Alarma Roja en el Buesa

28 diciembre, 2013

FOTO: José Ángel Calvo El Baskonia se encuentra a un paso del abismo de cara a la Copa del Rey. El conjunto alavés, que ha demostrado una solidez mayor de la esperada en Euroliga, deambula sin embargo sin rumbo en la ACB. La derrota de ayer frente al Tenerife, con Ricardo Uriz convertido en MVP […]

FOTO: José Ángel Calvo
El Baskonia se encuentra a un paso del abismo de cara a la Copa del Rey. El conjunto alavés, que ha demostrado una solidez mayor de la esperada en Euroliga, deambula sin embargo sin rumbo en la ACB. La derrota de ayer frente al Tenerife, con Ricardo Uriz convertido en MVP de la jornada, provoca una racha de cuatro derrotas consecutivas en la liga doméstica, que alejan cada vez más al Baskonia de la Costa del Sol. Actualmente se encuentra a 2 victorias del séptimo, en el puesto 12. Nunca antes a estas alturas el Baskonia se había visto tan lejos.

Baskonia es un habitual de las Copas del Rey. Desde que en el 93 quedó tercero en A Coruña, en el 94 subcampeón en Sevilla y en el 95 Campeón en Granada, su presencia ha sido constante en la competición del KO, con una presencia importante de seguidores.

Una de las razones de este fracaso hay que buscarlo en la pérdida de calidad de la plantilla, aunque hay que reconocer que eso es algo que los aficionados ya habíamos asumido desde el principio. El problema es que a la menor calidad se le ha unido la ausencia de carácter. Ese carácter que el Baskonia se empeñó en vender a los aficionados en la campaña de captación de abonos. La frase ‘Vuelve el Carácter’ resuena ahora en la cabeza de muchos aficionados, que no entienden la actitud del equipo, entre el pasotismo, la impotencia, la locura y la falta de claridad en el juego.

Todo esto sería aún más preocupante si no fuera porque el Baskonia también nos ha enseñado su otra cara, la de un equipo serio capaz de ganar a cualquiera en Europa, incluso a rivales superiores teóricamente a él.

Hay quien habla de la necesidad de acometer fichajes o cambios dentro de la actual plantilla, aunque ahora mismo el problema es general. Por ello, antes de fichar convendría aclarar y reconstruir un grupo joven, que debería tener la ambición intacta. Una ambición que, bien encauzada por Sergio Scariolo, debería servir para los siguientes objetivos baskonistas. Porque, llegados a este punto, quizás la Copa del Rey sea algo secundario. El objetivo principal es conseguir que todos y cada uno de los jugadores vuelvan a creer en el proyecto, en sus capacidades y en las de sus compañeros.

Scariolo debe ser el encargado de reflotar esta nave, aunque no tiene apenas capacidad de reacción. El domingo visitan Santiago, el jueves viaja a Málaga en el debut de Euroleague, el sábado viene el Barça y la semana siguiente el Panathinaikos. Menú calentito para los aficionados que, sin embargo, ven con más temor que emoción los próximos encuentros.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad