Preocupante racha del Baskonia

13 febrero, 2014

Laboral Kutxa cayó con contundencia en su visita a Turquía donde su oposición duró poco más de un cuarto y sobraron treinta minutos. El equipo atraviesa una etapa muy exigente de calendario coincidiendo con muchos problemas en la plantilla y el resultado está siendo una preocupante racha de derrotas. Las expectativas no eran esperanzadoras. La […]

baskonia-caiLaboral Kutxa cayó con contundencia en su visita a Turquía donde su oposición duró poco más de un cuarto y sobraron treinta minutos. El equipo atraviesa una etapa muy exigente de calendario coincidiendo con muchos problemas en la plantilla y el resultado está siendo una preocupante racha de derrotas.

Las expectativas no eran esperanzadoras. La plaga de lesiones con Hamilton, Heurtel y Poeta como últimas víctimas, el ya de por sí justo nivel del equipo y la dificultad de la pista y el rival hacían presagiar un partido feo para los intereses baskonistas. Los turcos presentaban, también, numerosas bajas y la misma urgencia que Baskonia de sumar una victoria por lo que el envite se presentaba fundamental.

Los de Obradovic empezaron con más fluidez. Tratando de imponer un ritmo dinámico y aprovechando que Laboral Kutxa no acertaba en sus ataques, a pesar de lograr buenas posiciones, los otomanos dispusieron de las primeras diferencias (10-3, min3). El lógico tiempo muerto de Scariolo sirvió para empezar a producir en ataque pero en defensa las vías de agua continuaban siendo varias como demuestran los 18 puntos del Fenerbahce en seis minutos. Pleiss lideraba al equipo en un continúo intercambio de golpes, sin defensa alguna, y Baskonia lograba acercarse en el marcador (24-22, min8) aprovechando el mal balance defensivo local. Al final del primer cuarto 30-24 con los dos equipos jugando sin postes en una loca partida de ajedrez entre los dos entrenadores.

El arranque del segundo cuarto fue desastroso. La defensa, inexistente, encajó catorce puntos en poco más de dos minutos y la ventaja se disparó con los locales muy inspirados y crecidos gracias a las facilidades baskonistas (44-28, min13). Scariolo movía el banquillo buscando un quinteto consistente que, a día de hoy es difícil encontrar, y la ventaja no paró de crecer hasta el descanso al que se llegó con un sonrojante 59-38 al descanso.

La segunda mitad no tuvo ninguna historia. Los locales dominaron siempre con ventajas superiores a la veintena en un partido donde la defensa baskonista no hizo acto de presencia en ningún momento como deja entrever el doloroso 98-64 final. Los jóvenes tuvieron ración de minutos para foguearse en un encuentro que deja al equipo, prácticamente, fuera de combate en el TOP16 con muchos partidos por jugarse aún en un trayecto que puede hacerse largo y tortuoso. Por si fuera poco arranca la que el Baskonia ha llamado la Semana Mágica el fin de semana llega a Vitoria el líder invicto de la Liga Endesa, el Real Madrid. Mal cliente para recuperar sensaciones en un equipo muy lastrado por los problemas físicos y con jugadores sumergidos en un mar de dudas.