Condenan a 22 años al asesino de Amagoia Elezkano

3 octubre, 2014

La Audiencia Provincial ha condenado a 22 años y seis meses de cárcel a Francisco Javier M.N., como autor del asesinato a puñaladas de su pareja Amagoia Elezkano, de 27 años, la madrugada del 23 de mayo de 2013 en su casa de Llodio. La condena considera a Francisco Javier M.N. responsable de un delito […]

La Audiencia Provincial ha condenado a 22 años y seis meses de cárcel a Francisco Javier M.N., como autor del asesinato a puñaladas de su pareja Amagoia Elezkano, de 27 años, la madrugada del 23 de mayo de 2013 en su casa de Llodio.

La condena considera a Francisco Javier M.N. responsable de un delito de “asesinato con alevosía y ensañamiento”, y ha considerado la agravante de parentesco, al ser pareja de hecho, y ha aplicado como atenuante la confesión. La cuantía de la condena se basa en el veredicto que la semana pasada acordó el jurado popular que declaró al acusado culpable del asesinato de la joven.

Además de los 22 años y medio se retira al condenado la patria potestad del hijo en común, que en el momento de los hechos contaba con 18 meses, y establece que pague al niño una indemnización de 300.000 euros, una cantidad que según reconoce la sentencia "no llegará nunca a suplir el cariño que pudiera haber recibido de su madre a lo largo de la vida".

También se establece una indemnización de 100.000 euros para los padres de la fallecida y no podrá comunicarse con ellos y los hermanos de la víctima durante 32 años y medio, los mismos que no podrá acudir a la localidad vizcaína de Orozko, de donde era natural Amagoia Elezkano. Contra esta sentencia cabe la posibilidad de interponer recurso ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, algo que ya ha anunciado que va a hacer la defensa.

La condena declarara que esa madrugada del 23 de mayo de 2013, Francisco Javier M.N. cogió un cuchillo de 17 centímetros de hoja, se dirigió al dormitorio principal donde estaba Amagoia Elezkano y la "apuñaló con intención de matarla" asestándole un total de 42 puñaladas. En esos momentos ella se encontraba "tumbada y dormida" cuando recibió las primeras puñaladas y "no pudo defenderse". Considera que la víctima no pudo defenderse, ni pedir auxilio, y que a pesar de que intentó huir, ya herida, el agresor la apuñaló "por la espalda repetidas veces" hasta que llegó a la puerta de la vivienda donde falleció por "hemorragia aguda".

"El ataque fue inesperado e imprevisto, en horas nocturnas y sin más presencia que la del hijo común", asestándola 42 puñaladas, varias en el pecho y cuatro causantes de heridas mortales, y "lo hizo con conciencia de que las demás no eran necesarias para matarla" y con "voluntad de causar un sufrimiento innecesario".

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad