Gazte Asanblada asegura que el Gaztetxe no se cerró con policías uniformados dentro

2 enero, 2019

La Gazte Asanblada del Gaztetxe mantiene que la Policía Local "entró sin aviso y sin ánimo de dialogar" al espacio

La Gazte Asanblada del Gaztetxe ha contestado el parte policial desvelado ayer por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. En él se hacía referencia a que cuatro policías quedaron encerrados dentro del local, recibiendo botellazos. Según la versión municipal, esto fue lo que desencadenó la llegada de refuerzos y la posterior revuelta.


Una versión que han desmentido hoy los representantes de la Gazte Asanblada. "En ningún momento se cerró la puerta habiendo policías uniformados o identificados dentro del edificio. El desmesurado despliegue policial se personó desde el primer momento sin mediar palabra, entrando en el edificio de una forma provocadora y agresiva con las porras extensibles en la mano y obligando a las personas que estaban en el interior a abandonar el espacio sin dar pie al diálogo, sin dar ninguna explicación, y sin ponerse en contacto con las personas responsables", reza el nuevo comunicado.

Además, Gazte Asanblada asegura que en el Gaztetxe "no hubo ningún tipo de resistencia, más allá de intentar evitar los golpes y agresiones de la policía". Mantienen que los agentes crearon un paseíllo y obligaron a pasar por ahí a todos los presentes, que recibieron varios golpes al pasar. "Dentro y fuera del Gaztetxe, la actitud de las personas responsables de este espacio fue en todo momento la de mantener la calma y tratar de terminar con la situación de tensión que había creado la propia policía", añaden.

También insisten en que el ruido no fue el principal motivo del altercado: "Aunque excedimos el límite de sonido queremos remarcar que en ningún momento fuimos avisadas previamente. En ocasiones en las que ha habido problemas de este tipo, se nos ha comunicado y se ha solucionado sin ningún tipo de altercado. El exceso de volumen ha sido la razón que inicialmente han utilizado para subir a la casa, pero creemos que había otros motivos para este desmesurado despliegue policial. No conocemos de ningún otro local que haya sufrido una represión tan desproporcionada y con tanta repercusión mediática por esta causa".

  • Comunicado inicial de la Gazte Asanblada del Gaztetxe

El Gaztetxe de Vitoria-Gasteiz reveló un primer comunicado el dos de enero en referencia al asalto sufrido en Año Nuevo. Hubo cinco detenidos con cargas policiales y heridos sobre las nueve de la mañana del 1 de enero.

Según fuentes policiales la intención de los agentes era cerrar el establecimiento del Casco Medieval por estar abierto y con música a esas horas. Desde el Gaztetxe tienen una opinión muy diferente: "No nos creemos que entraran por el ruido, creemos que entraron porque no les gusta tener espacios fuera de su control. Está claro que en otros locales no irrumpen así. Jamás habíamos visto una una respuesta represiva de este nivel a un problema ocasionado por el 'ruido': más de 15 coches y furgonetas de policía, antidisturbios... estamos sorprendidos y enfadados".

Gazte Asanblada mantiene que la Policía Local "entró sin aviso al Gaztetxe, de manera muy agresiva". Critican que no hubo intención de cerrar el local de manera amistosa: "Aún no sabemos por qué entraron decenas de agentes en actitud tan amenazante, sin dar ninguna explicación y sin ánimo de establecer diálogo".

Para ellos, el motivo del ataque policial está claro: "Su actitud ha sido del todo provocadora, con el único fin de dar una mala imagen al Gaztetxe. El objetivo era criminalizar el movimiento del pueblo y de la ocupación de espacios".

Las críticas de la Asanblada también están dirigidas al Consistorio: "Nos parece vergonzoso y lamentable que el Ayuntamiento emplee la represión como respuesta a los conflictos de convivencia. El Ayuntamiento sigue despreciando al Gaztetxe, a pesar de ser uno de los modelos de convivencia del Casco Viejo".

  • Comunicado completo del Gaztetxe: