Advertisement
Advertisement

Suciedad, ruidos, puertas rotas y tráfico de drogas en pisos de Alokabide

14 octubre, 2020

Las denuncias de inquilinos de Alokabide son constantes por ruidos, suciedad, tráfico de drogas o rotura de puertas

El alquiler social es, para muchos, la única alternativa habitacional en Vitoria-Gasteiz y Álava. Alokabide gestiona en nuestra ciudad varias promociones de viviendas: en Salburua, Zabalgana, Lakuabizkarra o Abetxuko principalmente. En algunos de estos inmuebles dormir no es fácil: el vecindario que habita en ellos tiene que aguantar la falta de civismo continuo de unos pocos.

Etxebide y la administración reciben casi a diario quejas de inquilinos. Denuncian suciedad, ruidos, malos olores, acumulación de personas en viviendas, actividades ilícitas y otros problemas de convivencia. La situación no es la misma en todos los barrios, pero la situación se asemeja en muchos de ellos: familias que denuncian que en estos edificios los sobresaltos son constantes.

Numerosos inquilinos de Alokabide denuncian a menudo la impotencia que sienten ante la falta de vigilancia o la falta de respuesta por parte de la sociedad pública de alquiler. Las visitas policiales se repiten en algunos edificios, donde además conviven personas vulnerables. Pero las normas no existen para algunos. Estas son algunas de las quejas más frecuentes:

  • Puertas rotas

Son varios los portales que se han acostumbrado a tener la puerta constantemente abierta. Las cerraduras se rompen o, directamente, se inutilizan para su cierre. Esta rotura facilita la entrada a quien quiera, sin necesidad de tener llaves.

  • Suciedad
patio privado alokabide

Patio privado de Alokabide

La falta de civismo se siente también en algunos patios. Los buzones de basura no existen para algunos vecinos, que prefieren dejar las bolsas en el patio interior. En este caso FCC no recoge la basura porque es un patio propiedad de Alokabide. En ocasiones pasan varios días hasta que acuden a retirarla.

Algunos inquilinos llegan a tirar la basura desde la ventana

En algunos lugares hay incluso personas que arrojan la basura por la ventana. Y la situación es parecida en los camarotes o incluso en algunos rellanos, que se utilizan como prolongación de las propias viviendas.

viviendas rotas

Acceso al camarote de Alokabide

  • Taller y menudeo

Usuarios de Alokabide han convertido sus plazas de garaje en talleres ilegales, donde reparan vehículos. Coches que acceden durante el día para una 'puesta a punto' de forma ilegal.

En más de un edificio se ha denunciado la venta de droga

Pero aún preocupa más a los vecinos el tráfico de droga que, de forma constante, se da en algunas viviendas. Situaciones ya denunciadas a la policía, que además conllevan una constante entrada y salida de personas en el inmueble.

  • Ruidos y realquiler

Las denuncias a Alokabide llegan también por ruidos de madrugada. Gritos y disputas que, en ocasiones, tienen su origen en la acumulación de personas en estas viviendas. Pisos en los que conviven más personas de las que legalmente constan en el contrato firmado: el realquiler de habitaciones dentro de estas viviendas es una práctica habitual, pese a estar prohibido.

viviendas rotas

Muebles en una zona común de un edificio de Alokabide

Algunos vecinos llevan años soportando esta situación, buscando el momento para abandonar esta vivienda. La convivencia en el propio edificio resulta muy complicada, pero la falta de alquileres asequibles les impide buscar una alternativa.

Mientras tanto denuncian la falta de respuesta de Alokabide para conseguir que el civismo impere en estos pisos de alquiler social. La última propuesta de Alokabide pasa por baremos para evitar guetos.