Charcos y riachuelos por el centro de Vitoria

11 febrero, 2014

Cuando el mantenimiento de las alcantarillas no es algo constante, las lluvias evidencian que algo no se ha hecho a su tiempo. La Calle General Álava y Magdalena son dos ejemplos. Sus alcantarillas o aliviaderos son diferentes, más ‘modernos’ si se quiere, con una amplia y fina línea que permite evacuar el agua acumulada en […]

Alcantarillas atascadasCuando el mantenimiento de las alcantarillas no es algo constante, las lluvias evidencian que algo no se ha hecho a su tiempo. La Calle General Álava y Magdalena son dos ejemplos. Sus alcantarillas o aliviaderos son diferentes, más ‘modernos’ si se quiere, con una amplia y fina línea que permite evacuar el agua acumulada en la acera y en la calla.

El problema es que parte de ese circuito se encuentra atascado. Es más, en algún tramo, junto a Urkide, la alcantarilla se ha convertdio en una jardinera, donde brota la hierba merced a la tierra acumulada en el lugar. El riachuelo de agua circula entre la calzada y la acera, en busca del sumidero más cercano, ubicado ya en la Plaza Lovaina. Son una veintena de metros, en los que el riesgo de mojarse es evidente, por salpicadura de coches o por tener que cruzar la calle.

En General Álava la ausencia de pendiente suficiente y el atasco del sumidero provoca que se formen charcos junto a la sede de Telefónica, actualmente con andamios tras el desprendimiento que se produjo hace unos meses.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad