Concursos públicos para evitar la “uniformidad” en las reformas de plazas y calles

8 agosto, 2021

Los arquitectos municipales diseñan casi todas las obras de Vitoria-Gasteiz desde hace 17 años, creando una uniformidad que acabaría con los concursos públicos

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz no saca a concurso público el diseño de sus calles y plazas. Un equipo de arquitectos municipales diseña y planifica las distintas reformas, sin contar con ayuda externa. La Plaza Santa Bárbara, el entorno del Memorial de las víctimas, el corredor de Los Herrán….. son los últimos proyectos en Vitoria-Gasteiz en los que el Ayuntamiento no ha realizado concursos de ideas para darles forma.

“Hay en el Ayuntamiento una especie de estudio de arquitectura, llevado por funcionarios, que trabaja exclusivamente para hacer plazas, resolver el espacio público. Y claro, están resolviendo todo de la misma manera, con uniformidad e igualdad de materiales” asegura Patxi Cortazar, arquitecto vitoriano y vocal del Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro. Esta redacción interna de los proyectos  “explica la uniformidad” en el estilo arquitectónico de los espacios públicos de Vitoria.

En este mismo sentido se postula Jimena Ruiz de Landa, presidenta del Colegio de Arquitectos: “Si realmente se hicieran concursos, habría una gran cantidad de arquitectos pensando y surgirían muchas soluciones ingeniosas y más apropiadas a cada espacio. El tema no es decidir si queremos gris o verde”. Y es que hay una crítica común en las calles de Vitoria, sobre el pavimento gris y las plazas duras.

Los concursos públicos generan una ciudad más diversa, ingeniosa y atractiva

“Esa uniformidad desaparece con algo tan sencillo como un concurso público. Tendríamos un resultado muchísimo más diversoingenioso y que hace la ciudad más atractiva“. Los concursos, explica Jimena, son el motor de la creatividad. Sin ellos “la creatividad se corta de raíz y al final eso se nota con el paso de los años”.

El Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro critica esta gestión interna del consistorio: denuncian que no se dan oportunidades a estudios de arquitectura externos al Ayuntamiento. Una situación que, denuncian, ocurre “desde hace unos diecisiete años”. Cuatro legislaturas en las que han pasado por el gobierno tanto el PNV de Gorka Urtaran como el PP de Javier Maroto y Alfonso Alonso y el PSE de Patxi Lazcoz.

Los Herrán es uno de los últimos proyectos ideados por el equipo de arquitectos del Ayuntamiento.

El arquitecto Edorta Mújika también pide más diversidad en los proyectos: “Vitoria es diversa, y tiene que serlo también su diseño. Es lo contrario a montarte un despacho de arquitectura dentro del Ayuntamiento.” Edorta hace referencia a los más de trescientos arquitectos que hay en la ciudad: “En el Ayuntamiento no hay nadie gestionando (concursos) y hay señores dibujando el detalle de canaleta con pavimento, cuando hay trescientos arquitectos en la ciudad deseando trabajar”.

Edorta da una pista sobre cuál podría ser una de las razones: “Al político le resulta cómodo tener bajo su mando al que diseña la ciudad. Si haces un concurso para la Virgen Blanca y gana la idea que propone quitar el monumento y el tráfico, el político tiene que tomar las decisiones. Pero si no haces concurso de ideas puedes decir: ‘esto no lo tocas, esto tampoco, y el resto haz lo que puedas’. El funcionario puede trabajar más al dictado del político”.

Más participación

Los tres arquitectos piden más participación pública, bajo dos fórmulas distintas. Por un lado está la participación no cualificada: el vecino que opina sobre su calle, vecindario, barrio o ciudad. Por otro lado está la participación cualificada: la de los arquitectos: “El concurso de ideas es una forma muy cualificada de participar. Que distintos profesionales aporten soluciones a un espacio. Es perfecto si a esta participación se añaden además las demandas de los vecinos”, explica Edorta.

El modelo de ‘plazas duras’ en toda la ciudad “es completamente absurdo”

Patxi pone como ejemplo las plazas de Vitoria. Con más participación pública y la intervención de arquitectos externos tendrían diseños diferentes. “Las plazas duras vienen de los mercados y ferias. En la plaza de la Virgen Blanca se quitaron los jardines románticos para que se pudieran celebrar grandes eventos. Todos los espacios públicos necesitan de ese tipo de plazas, pero ahora ese modelo se está llevando a todas las plazas de la ciudad, lo cual es completamente absurdo“.

