50 personas sufrieron en 2018 mordeduras de perros

23 enero, 2019

Policía Local actuó ante 80 mordeduras de perros en 2018; 50 de ellas fueron a personas

Policía Local intervino un total de 80 ocasiones por mordeduras de perro en Vitoria-Gasteiz durante 2018. De esas 80, 50 fueron por mordeduras a personas. Las 30 restantes corresponden a ataques a otros peludos. La policía municipal destaca que la mayoría de estos sucesos ocurrieron porque los animales se encontraban sin atar. En Vitoria-Gasteiz existe un decreto que obliga a llevar a los animales atados a no ser que sean zonas verdes o dedicadas especialmente para ellos.

El proceso de actuación para estos casos de mordeduras en el siguiente: los agentes reciben el aviso en el 092, que activa el protocolo de actuación del Grupo de Medio Ambiente de Aguirrelanda. Esta unidad acude al lugar del suceso y recopila los datos necesarios.

  • Ataques a personas

Si el ataque ha sido a una persona la patrulla informa a esta de que debe acudir a un hospital para tratar la herida. Posteriormente el afectado o afectada deberá entregar un parte de lesiones a la policía. Con estos datos los agentes redactan un informe para el Servicio municipal de Salud Pública. En este incluyen otras posibles infracciones cometidas por los propietarios. En 2018 se tramitaron 45 expedientes de este tipo en Vitoria-Gasteiz.

La persona herida podrá reclamar por las lesiones y daños recibidos al seguro del propietario del animal. Si no fuera suficiente también puede denunciar por vía civil. Como otra opción existe la vía penal, usada para los casos de lesiones más graves cometidas por imprudencias graves. Mediante esta vía se instruyeron cuatro atestados en Aguirrelanda el año pasado.

  • Ataques a otros perros

Si el ataque ha sido a otro perro entregan la notificación de obligatoriedad para que el animal atacado sea visto por un veterinario, de acuerdo con el decreto 101/2004. Este estudio clínico se debe realizar lo antes posible. El propietario puede elegir entre hacerlo internando a su perro en el Centro de Protección Animal municipal o en su propio domicilio, contando para ello con los servicios de un veterinario.

En el caso de un ataque de perro a perro la patrulla debe reunir los datos antes de que el animal herido acuda a un veterinario. Al igual que en el caso anterior se redacta el informe para Salud Pública con las infracciones cometidas. Si no hay acuerdo en las indemnizaciones también se abrirá la vía judicial.

  • Catalogación del perro

Una vez recopilada la información sobre el suceso se inician los trámites para catalogar al perro atacante como peligroso. Este será sometido a condiciones especiales durante un año: deberá llevar bozal y correa no extensible de menos de dos metros. Además, tendrá que contar con un seguro con cobertura de 120.000 euros.

Durante ese año sus dueños tienen la opción de quitarle la catalogación de peligroso. Para ello necesitarán un informe pericial de su adiestrador o etólogo, que catalogue en positivo al animal.

  • Mapa de zonas habilitadas en el Anillo Verde y parques urbanos prohibidos para los perros sueltos (pincha en la imagen)