Advertisement
Advertisement

El histórico Bar La Unión cambia de manos

3 junio, 2019

Cervezas Byra gestionará el mítico bar de la Plaza de España, en el que seguirán trabajando por cuenta ajena Mariajo, Carlos y el cocinero Igor

La Unión ya tiene relevo. El mítico bar de la Plaza de España reabrirá la semana que viene con nueva gerencia: la empresa de cerveza alavesa artesana 'Cervezas Byra'. Un cambio que para muchos fieles de este local pasará desapercibido, ya que por ahora dos camareros y el cocinero seguirán trabajando en este espacio.

Los responsables de Cervezas Byra asumen ahora este reto de gestionar La Unión tras cerrar el traspaso. Un camino en el que no estarán solos. Mariajo e Igor (cocinero) pasarán de ser socios a trabajadores en esta nueva etapa, en la que también seguirá Carlos, otro de los históricos tras la barra.

El objetivo de Byra es, por tanto, mantener el espíritu de La Unión. Este miércoles será el último día de los actuales gestores: del jueves al domingo cerrarán y aprovecharán para limpiar a fondo el establecimiento. Lo harán tras casi un año buscando un interesado en el negocio que se ajustase a sus peticiones.

La semana que viene volverá a abrir de nuevo sin apenas novedades visibles para los parroquianos. Los posibles cambios se irán notando poco a poco, de la mano de los impulsores de esta marca de cerveza artesana de la Llanada Alavesa.

  • Historia de Vitoria-Gasteiz

La Unión es uno de los establecimientos 'de toda la vida' de Vitoria-Gasteiz. Una ciudad que ha visto cómo, en la última década, ha perdido otras referencias hosteleras como El Albéniz o Casa Felipe (reabierto como Txertena).

Es uno de los pocos bares del Centro en los que, cuando entras, aún te llaman por tu nombre. Ese local unido a la historia de Vitoria-Gasteiz: el local del vino caliente, el local que asumió como suya la Cirila tras el cierre de Casa Felipe, el local donde las paredes y ‘El Abuelo’ se visten de cada evento de ciudad, y el local en el que todos son amigos. Porque amigos era la palabra más escuchada desde la parte trasera de la barra en la época de Mario.

Por ahora ese espíritu se mantendrá: no habrá cambios en la cocina y 'El Abuelo' seguirá anunciando desde el balcón cada evento de ciudad.

  • Un bar con casi un siglo de vida

La Unión nació a comienzos del siglo XX, de la mano de Pablo Mantegui y Valentina Asurmendi. En 1938 ‘la señora María’ se hizo con el establecimiento, que posteriormente heredaron las hijas Margari y Pepi Mendizabal. Las hermanas se repartieron después el local: el actual almacén pasó a ser el negocio Telas Marte, mientras La Unión quedaba en manos de Pepi y su marido Mario, hasta el fallecimiento de este en 1985.

Mariajo e Iñaki, los hijos, reformaron el local y en 1987 tomaron las riendas del negocio familiar, convirtiéndolo incluso en restaurante durante 5 años. En 2003 tomaron una decisión difícil: cerrar por las tardes. Necesitaban tener tiempo para sus familias: poder disfrutar más allá del bar, y así lo explicaron a los clientes en una carta emotiva. Durante una década mantuvieron este horario, hasta que hace ya casi una década decidieron reabrir.

Mariajo recuerda que ella, sus hermanos y primos nacieron dentro del bar: toda una vida en el negocio familiar. “Cuando éramos niños teníamos el almacén en la actual Oficina de Turismo (que en su día fue la farmacia Ormazabal) y los primos íbamos ahí a ordenar botellas”. Ella, que durante muchos años ha sido la responsable del local, se echa ahora a un lado para dejar la gestión a los responsables de Byra.