Un ejemplo reciente de “plaza dura” en los alrededores del Iradier Arena.

“El Ayuntamiento tendría que sacar unas bases, es un proceso con más trabajo porque puede haber un Colegio de Arquitectos que alegue, por ejemplo. Van a lo más fácil”, explica Jimena. Aunque Patxi replica: “Sacar un pliego es muy fácil, con tres meses de concurso se presentarían un montón de arquitectos, muchísimos de ellos jóvenes con experiencia en concursos internacionales. Las plazas serían distintas: unas más duras, otras más blandas”.

¿Qué pasaría si en Vitoria actuase siempre un único grupo musical? “Podría ser bueno, pero si tocaran siempre los mismo acabaríamos….”

Los arquitectos no cuestionan la labor ni el diseño de las zonas actuales, sino la decisión de que siempre sean los mismos. ¿Qué pasaría si en Vitoria actuase siempre un único grupo musical? “Podría ser bueno, pero si tocaran siempre los mismo acabaríamos….”, argumenta Patxi. “Es como si a un arquitecto brillante le dices: ‘Mira, vas a hacer toda la ciudad de aquí hasta que te jubiles'”.

Concursos de ideas: ayuda a los más jóvenes

“En una ciudad diversa el diseño colaborativo es absolutamente fundamental. Es lo que se lleva en todo el mundo”. Y esto ayuda a los talentos más jóvenes con sus primeros proyectos: “Hay mucha gente joven con mucho talento que no tiene posibilidades de trabajar porque no tienen clientes. Esta es la manera: con un concurso idean, construyen y participan en el diseño de su ciudad”, explica Patxi.

“La profesión de arquitecto está muy sometida a los ciclos económicos. En época de crisis el único sector que se mueve un poco es el público. Si ese sector se encierra en sí mismo y crea su oficina de arquitectura, matas a los arquitectos, sobre todo a los más jóvenes”, lamenta Edorta.

Arquitectos alaveses han diseñado plazas en otros municipios, al ganar los concursos públicos que allí sí se realizan

El Colegio de Arquitectos pone el ejemplo de varios alaveses que triunfan más allá de Álava. Cuentan con numerosos galardones y diseños exitosos. “Pero en Vitoria ni siquiera tienen la ocasión de proponer nada. No hay ningún sistema creado para que esta gente pueda aportar una idea.” explica Edorta. Pone como ejemplo la plaza del pueblo leonés de Mansilla Mayor, diseñado por el gasteiztarra Iñigo Tudanca y el zarauztarra Iñigo Ocamica.

“Es un éxito de ellos porque han ganado el concurso y lo han hecho muy bien. Pero también es un éxito del propio Ayuntamiento del pueblo, que ha promovido un concurso de idea de proyectos”, explican en el Colegio de Arquitectos.

Bilbao o Navarra son otros ejemplos a seguir por los arquitectos, donde sí hay . “Navarra además genera una cantera de arquitectos que después exporta. Es decir, si tú fomentas estudios en tu zona que puedan ganar concursos en su propia ciudad, facilitas que puedan ganar también concursos en Madrid o en Burdeos. Si tú cierras eso y creas la ‘Real Academia de funcionarios’ pues es difícil”, cuenta Edorta.

– ¿Hacer un concurso sale más caro que realizar los proyectos de forma interna dentro del Ayuntamiento?

El Colegio de Arquitectos alega que no. “Las obras del Ayuntamiento cuestan casi siempre bastante más. Si tú le subes un presupuesto un cincuenta por ciento te echan de trabajar y nunca más te vuelven a llamar. En cambio, el Ayuntamiento se lo puede permitir porque es público”. Ponen como ejemplo la reforma de la Plaza de Santa Bárbara, cuyo sobrecoste lo cifró la oposición en un 43%.

“Es la maquinaria la que manda sobre los políticos. Algunos te lo acaban reconociendo. Alguien creó un estudio de arquitectura con funcionarios, arquitectos, aparejadores, delineantes e ingenieros. Y eso parece que es inamovible”, explica Edorta.

 

El gobierno municipal responde

Desde el actual gabinete Urtaran responden que el servicio de Espacio Público “está bien estructurado y bien dimensionado para la ciudad de Vitoria-Gasteiz. Un servicio que cuenta con varios arquitectos que llevan años diseñando el espacio público y han mostrado una gran solvencia para ello”.

Añaden además que algunos proyectos sí que se han externalizado: “Es el caso de algunas mediciones de algunas obras, el proyecto completo de carga y descarga de El Corte Inglés, la gruta de la Florida…” , por lo que argumentan que sí que se colabora con estudios de arquitectura externos.

