Un fallo en las ayudas a la rehabilitación ahoga a vecinos del Casco Viejo

6 octubre, 2022

Las ayudas tramitadas en 2019 siguen sin cobrarse por no haberse publicado aún en el BOTHA

Las ayudas a la rehabilitación del Casco Viejo siguen en el limbo. El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz aprobó el pasado verano las nuevas subvenciones para rehabilitar viviendas, con los requisitos desde 2022 hasta 2025. Además, un acuerdo con Elkarrekin permitió también una partida para los proyectos presentados y tramitados en 2019, que aún no han cobrado.

Sin embargo, desde julio estas subvenciones están en el limbo: casi tres meses después aún no se ha publicado la norma en el BOTHA y, por tanto, no pueden cobrar las solicitudes de 2019 ni presentar nuevas solicitudes de ayudas para 2022.

El error en la redacción de la norma aprobada en noviembre retrasa ya tres meses la concesión de ayudas

El problema está en que la norma aprobada por el gobierno PNV+PSE no tiene seguridad jurídica. El servicio municipal de la Asesoría Jurídica detectó una redacción inadecuada en la norma aprobada en julio y frenó su publicación en el BOTHA. La Asesoría Jurídica del Ayuntamiento pidió modificar el texto, que tendrá que volver a pasar por Junta de Gobierno Local. La corrección no ha sido tan rápida como desearían los vecinos. De hecho, la publicación en el BOTHA acumula ya un retraso de dos meses y medio. Elkarrekin ha reclamado desde hace semanas que se agilice esta operación, que el equipo de Gobierno no termina de ajustar.

ayudas rehabilitacion casco viejo vitoria

56 portales solicitaron las ayudas de 2019, pagaron la obra y esperan aún la subvención

Hay 56 portales afectados, que solicitaron las ayudas en 2019, pagaron y han entregado ya los expedientes de fin de obra. Ensanche 21 ha adelantado todos los trámites a falta del pago, aunque las dudas en el vecindario son muchas: "Hay gente que ha fallecido, otros se han tenido que marchar, otros han vendido el piso. No sabemos si valdrá la declaración de 2019..." . Por eso desconocen cuál será la cuantía que percibirán, y sobre qué criterios.

Ensanche 21 recogió toda la documentación y los proyectos fin de obra de solicitudes presentadas en 2019, con lo que podría pagar casi de inmediato, una vez se publique en el BOTHA. Pero no pueden hacerlo porque la norma aún no es válida.

Vitoria-Gasteiz sí ha pagado ya las ayudas pendientes de 2018, porque en este caso dependían de la norma ya aprobada aquel año. El problema es que la norma es anual, y hasta 2018 el Ayuntamiento sacaba una norma cada año. Hasta que en 2019 no hubo norma.

La decisión política de PNV+PSE en 2019 fue no dar ayudas a la rehabilitación ese año. Ayudas con las que contaban las familias, muchas de ellas con pocos ingresos y una necesidad urgente de rehabilitar los edificios. Sin embargo, desde Ensanche 21 sí recogieron la documentación en 2019, ya que los técnicos daban por hecho que sí habría ayudas para ese año.

Hay dinero, pero no norma

En abril Elkarrekin pactó con el gobierno municipal una partida para pagar los 600.000 euros a los proyectos de rehabilitación presentados en 2019. El dinero está reservado en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, pero no se puede repartir porque no se sabe cómo: no hay una norma aún aprobada y publicada en el BOTHA.

El problema se extiende también a las obras no iniciadas, que esperan a conocer los detalles de la normativa para iniciar la obra. "Como no hay normativa, la gente no quiere hacer obras", explican. "Estamos todo el mundo esperando a que salga la normativa". Y es que el Ayuntamiento no ha concretado aún cómo serán estas ayudas. Habitualmente dependen de la renta y en algunos casos sufragan una parte muy importante de cada obra.

Las ayudas a la rehabilitación permiten reparar tejados, cota cero, humedades, fachadas... obras imprescindibles y necesarias para que las viviendas puedan ser habitables. "Los vecinos han pagado ya toda la obra a las empresas: algunos han tenido que vender sus casas para afrontar los pagos, otros han tenido que alquilar la vivienda, pedir un préstamo...", denuncia el vecindario del Casco Viejo.

El Gobierno Vasco también ofrece ayudas a la Rehabilitación, aunque son una cuantía bastante inferior a la que ofrece el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz a través de Ensanche 21.