Advertisement
Advertisement

Las familias de Aldaialde salen a la calle hartos de promesas incumplidas

6 febrero, 2021

El proyecto del colegio no está ni siquiera definido y no parece que vaya a iniciarse a corto plazo

Las familias del Colegio Aldaialde se han hartado de incumplimientos políticos. La construcción de su colegio no está iniciada, y ni siquiera se ha adjudicado. Ayuntamiento y Gobierno Vasco llevan varios años de promesas incumplidas. Por todo ello, las familias han salido a la calle para pedir que la situación cambie cuanto antes.

De nuevo bajo el lema de "Aldaialde borrokan", cientos de personas del barrio de Zabalgana han apoyado esta protesta. En ella se han podido escuchar proclamas como "Gure eskola nahi dugu, gure eskola behar dugu" ("Queremos nuestra escuela, necesitamos nuestra escuela"), "Eusko Jaurlaritza, bete zure hitza" ("Gobierno Vasco, cumple tu palabra"), "Con la educación no hay especulación". También ha habido proclamas a favor de la escuela pública.

El nuevo consejero de Educación ha reconocido la "situación jurídica complicada" de esta parcela. Las familias llevan años de protestas por los retrasos. Gobierno Vasco dijo que iba a sacar la licitación antes de que finalizase el año 2020 para poder iniciar las obras en verano de 2021. Sin embargo, estos planes han vuelto a retrasarse por enésima vez. Además de estas protestas, los lunes 8 y 15 de febrero las familias participarán en sendas comisiones de Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y Gobierno Vasco.

Situación muy precaria

El problema es que el espacio escasea cada vez más en los barracones de Mariturri y los tiempos aprietan. Los 359 niños y niñas de Aldaialde llevan desde 2016 en barracones. En total en este curso 2020-21 hay 17 clases desde las de 2 años hasta segundo de primaria. El curso que viene volverán a entrar tres nuevas líneas de aulas de dos años, que se unirán a los más de 350 niños y niñas que están ya en Aldaialde.

Las medidas contra el Coronavirus han complicado aún más la situación en el colegio. Al salir al tiempo libre, el hecho de tener que dividir el patio en grupos burbuja hace haya muy poco espacio para los niños y niñas. Y es que el patio de los actuales barracones es un espacio muy limitado. Las familias también aseguran también que los pasillos de los barracones son muy estrechos.

aldaialde

Además, no tiene prácticamente ningún espacio cubierto más allá de una pequeña tejabana. Además de mojarse en sus tiempos libres, esto hace que las entradas escalonadas de los alumnos y alumnas sean mucho más incómodas. Las familias que tienen más de un hijo tienen que esperar entre la entrada de unos y otros a la intemperie, sin ningún sitio donde resguardarse en caso de frío, lluvia o nieve.

Los niños y niñas no tienen servicio de transporte, y algunos tampoco tienen espacio en el comedor

El AMPA traslada también la difícil situación en cuanto al transporte a la escuela. Los barracones están a aproximadamente dos kilómetros de la que será, o al menos así está previsto, su ubicación definitiva. Esto hace que muchas personas se encuentren a mucho tiempo a pie o incluso en bicicleta de los actuales barracones en Mariturri. Sin embargo, las instituciones no han ayudado tampoco a las familias en el transporte escolar, y muchos padres y madres se ven obligados a coger el coche para llevar a sus hijos e hijas a clase.

El reducido espacio del comedor también está siendo un problema. Algunos alumnos y alumnas que necesitan este servicio no pueden usarlo por su reducido espacio. Esto hace que la conciliación para estas familias sea todavía más complicada

Problema con la parcela

La construcción del centro Aldaialde se ha encontrado ya con varios escollos por la parcela elegida para su ubicación. Es una parcela ubicada en la franja por la que iba a pasar el ferrocarril en el soterramiento de hace una década. Soterramiento que, aunque parezca mentira, sigue en vigor legalmente. Además, la parcela se ha tenido que redensificar por estar distribuida de una forma diferente.

  • ¿Se podría trasladar a otra parcela de Borinbizkarra?

Otras parcelas de equipamientos ubicadas en esta zona que esta, en la que además se ha hecho una pequeña reparcelación para ampliar el espacio.

colegio aldaialde parcela

Aldaialde no es una prioridad para el Gobierno Vasco. Así se ha visto en los últimos años, al ser incapaces de desbloquear una situación legal que, con negociación entre gobiernos, podría haberse realizado. La relación entre Gobierno Vasco y Gobierno Central es buena. Y los acuerdos entre ambas instituciones son constantes, por lo que sorprende que no se haya llegado a ningún acuerdo que desbloquee esta situación.

Las instituciones han incumplido reiteradamente las promesas sobre los plazos de las obras

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y el Gobierno Vasco han incumplido reiteradamente sus promesas desde 2018. Las instituciones han asegurado que las obras comenzarían en varios momentos durante estos años, pero no ha sucedido. El último plazo marcaba el inicio de las obras para verano de 2020, ya que dijeron que no era necesaria la autorización de ADIF para construir en la parcela asignada. Sin embargo, este plazo no se cumplió.

Desde Aldaialde exigen que “hagan todo lo posible para que ADIF retire el proyecto inicial” y libere la parcela. Renfe tendría que rechazar definitivamente todo el proyecto de soterramiento. La carta finaliza con otra petición de las familias de Aldaialde: "Demuestren que están para ayudar al pueblo y facilitar la vida de sus ciudadanas y sus ciudadanos y no para poner trabas inútiles".