Advertisement
Advertisement

Casi la mitad de alumnos sigue sin comedor escolar

19 noviembre, 2020

El Gobierno Vasco no da respuestas ni soluciones a los centros

Han pasado ya más de dos meses desde el inicio del curso escolar. Y muchos niños todavía siguen sin tener acceso al comedor. Aproximadamente la mitad de ellos tienen que comer en casa o en otro lugar que no sea el colegio, por los problemas de aforo y de personal existentes.

Es el caso de Toki Eder, que ha vuelto a denunciar la situación este jueves. "364 alumnos y alumnas de la ikastola necesitan el comedor. En este momento solo 202 tienen esa posibilidad. Es decir, solo un 55%. El comedor de la ikastola es demasiado pequeño para un centro escolar con 700 estudiantes", asegura el AMPA del centro.

Es una situación que tienen muchos centros escolares de Álava. Al igual que Toki Eder, la mayoría tampoco puede dar servicio de comedor en otros espacios por la falta de colaboración del Gobierno Vasco. Educación suele rechazar las propuestas de los colegios para habilitar comedores en otras zonas comunes, y tampoco proporciona un número de monitores suficiente para vigilar y cuidar a cada grupo de niños.

Toki Eder y otros centros proponen también el uso de la jornada continua, aunque el Gobierno Vasco no es partidario de esta opción. Básicamente rechaza cualquier alternativa que le otorgan los centros.

"Hay posibles soluciones: Hacer obras para ampliar el comedor, instalar una carpa como comedor en el patio o que una parte del alumnado utilice provisionalmente el comedor de IES Mendebaldea. Estamos ya en el tercer mes de este curso escolar y estas peticiones no han recibido ninguna respuesta del Departamento de Educación", denuncia Toki Eder.

Conciliación con riesgos

Esto deja a las familias sin recursos para conciliar la vida laboral y la personal: "Algunos han solicitado permisos especiales, cambios de turno y otras condiciones en el trabajo, con las consecuencias que ello conlleva para los ingresos y las posibilidades de mantener el puesto de trabajo. Otros dejan a sus hijos e hijas a cargo de las abuelas y abuelos, poniendo en riesgo su salud. Los que no encuentran otra solución dejan que sus hijos e hijas coman solos en casa".

Las familias y los centros educativos llevan realizando protestas por esta situación desde principio de curso, pero aún no han conseguido cambiar la postura del Gobierno Vasco.