El ascensor del Casco Viejo se para más de un mes otra vez

15 junio, 2022

Desde que se inauguró hace ocho años el ascensor de la calle Correría ha sufrido numerosos problemas

Una vez más, el ascensor del Casco Viejo en la calle Correría está parado. En esta ocasión, lleva más de un mes sin dar servicio al vecindario del barrio. La afección es grande, ya que este ascensor facilita el acceso al centro de salud situado en la misma Calle.

Así lo ha denunciado EH Bildu, tras recalcar que la empresa responsable de este servicio, según el pliego de condiciones del contrato, debe atenderlo "todos los días del año". "Y, si hay fallo, repararlo en un máximo de cuatro horas o de 24 horas si necesitara una pieza. Nunca más de un mes", ha criticado la concejala Amancay Villalba.

Cada vez que se estropea una pieza mecánica, la empresa tiene que fabrica una nueva

Sin embargo, desde el Ayuntamiento no han señalado una fecha en que la avería esté solucionada. Raimundo Ruiz de Escudero, concejal de Movilidad y Espacio Público, ha reconocido no estar "contento ni satisfecho" con lo ocurrido. Pero ha justificado esta demora por tratarse de un ascensor "único en su género en la parte mecánica. No tienen más como este en otro lugar, que ha sido premiado por su diseño".

ascensor casco viejo parado

Stock de piezas en Vitoria

Esta originalidad implica que, cada vez que se estropea una pieza mecánica, la empresa debe fabricar una nueva. "La parte eléctrica es más habitual y la reparación más rápida, pero con la mecánica el plazo se alarga", ha razonado Ruiz de Escudero.

No obstante, ha explicado que han reclamado a la empresa responsable del ascensor "que cuente con un stock de piezas mecánicas aquí en Vitoria para que, cada vez que haya un fallo, lo arreglen en breve".

La concejala de EH Bildu se ha mostrado escéptica ante estas explicaciones. "¿Llevamos robots a Marte y no se puede arreglar un ascensor? Ya se sabía cómo era de especial cuando se contrató. Y, aun así, en el pliego de condiciones se exigía que se arreglara en pocas horas", ha cuestionado.

Numerosas averías

El ascensor del Casco Viejo tiene apenas ocho años de vida, pero desde su inauguración en 2014 ha protagonizado numerosos problemas.

En 2016 sufrió los primeros ataques vandálicos. En 2017 estuvo ocho meses parado porque “alguien metió un objeto metálico que no debía”. En 2018 volvió a averiarse por enésima vez. En 2019 se paró por causas que no se conocieron, y el año pasado estuvo, al menos, otras cinco semanas parado.