Locos por los pins alaveses

17 julio, 2022

La Asociación de Coleccionistas de Pins de Álava, Orratz, cuenta con 35 socios que se reúnen mensualmente para ampliar sus colecciones de más de 10.000 ejemplares

12.000. Esa es la cantidad de pins que aglutinan las colecciones de Álvaro Tolosa y Koldo Gallego, fundador y presidente de Orratz, la Asociación de Coleccionistas de Pins de Álava. Y ellos no son los únicos con esta afición, ya que según las estadísticas, una de cada cuatro personas colecciona algún tipo de objeto en España. Un hobby que nace en la niñez y que con el tiempo se convierte en una pasión.

Fue en 1998 cuando Álvaro se animó a fundar Orratz, la primera asociación de coleccionistas de pins de España: "Había una tienda en Vitoria que elaboraba estas miniaturas y nos guardaba algunas a los coleccionistas, así que nos solíamos juntar ahí varios. Pensamos entonces en crear una asociación con la excusa de conocernos y reunirnos de vez en cuando. De eso hace ya casi 25 años", cuenta.

pins-vitoria

La asociación cuenta actualmente con 35 miembros. La mayoría centra su colección en pins de Álava y Vitoria, que clasifican en 18 categorías: asociaciones, Baskonia, Alavés, fiestas, euskera, cuadrillas, etc. "Una de las categorías más amplias es la de cuadrillas de blusas y neskas, con más de 800 piezas", apuntan. Y es que para conocer todos los pins de Álava y Vitoria distribuidos a lo largo de la historia, han creado una guía con fotos e información de cada uno de ellos. "Tenemos identificados más de 4.000 y cada año publicamos un anexo con los nuevos que vamos encontrando".

Álvaro y Koldo también coleccionan otras insignias de temáticas acordes a sus aficiones. El fundador de Orratz. por ejemplo. cuenta también con miniaturas sobre Euskadi, globos aerostáticos, además de puzzles de Coca Cola y Hard Rock Cafe. El presidente, por su parte, añade a su serie pins de peñas del Athletic y políticos. "Hay gente que hace acopio de temas muy concretos como medios de comunicación o magia", explica Koldo.

pins-globos-hard-rock-vitoria

Pins alaveses en Ucrania

Conseguir nuevas piezas es hoy en día mucho más fácil que hace 25 años gracias a Internet. "Antes era algo que se quedaba en lo local, pero ahora tenemos pins que hemos conseguido en Holanda o Alemania. También tenemos varios del Alavés que vienen desde Ucrania o Inglaterra. Hace poco conseguimos uno del Baskonia en Grecia, de la Final Four que se celebró allí en 2004", cuentan. Pero además de internet, estos gasteiztarras tienen contacto con coleccionistas de todo el mundo: "Si ven pins en sus países que nos puedan interesar, nos avisan".

Pero muchas veces son los propios pins los que caen por sorpresa en manos de estos coleccionistas: "Hay personas que vienen con cajas y nos las entregan porque no saben qué hacer con ellas, o tiendas de segunda mano que nos llaman porque les han llevado varios álbumes. Tenemos un amigo que se dedica a limpiar camarotes y vaciar casas y muchas veces aparecen bolsas con pins. Lo último que hemos conseguido es un montón de ejemplares de una peña del Alavés desaparecida en los 80".

pins-vitoria-alava-coleccion

Otra manera de ampliar las colecciones es acudir a las reuniones que los socios celebran el primer y tercer jueves de cada mes, o durante las quedadas y encuentros que organiza la asociación una vez al año. Las quedadas se realizan en noviembre en Dendaraba y son abiertas al público. Los coleccionistas instalan mesas y se dedican a intercambiar pins. Los encuentros se organizan en mayo en el hotel Ciudad de Vitoria y acuden personas de diferentes partes del estado.

Pins de las cuadrillas

Desde la asociación también elaboran nuevos pins "de casi todo lo que se celebra en Álava". Así, durante el año, van sacando insignias de fiestas de Vitoria, San Prudencio, Green Capital, centenarios, etc. "Nos apuntamos a todo, pero los de Celedón son lo que más éxito tienen". Estos pins se distribuyen entre los socios y se pueden adquirir en bares como Dendaraba, La Unión, Deportivo Alavés o Gardoki.

pins-coleccion-alava-vitoria

 

Álvaro también se encarga de diseñar los pins que las cuadrillas de Blusas y Neskas llevan cada año. "Les hacemos el diseño de forma gratuita a cambio de un puñado de piezas para nosotros. Así nos aseguramos también de conseguirlas para nuestra colección".

Desafortunadamente, ambos comparten la idea de que cada vez son menos los jóvenes que se animan a coleccionarlos: "Si no han visto esta afición en casa, es difícil arrancar de cero. Antes todos los niños conseguían pins porque los regalaban en cualquier evento, ahora eso ya no pasa y es un obstáculo para el relevo generacional".

La próxima quedada se celebrará en noviembre en Dendaraba. Si eres coleccionista podrás acercarte para ampliar tu álbum y si eres de los que no sabes qué hacer con la caja de pins que guardas en el camarote, puedes contactar con Orratz porque seguro que descubren alguna joya olvidada.