El Barcelona casi le agua la fiesta navideña al Buesa Arena

22 diciembre, 2017

Los culés remontaron 17 puntos en el último cuarto a un Baskonia que hasta el momento había estado incontestable

La Navidad anticipada llegó al Buesa Arena con el triunfo de Baskonia sobre el Barcelona por 85 a 82. La dura racha de partidos navideños comenzó con buena sintonía para los de Pedro Martínez. Sin embargo, dejaron escapar una diferencia de 17 puntos en el último cuarto, que acabó siendo de infarto. Una vez más, el acierto desde la personal y una gran última defensa acabaron decantando la balanza para el equipo local, ayudados por más de 11.000 baskonistas.

Tornike Shengelia fue el mejor del partido con 24 puntos y 31 de valoración, secundado por los 14 puntos y 5 rebotes de Vincent Poirier. A excepción de un último cuarto excepcional, los culés no pasan por su mejor momento, y podrían optar por despedir a Sito Alonso en las próximas horas.

Incluso antes del salto inicial ya se auguraba una noche de emociones fuertes. La afición azulgrana recibió con silbidos a Adam Hanga en su regreso al Buesa Arena, y aplaudió cuando Nahia, una vitoriana de 8 años con una rara enfermedad, fue ovacionada antes del inicio del choque.

Los catalanes sorprendieron al Buesa con un fuerte inicio. Pierre Oriola comenzó haciendo daño bajo los tableros y Heurtel dirigía bien los contraataques. Pero los de Martínez rápidamente se serenaron y pusieron el 18-11 a favor. Los azulgranas jugaron con gran intensidad defensiva, especialmente en el exterior. No obstante, fueron algo castigados en la pintura por Seraphin y Tomic, lo que acortó la diferencia al final del primer cuarto (22-17).

En el inicio del segundo periodo, la aportación de Kevin Jones resultó vital para mantener arriba a Baskonia. El ala-pívot norteamericano llegó casi como un desconocido y se ha asentado con galones en la rotación del técnico catalán. Su muñeca (en el poste y en la línea de tres) y su capacidad de lucha se han ganado rápidamente el cariño del Buesa. Entre él, un hipnótico rectificado de Matt Janning y un rebote ofensivo de Poirier obligaron a Alonso a pedir su primera pausa de la noche (31-22).

De nada sirvió; los locales siguieron enrachados y amenazaban con romper el partido. Fue el turno de Granger. El uruguayo volvió a ala acción tras perderse el partido de Milán y anotó dos triples consecutivos. Baskonia alcanzaba la máxima diferencia, el Buesa Arena disfrutaba de ello y Sito Alonso volvía a pedir tiempo muerto con el 43-29 en el electrónico. Janning culminó el festival de la primera mitad con un triple prácticamente sobre la bocina para una ventaja de 17 puntos al descanso.

  • Primera parte casi perfecta de Shengelia

Pese a la buena actuación colectiva, en la primera mitad todos los focos se dirigieron hacia Tornike Shengelia. El georgiano fue una pesadilla constante para la defensa culé. Estuvo acertado de larga distancia, de media y en las cercanías del aro. En resultado: 20 puntos en 13 minutos con 4/4 en triples y 8/9 en tiros de campo.

El capitán de Baskonia siguió con su recital en la reanudación para poner el +20 de diferencia. En estos primeros minutos llegaron los mejores instantes de los locales sobre el parqué. Hicieron gala de un buen movimiento de balón para marear a la defensa rival y culminaron dos jugadas con sendos mates propios de los vídeos de highlights.

La entrada a banquillo de Shengelia no frenó a un equipo que ya había cogido velocidad de crucero. Jones y Beaubois salieron a pista para aumentar la diferencia, que ya empezaba a ser sonrojante para un equipo en crisis como el Barcelona. Pau Ribas puso algo de tierra de por medio para los culés, que aun así encararon el último cuarto con necesidad de un milagro (74-57).

  • Parcial de 17-0 para el Barcelona

Y casi lo consiguen. Un parcial de 8-0 nada más comenzar el cuarto decisivo provocó los primeros nervios en la grada. Baskonia no consiguió anotar en los dos primeros minutos, además de perder algún balón. Un triple de Juan Carlos Navarro, el segundo en el periodo, colmó la paciencia de Pedro Martínez, que pidió tiempo muerto. El Barcelona había logrado recortar la diferencia a 9 puntos con el peor Baskonia de la noche sobre la pista.

El tiempo muerto no cambió nada. Los locales siguieron sin anotar un punto en todo el cuarto y Barcelona empató el partido a falta de 5 minutos. El parcial era ya de 0-17. Cuando peor estaba el equipo, aparecieron Poirier y Timma para anotar los 5 primeros puntos de Baskonia. Respiraba un Buesa Arena que ya comenzaba a ahogarse.

Pero el Barcelona estaba ya metido en partido y era superior a Baskonia. Los culés insistieron a base de balones luchados y rebotes ofensivos hasta que se pusieron por delante con otro triple de Navarro a falta de 45 segundos. Shengelia devolvió el mazazo con dos tiros libres, Janning robó la siguiente posesión y Marcelinho Huertas puso el +3 desde la personal a falta de 15 segundos. Una excelente defensa de Baskonia evitó el desastre final y significó la séptima victoria en Euroliga. 

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad