Araski por fin logra su primera victoria

23 diciembre, 2013

El Araski tuvo que esperar hasta su octavo partido, tercero como local, para lograr la primera victoria de la temporada, en un duelo lleno de imprecisiones, en el que a pesar de todo el Araski fue mejor que el Barça. El partido entre colistas se presentaba vital para ambos conjuntos, ya que las gasteiztarras necesitaban […]

araskiEl Araski tuvo que esperar hasta su octavo partido, tercero como local, para lograr la primera victoria de la temporada, en un duelo lleno de imprecisiones, en el que a pesar de todo el Araski fue mejor que el Barça.

El partido entre colistas se presentaba vital para ambos conjuntos, ya que las gasteiztarras necesitaban inaugurar su casillero de victorias, y el Barça sumar su segunda de la temporada. Así pues, el inicio de partido fue dubitativo por ambas partes, con errores en el tiro y alguna pérdida, lo que hizo que el marcador no se moviese en los primeros 3 minutos de partido, hasta que lo estrenó el equipo local con dos tiros libres anotados. De todas formas, las imprecisiones se sucedían, el Araski comenzó fallando infinidad de canastas fáciles, y el luminoso se movía en guarismos ínfimos (6-7 al final del primer cuarto).

Con el segundo cuarto, llegó cierta fluidez al juego de las locales: el equipo comenzó a aprovechar las ventajas que tenían las aleros altas ante sus pares para postear, y si bien las posiciones de tiro eran claras, los porcentajes no subieron demasiado. Pero la defensa interior del Araski era poderosa, y muestra de ello fueron los tres tapones seguidos que colocó Conde en la misma jugada (hasta 5 puso al final del partido). Entre ella y Uriarte, que también jugó minutos de calidad, cerraban y dominaban bien el rebote (20 rebotes entre las dos al final del partido). Por parte visitante, la que más oposición mostraba era Mestres, la mejor del Barça durante toda la temporada, y que finalizó el partido con 16 puntos y 7 rebotes. 21-15 al descanso.

Poco a poco, con el inicio del tercer cuarto, la diferencia se iba ampliando en el marcador. Las gasteiztarras sabían que si conseguían romper el partido, a las catalanas les iba a costar mucho volver a él, por el empuje de la grada y por el mal momento del Barça, que podía hacerles bajar los brazos. Hislop iba sumando puntos, ya sea mediante tiros cortos o tiros libres por faltas provocadas en penetraciones, y tres acciones positivas seguidas de Chiemeka demostraban que las chicas del Araski estaban definitivamente metidas en partido. Al final del tercer cuarto la diferencia ya era interesante, 36-24.

Las chicas de Madelen Urieta estaban dispuestas a finiquitar el partido, y a falta de 7 minutos se lograba la máxima diferencia, 17 puntos arriba. E inexplicablemente, el equipo dejó de jugar, con muchos minutos todavía por delante. Las locales comenzaron a especular en ataque, no ya jugando largo, sino dejando de ser ofensivas de cara al aro. La obsesión del equipo por ganar empezó a pesar, y parecía que ninguna de las jugadoras del Araski estaba dispuesta a asumir la responsabilidad de tirar. El Barça poco a poco comenzó a venirse arriba anímicamente, y sin nada que perder, empezó a jugar como no lo había hecho en todo el encuentro, siendo mucho más incisivas y efectivas en ataque. Lo que parecía un partido terminado, se fue complicando poco a poco. La diferencia menguaba, y si bien parecía que el Barça no iba a llegar, el Araski no se podía confiar. Un triple complicado de las catalanas las acercaba a dos en el último minuto, pero finalmente las locales no se acobardaron y se llevaron el encuentro por 52-47.

Mucho por mejorar todavía, sobre todo en cuanto a porcentajes, pero esta nueva victoria, junto con los refuerzos invernales de Arrate Agirre y Raquel Perez debe servir para que el equipo vaya para arriba, sobre todo anímicamente, y afrontar el parón navideño y la próxima visita a Distrito Olímpico de Madrid con todas las garantías.