“El Ayuntamiento por Ley tiene la obligación de utilizar sus propios recursos”.

Respecto a la crítica sobre un “despacho de arquitectura propio” el Ayuntamiento responde: “Lo que el Ayuntamiento tiene es un servicio de espacio público formado por trabajadores que han superado una OPE y que han logrado una plaza, habiéndose presentado a procesos de selección públicos.” Además, las mismas fuentes municipales explican que “el Ayuntamiento, por Ley, tiene la obligación de utilizar sus propios recursos humanos. Y solo en el caso de no poder hacerlo se puede contar con recursos ajenos”.

“Es la forma en la que se ha trabajado en el Ayuntamiento de Vitoria durante las últimas décadas. Y la idea, en este momento, es continuar así“, explican desde el actual gobierno municipal.

“Mayor rapidez, más barato y más flexibilidad”

Coincide en argumentos la exconcejala de Espacio Público entre 2011 y 2015 bajo el mandato de Javier Maroto, Leticia Comerón (PP). “El Ayuntamiento tiene personal municipal que tienen la capacidad de hacer los proyectos directamente. Permite mucha mayor rapidez, que sea más barato y más flexibilidad“. Admite que esto “es compatible con que se reserve una parte para que salgan a concurso y se puedan dar oportunidades a los arquitectos de la ciudad”. El personal municipal “tiene un conocimiento acumulado sobre los precios y situación de Vitoria. Lo necesitas sí o sí”.

Santa María, un ejemplo de flexibilidad.

Pone como ejemplo la plaza de Santa María, ejecutada durante su concejalía: “Vieron el proyecto los vecinos y me dijeron que no estaban de acuerdo con algunas cosas. Hicimos un proceso participativo, en el que además nos toco mediar y al final llegamos a un acuerdo. Esto si hubiera sido con una empresa (bajo concurso) hubiera sido mucho mas complicado. Al ser personal propio pudimos darle una vuelta“.

Respecto a la homogeneidad de materiales, explica que es “una forma de poner un poco de orden en todo lo que tenía que ver con el mantenimiento de la ciudad. Para tener un modelo de farola, de banco, de baldosa. Para no tener almacenado en stock por cada calle las baldosas oportunas, porque es muy caro y muy difícil tener repuestos”.

Diseño de la actual plaza de Santa María, desarrollado bajo la concejalía de Leticia Comerón (PP).

El PSE, que gobernó de 2007 a 2011 califica como “normal que el Ayuntamiento aproveche el trabajo y conocimiento de sus técnicos para el desarrollo de este tipo de proyectos”. Además explican que “el Servicio de Espacio Público cuenta con personal cualificado para diseñar estos espacios de la ciudad” que califican de “calidad” y “seña de Vitoria”.

Inciden en que esta forma de gestión “agiliza la ejecución de los proyectos y reduce costes“. Califican como “una manera de actuar responsable” utilizar recursos municipales propios.

Ataria, un ejemplo a seguir

“Cuando se han hecho concursos el resultado es espectacular”, explica el arquitecto Edorta. Destacan las escaleras mecánicas del Casco Viejo, de los arquitectos Ercilla y Campo, ganadoras de varios premios internacionales. Pero sobre todo el centro Ataria. Insignia de la ciudad y obra del estudio de arquitectura madrileño Ataria: tal fue el éxito de este proyecto que bautizaron con este nombre a su estudio.

“Es curiosa la relación que tiene Vitoria y los políticos con la arquitectura. Ataria ha sido un proyecto importante, pero nadie menciona quiénes son sus autores. Ataria lo ha hecho el Ayuntamiento. Se omite deliberadamente al autor por parte del Ayuntamiento, es una falta de respeto hacia la parte intelectual de las ideas” lamenta Edorta.

Edificio Ataria, inaugurado en 2009 y diseñado por el estudio de arquitectura Ataria (antiguo QVE Arquitectos).

Como ejemplo pone el actual edificio de la estación de autobuses. “La cubierta es verde porque iba en el parque de Arriaga. Pues lo quitan de un sitio y lo ponen en otro”. Situaciones que, desde el Colegio de Arquitectos, califican como faltas de respeto a los ideadores de los proyectos.

“Cuando se hicieron concursos de viviendas en los años dos mil se crearon viviendas muy interesantes. Hay algunos mejores, otros peores, pero el nivel está muy bien” cuenta Patxi. Edorta mira al caso contrario: las escuelas de primaria: ” Un montón de escuelas primarias de todos los barrios nuevos de Vitoria, la oficina del Ayuntamiento. Todas iguales, cambian un poco el color pero, si te fijas, es el mismo edificio. Una cosa completamente banal repartida por la ciudad”.

