partido.

El tanto no provocó ninguna reacción positiva en los babazorros. Eran incapaces de arrebatar el balón y generar alguna jugada de peligro, al margen de la pelea de Joselu por bajar los balones largos y de una llegada de Edgar que acabó en nada. No había demasiadas esperanzas en Mendizorrotza al descanso, al menos por lo mostrado en el césped.

Apretó algo más el Glorioso al salir de vestuarios, pero ahora era el Valencia quien jugaba sus cartas defensivas. La buena colocación del cuadro che impedía encontrar huecos a Joselu, Luis Rioja o Lucas Pérez. En un contragolpe pudo sentenciar el Valencia, pero no acertó Florenzi a portería vacía.

Los jugadores locales lucieron brazaletes morados por el Día de la Mujer, entre otras acciones del club. Foto: LaLiga

Garitano gastó su primer cambio en el único hombre de perfil ofensivo que tenía en el banquillo: entró Borja Sainz por Luis Rioja. En esos minutos de control albiazul pero poco peligro llegó el gol del empate. Una falta lejana dejó el balón muerto sobre el área valencianista, que aprovechó Edgar para empalmarlo y crear el gol de la igualada.

Se abrieron entonces las opciones para ambos equipos, aunque Garitano acertó mejor con los cambios. Las entradas de Manu (por Fejsa, que acabó tocado) y de Pere Pons (por Camarasa) le dieron empaque defensivo al Glorioso, que controló mejor el centro del campo en los instantes finales.

Mendizorrotza se encomendó a algún milagro de Lucas Pérez para lograr la remontada. Aunque estuvo cerca en algún balón, esta vez no hubo sorpresa final y el alavesismo celebró un empate meritorio ante un equipo de nivel europeo. Al fin y al cabo, la liga del Alavés es la de la permanencia. Y gracias a su regularidad ya está mucho más cerca. Con 32 puntos y un partido más que el resto ocupa la undécima posición en LaLiga.