El Ayuntamiento modifica el acceso a las Ayudas Sociales

19 diciembre, 2016

El Ayuntamiento establece siete tipos de ayudas y reduce a seis meses la necesidad de padrón

Peio López de Munain, concejal de Políticas Sociales y Salud Pública, ha presentado hoy la propuesta de programa de prestaciones municipales diseñado por su departamento para “dar una mejor respuesta a las necesidades de personas y familias que atraviesan una situación de dificultad económica y necesitan de nuestra ayuda”.

El nuevo programa de prestaciones es el resultado de un año de trabajo y tiene como objetivo apoyar a personas y familias sin recursos económicos para afrontar sus necesidades básicas y prevenir y evitar las consecuencias, físicas, psíquicas y sociales de esa ausencia de recursos.

Para ello, establece siete tipo de prestaciones: Necesidades Básicas; Prestaciones de Vivienda; Prestaciones Sociosanitarias; Ayudas de Inserción, Prestaciones de Gastos Personales, Prestación de Gastos Funerarios; Ayudas de Gasto Energético y Tarjeta de Estacionamiento.

Los requisitos para acceder a estas ayudas son: ser mayor de edad, estar empadronado/a con 6 meses de antelación a la solicitud; no disponer de recursos económicos y participar en un Plan de Intervención Familiar.

Precisamente, el requisito de padrón y residencia efectiva de 6 meses es una de las novedades del nuevo programa. En este sentido, Vitoria confluye en plazos con las otras dos capitales vascas, dado que hasta ahora requería un año. A esta novedad se unen otras como la desaparición de los adelantos de las prestaciones que tramita Lanbide (RGI y Prestación Complemento de Vivienda) o la creación de la Prestación de Necesidad Básica que incluye alimentación, higiene, vestido, calzado y gastos de farmacia.

Por otra parte, la propuesta de prestaciones municipales garantiza que ninguna persona o familia con una necesidad evidente se quede “tirada” en el caso de no cumplir todos los requisitos de acceso. “En este caso, el programa posibilita que las profesionales de los servicios sociales puedan proponer situaciones de excepcionalidad que serán analizadas por el departamento para el reconocimiento de las ayudas”, ha explicado López de Munain.

Serían los casos, por ejemplo, de unidades convivenciales donde haya personas menores, mayores o enfermas que no puedan cubrir sus necesidades básicas o situaciones en las que exista un riesgo claro de pérdida de vivienda o desahucio porque la situación económica de la familia amenazada por esa situación no le permita hacer frente a los gastos de alquiler de la vivienda.

“Creemos que es una buena propuesta, que da una mejor respuesta a las necesidades existentes, que garantiza que nadie se quedará tirado en caso de necesidad y que presta una mejor atención a situaciones sensibles como es el caso de los desahucios”, ha concluido el concejal de Políticas Sociales. Será en enero cuando se abrirá el debate de esta propuesta.