Antiabortistas continúan acosando a mujeres en una clínica de Vitoria

4 octubre, 2022

La clínica Askabide denuncia ante la Policía Local los escraches antiabortistas que sufren desde el pasado miércoles

Antiabortistas han vuelto al exterior de la clínica Askabide de Vitoria-Gasteiz. Portan pancartas de 'No estás sola, estamos aquí para ayudarte', rezan frente a la clínica y acosan a quienes entran a estos centros. Mensajes que llegan en un momento de gran tensión emocional y provocan mayor dolor en las mujeres que se enfrentan a un aborto.

Desde el pasado 12 de abril, la ley contempla penas de prisión para quienes acosen mediante actos molestos, ofensivos, intimidatorios o coactivos a una mujer que pretenda ejercer su derecho a la interrupción voluntaria del embarazo. Desde entonces, los antiabortistas habían desaparecido de las inmediaciones de la clínica, pero el pasado 28 de septiembre, Día de Acción Global por un aborto legal y seguro, volvieron.

Policía Local acudió a instancias de la clínica, pero no hizo nada

"Llamamos a la Policía Local, vinieron, pero no hicieron nada. Nos dijeron que solo estaban con unos carteles y que no estaban haciendo nada", explica Igor Elberdin, director general de Askabide. "La ley dice que hay que proteger el entorno de las clínicas para que las mujeres que acudan no tengan que encontrarse con esta gente. Este tipo de protestas en la calle de detrás es legal, pero no en las inmediaciones".

Ante la pasividad de las autoridades policiales, Askabide ha decidido interponer una denuncia contra las personas que se concentran frente a la clínica. "Al ver que no les pasaba nada, han seguido día tras día manifestándose. Es un delito continuado y hemos tenido que pedir medidas cautelares al juzgado mientras todo se resuelve", afirma Igor.

Es la primera vez que una clínica toma acciones legales en Euskadi tras la nueva Ley: "La ley es la misma en todo el estado, pero todo depende de cómo se aplica en cada comunidad autónoma. Está claro que cada uno tiene toda la libertad para manifestarse, pero no delante de la clínica, porque coacciona a las mujeres".