El Colegio de Arquitectos también recuerda la construcción del Artium: “La oportunidad que suponía el Artium y lo acabó haciendo un funcionario de la Diputación”, cuenta Edorta. Jimena lo compara con Guggenheim de Bilbao: “Mientras en Bilbao se hacía el Guggenheim, en Vitoria el Artium. No se sacó a concurso, lo diseño una oficina de arquitectura dentro de la Diputación“.

Mirando al futuro

El soterramiento será el proyecto estrella de la ciudad de aquí a unos años. “Quizá el soterramiento requiere de una idea global para después despiezar en diez zonas y desarrollar diez pequeños concursos de ideas en diez zonas. Esto lo puedes estar haciendo ya. Podía haber ya una gran cantidad de anteproyectos hechos”, es la propuesta del Colegio de Arquitectos. “Para tener claro cuál es la mejor opción y el día que llegue el dinero de Europa no correr haciendo proyectos sin tener claro qué es lo que quieres. Hay que estar preparado para cuando llegue el dinero”, explica Edorta.

El soterramiento es uno de los proyectos clave en el futuro de la ciudad.

El corredor ferroviario será vital para la trama urbana de Vitoria en el futuro, cree Patxi. “La ingeniería Idom lo ha resuelto con una caja de cristal pegada a la actual estación. Hay muchísimas posibilidades en esa estación, hasta incluso derribarla: algunos se ponían los pelos de punta”. “Recuerdo que un compañero de carrera resolvía la trama norte-sur con una plaza gigantesca. Se pueden ir resolviendo los espacio uno por uno, no hace falta hacerlos todos a la vez. Con concursos independientes”.

Otro de los proyectos a futuro, la recién presentada calle de Los Herrán es también susceptible de críticas. “La calle de Los Herrán no la han sacado a concurso, por supuesto, la hará el mismo equipo del Ayuntamiento y será parecido. Son los políticos los que acaban haciendo los edificios”.

Otra obra en proyecto es la reforma del Teatro Principal. “Si realmente se añade otro edificio (en referencia al edificio Opera) y va a ser un proyecto de más calado, debería haber un concurso. Han encargado otra vez los estudios a Idom. Siempre igual, otra oficina que parece que está siempre trabajando con el Ayuntamiento”.

Leer más...

5 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. badfandango002 dice:

    Lo que no tiene sentido es que se esté pagando a unos funcionarios para que hagan la competencia a empresas locales. En el artículo explican muy bien que nos sale mucho más caro tener un estudio de arquitectura municipal (con los sueldazos que ganan los técnicos) que contratar a un arquitecto. El sentido de tener arquitectos municipales, en mi opinión, es el de revisar y controlar los proyectos y poner las condiciones que sean necesarias mediante pliegos. Pero no puede ser que estando la juventud huyendo por la falta de trabajo sigamos permitiendo que 4 funcionarios se lleven por defecto los proyectos.

    Todos sabemos que los funcionarios y los políticos llega un momento en el que pierden el contacto con la realidad y se les olvida lo que cuesta ganar el dinero. Un profesional (me da igual arquitecto, mecánico o panadero) tiene mucho más cuidado a la hora de ser eficiente.

    • Gaueko dice:

      No, no explican nada, simplemente dicen que es más barato si lo hacen ellos y punto. Y son parte interesada.

  2. yt dice:

    Hay buenos arquitectos que se han ido al extranjero, ya que aquí hay mucho tráfico de influencias, como ciudadana me llevé un disgusto con la reforma de la plaza de la constitución, muy sosa y no entiendo el por qué de esa forma con montículo, en mi opinión no es nada estético.

  3. Opinante dice:

    Luego acabarán como las reformas de algunos portales.
    El problema seguramente no es de la falta de gusto de los arquitectos municipales sino de lo que limita cualquier proyecto: aspectos técnicos, económico-financieros y plazos.

  4. Luis dice:

    Estos arquitectos son como buitres buscando carroña para llevarse los proyectos al bolsillo. Si estamos pagando a funcionarios para que hagan ese trabajo, que lo hagan, otra cosa es que hablemos de las condiciones estéticas…
    Mucho criticar a los funcionarios y políticos…y los que son los amigos de los políticos y directores del ayuntamiento y piden los favores y el trato preferente son ellos.
    La mafia del colegio de arquitectos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad