El cadáver aparecido en Júndiz llegó en un camión de recogida de contenedores grises

11 febrero, 2020

El cuerpo del hombre no presenta signos de violencia, tan solo magulladuras propias de su presencia en el contenedor

Un cadáver ha aparecido esta mañana de martes en la planta de biocompost de Júndiz. Los operarios de la planta han avisado de inmediato a Policía Local. Se trata de un hombre de 37 años que ya está identificado, y no es un trabajador de la planta. El cuerpo no presenta signos de violencia.

El cadáver ha llegado a la planta en un camión de recogida de contenedores grises. De hecho el cuerpo ha aparecido en el foso en el que se descargan los contenedores. La investigación intenta ahora dar con el recorrido que pudo haber hecho el cuerpo, aunque una vez en el foso resulta difícil dar con ello. Cada día 1.400 contenedores de la fracción resto llegan a la planta de Júndiz.

Los camiones tienen cámaras en el interior del remolque para detectar movimientos

Precisamente la semana pasada un hombre fue rescatado tras caer a un camión de la basura, procedente de un contenedor. Los camiones cuentan con unas cámaras en el interior del remolque, donde el conductor puede detectar cualquier movimiento extraño y accionar el freno de emergencia. Pero, si no hay movimiento alguno, no es fácil reconocer un cuerpo entre la basura.

La planta de biocompost de Júndiz es una planta que se encarga de tratar los residuos orgánicos, los restos de poda y las bolsas de basura de la fracción resto. Los principales residuos proceden de la fracción resto (contenedores grises) de todo Álava. Más de 1.400 contenedores se vacían cada día.

En esta planta lo primero que se hace es separar los diferentes residuos del contenedor resto: parte de ellos van a Gardelegi, otros al reciclado y otros a la generación de biocompost. Una separación que se hace de forma automática y manual.