El alquiler medio de los nuevos contratos es de 653 euros, según el Gobierno Vasco

5 diciembre, 2022

San Martín es el barrio con alquileres más altos, y Abetxuko el que tiene alquileres más reducidos

9.759 viviendas están actualmente alquiladas en Álava por sus propietarios. Así se refleja según los datos del Eustat, aunque estos datos solo recogen aquellos alquileres con la fianza depositada ante el Gobierno Vasco. La ley vasca obliga a los propietarios a registrar y depositar la fianza en el Departamento de Vivienda. Y la gran mayoría de los alquileres libres actúan así, aunque no todos. Existen también alquileres no declarados, que omiten la regulación y la puesta en conocimiento de la administración.

Según Eustat, en el primer trimestre del año se firmaron más de 600 contratos de alquiler en Álava. En estos nuevos contratos entre particulares la renta media era de 653 euros al mes. Este dato incluye todas las viviendas en Álava que han notificado el alquiler ante el Gobierno Vasco y que han depositado la correspondiente fianza.

Sin embargo, cuando uno acude a los portales inmobiliarios no encuentra apenas viviendas en alquiler por menos de 800 euros, como vemos por ejemplo en Idealista. De hecho, de las 110 viviendas en alquiler en Vitoria solo hay 4 por debajo de los 700 euros y otros 19 por debajo de los 800 euros. La renta media registrada por el Gobierno Vasco resulta por tanto algo engañosa.

El Gobierno Vasco también asegura, según este índice, que la renta media de los contratos de alquiler vigentes en el mercado libre es de 627€. A continuación puedes ver el precio medio por barrios, con Abetxuko y Casco Viejo en el punto más bajo y San Martín, Salburua y Zabalgana en el más alto. De algunos barrios no hay datos porque el número de alquileres es muy reducido en ellos.

Límite del 2%

Por cierto que el Gobierno Central prorrogará un año más el límite del 2% a la revisión de los alquileres. Así, el próximo año la subida máxima será del 2%, una medida establecida la pasada primavera y que prohíbe una subida mayor del 2%, salvo acuerdo expreso entre propietario e inquilino.

Esta medida está vigente para contener las rentas y evitar una subida excesiva de los alquileres pese a la inflación.