Ana Oregi defiende la construcción de viviendas en los terrenos de URSSA

10 mayo, 2021

URSSA está en concurso de acreedores y los bancos se quedarían con los terrenos

El Ayuntamiento ha defendido que la parcela de Urssa es un suelo urbano. Una afirmación que llega tras el primer borrador del Plan General de Ordenación Urbana. En este plan, el consistorio plantea construir viviendas en esta zona. Por lo que la recalificación urbanística haría que el valor del terreno aumentara mucho. En este caso, los grandes beneficiados serían los acreedores de Urssa.

Desde al Ayuntamiento argumentan que “en el análisis urbanístico el uso residencial es apropiado para esta zona”. Por otro lado, el consistorio defiendo que el solar “tiene problemas de contaminación y su uso industrial genera tráficos y movimientos poco apropiados”.

Urssa firmó en 1976 un acuerdo con el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz para abandonar Campo de los Palacios y trasladarse a Júndiz en 10 años. Este traslado se debía a que la fábrica de Campo de los Palacios se construyó en 1961 sobre suelo rústico. Pero no fue hasta 2003 cuando estos terrenos se declararon industriales. A pesar del acuerdo, la cooperativa mantiene todavía sus fábricas en Júndiz y Campo de los Palacios. De hecho, parte de los terrenos de Júndiz están alquilados a Escor.

EH Bildu ha denunciado que estos terrenos se plantearon “para un uso del sector terciario y equipamiento”. Además, este grupo político argumenta que es una oportunidad para “recuperar el solar y que vaya en relación con el parque de Olárizu“.

Sin embargo, EH Bildu explica que este espacio tiene una doble intención. Consideran que es “un suelo de facto para las entidades bancarias. Les conviene que tenga otro carácter y adquieran un mayor valor”. Es decir, el mensaje que el PNV está enviando a los bancos es claro: “estáis sobre una mina de oro”.

Cronología

  • En 1961 URSSA levanta la fábrica en suelo rústico en Campo de los Palacios
  • En 1976 Ayuntamiento y URSSA acuerdan su traslado a Júndiz. Urssa abre la fábrica de Júndiz, pero no cierra Campo de los Palacios, que sigue en suelo rústico
  • En 2003 se recalifica el suelo de la fábrica de Urssa como de uso industrial
  • En 2018 el Ayuntamiento libera a Urssa del compromiso del traslado
  • En 2021 URSSA entra en concurso de acreedores
  • En 2021 las bases del PGOU plantean recalificar a uso urbano la parcela de URSSA, lo que elevaría su valor y podría interesar a los acreedores de URSSA.

En 1976 la Junta Permanente municipal (equivalente a la Junta de Gobierno Local) alcanzó un acuerdo con la Caja de Ahorros Municipal de Vitoria y con la empresa URSSA, en el que se recogía que, en el plazo máximo de diez años, la empresa debía trasladarse de Adurza a una parcela en Jundiz. Desde entonces, ningún gobierno municipal ha hecho cumplir el acuerdo.

En 2018 el Ayuntamiento adjudica a URSSA la parcela de Jundiz, pero sin condicionar esa adjudicación al abandono de los terrenos que ocupa en Adurtza. En la resolución de la Junta de Gobierno Local, el gobierno daba por cumplido el acuerdo original, percibiendo 1.500.000€, pero renunciando al traslado. EH Bildu ya denunció entonces que no se podía renunciar a trasladar dicha actividad indutrial que 40 años atrás ya se consideraba inadecuada para el entorno y, por ello, interpuso un recurso de reposición que fue rechazado.

Leer más...

Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. yo no tu si dice:

    El Ayuntamiento recalifica un terreno para que sospechosamente la banca sea la gran beneficiada? Como suena esto no? Ah no, que los de los pelotazos y la corrupción eran los otros estos no… claro claro…

    Por cierto, los suelos industriales no se deben de descontaminar después de su uso? Lo digo porque como el Ayuntamiento dice “el uso residencial es apropiado para esta zona” los futuros residentes pueden tener unas sorpresas a nivel sanitario a tener en cuenta

Responder a yo no tu si Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad