Advertisement
Advertisement

Así está hoy la piscina de San Prudencio que se convertirá en tiendas

4 febrero, 2018

El fotógrafo Fernando Torres se adentra en las piscinas que durante muchos años gestionó el Estadio

El fotógrafo Fernando Torres (Objetivo Fatal) ha accedido esta semana a las ruinas de la Piscina de San Prudencio. Este espacio lleva desde 1976 abandonado y en la actualidad pertenece a Urteim. La piscina es, junto a la Sociedad Gastronómica y al Garaje Álava, uno de los puntales del nuevo espacio en la manzana Dato-San Prudencio-General Álava.

En 1976 el alto coste de mantenimiento y la insuficiencia de espacio para absorber la demanda de usuarios aconsejaron su abandono”, asegura un documento recogido por la Fundación Sancho el Sabio. Antes, en 1970, se había cerrado otra piscina cubierta del Centro, la de Landazuri, gestionada por la Caja Municipal.

La piscina de San Prudencio, impulsada por el club Judizmendi, fue inicialmente al aire libre, pero en 1963 Fundación Estadio se encargó de cubrirla (entonces el Estadio pertenecía al Obispado, a la Caja Provincial y al club Landazuri). En este espacio, que tenía un acceso junto al Teatro Principal, había una piscina (en la pared se pueden observar los pingüinos), vestuarios, gimnasio y sauna. El gimnasio estaba ubicado en el piso superior y aún hoy se conservan las anillas.

Fernando Torres es fotógrafo alumno de Fotogasteiz (escuela dirigida por Gustavo Bravo) y ha colgado en su web Objetivo Fatal varias imágenes de este espacio. Una imágenes en blanco y negro que nos hacen retroceder a los años 60. En este artículo puedes ver algunas de las fotos, pero para verlas todas puedes visitar su web.

Piscina San Prudencio

Bar de la piscina San Prudencio

Piscina San Prudencio

Gimnasio de la piscina San Prudencio

Piscina San Prudencio Piscina San Prudencio Piscina San Prudencio Piscina San Prudencio