Baskonia se queda a las puertas de despedir el año a lo grande

29 diciembre, 2017

Un Buesa casi lleno asistió a uno de los mejores choques del curso, que se llevó el CSKA (81-90)

El Buesa Arena estuvo muy cerca de tener una gran despedida de año. El pabellón casi se llenó para asistir a la derrota del cuadro alavés frente al CSKA por 81 a 90. El choque, no obstante, fue uno de los mejores que se ha podido ver en Vitoria a lo largo de la temporada. Los azulgranas plantaron cara al mejor equipo de la Euroliga por récord y estuvieron muy cerca de lograr la hazaña. Aun así, todavía pueden conseguir la última victoria de 2017 el domingo ante el Murcia.

Si los baskonistas no lograron la victoria fue por Sergio Rodríguez. El Chacho fue amo y señor de un partido en el que todas las opciones moscovitas pasaron por él. Sus 25 puntos, 8 asistencias y 6 rebotes fueron solo una muestra del impacto que generó en el partido. En el Baskonia destacó Tornike Shengelia con 33 de valoración (20 puntos y 13 rebotes) por encima del resto, aunque Timma no se quedó muy atrás (17 puntos, 5 rebotes).

Apenas cuatro minutos tardó Tornike Shengelia en levantar al Buesa Arena. Dos acciones del georgiano pusieron al Baskonia por delante tras comenzar el CSKA con la iniciativa. Otra canasta de Timma obligó a Itoudis a pedir el primer tiempo muerto recién comenzado el choque. No sirvió para para detener la tremenda exhibición local, que sumó un parcial de 14-0. Itoudis agotó su segundo tiempo muerto sin que el partido llevara más de 6 minutos en juego.

No obstante, por algo es el CSKA el líder de la Euroliga. Los visitantes terminaron asentando la cabeza y recortaron la diferencia a 6 puntos con 2:30 por jugarse del primer cuarto. La entrada progresiva de la segunda unidad baskonista en el partido se fue notando, y Baskonia ya no era el equipo arrollador del comienzo. Lo mejor que dejaron los minutos finales fue el regreso de Patricio Garino, tras más de un mes de baja. El equipo tuvo tiempo de firmar un buen último minuto gracias a Voigtmann (26-18).

A Garino se le vio falto de ritmo en sus minutos, y se cargó rápidamente de faltas. Salió en su sustitución Beaubois para dar un nuevo foco de problemas a la defensa rusa. Pero estos ya estaban cogiendo velocidad de crucero. En un abrir y cerrar de ojos revirtieron el marcador para poner el 31-32. La dupla formada por Sergio Rodríguez y Will Clyburn era un auténtico dolor de cabeza para Huertas y Janning, incapaces de detenerlos en defensa por habilidad y físico. Además, Othello Hunter comenzó a hacer estragos en la zona.

  • Un partido para enmarcar

Pero con la vuelta del quinteto inicial regresó la batalla por parte azulgrana. En pista se encontraban probablemente los cinco mejores hombres de cada conjunto y el intercambio de canastas y acciones de renombre era constante. Parecía que los de Pedro Martínez podían salir victoriosos al descanso, pero Nando de Colo apareció por fin en el encuentro para darle el liderato al CSKA (48-51).

Los rusos también salieron algo más acertados en la segunda mitad. Todas sus opciones en ataque pasaban por Sergio Rodríguez. Con el canario en pista, los visitantes siempre encontraban algún tiro fácil; o él mismo se los creaba. En ataque forzaban la máquina para intentar conseguir una diferencia notable en el marcador, pero tampoco hacían mucho por defender. Beaubois y Timma tuvieron varios triples sin oposición. Aunque fallaban los tiros, Poirier y Shengelia estaban atentos para la segundas oportunidades.

Ambos interiores estaban cuajando un gran partido, pero el francés tuvo un momento apoteósico. Finalizó un gran alley-oop a pase de Huertas para luego taponar a Hunter en la canasta contraria. Justo después fue sustituido por Voitgmann, dado que estaba agotado. El Buesa le recompensó con una grandísima ovación.

Sin embargo, los de Martínez no conseguían ponerse por delante, aunque por momentos eran mejores que los visitantes. Lo consiguieron finalmente con un triple de Marcelinho Huertas. El brasileño estaba encendido por una acción anterior, y la antideportiva que le pitaron tras un mate de Beuabois desató la ira del Buesa, más por la protesta del staff técnico visitante que por la acción del base. Con todo, los azulgranas se marcharon liderando por 72 a 70 al último cuarto.

La tensión sobre el parqué era máxima desde el inicio del cuarto. Apenas se vieron canastas, pero cada acción hacía saltar las chispas entre jugadores de los dos equipos y la afición. Quien cometiera el mínimo error podía dejar escapar el choque. Fue aquí donde el Baskonia comenzó a equivocarse. El cuadro de Moscú subió la intensidad defensiva y obligó a los locales a abusar de individualidades. En el otro lado, la calidad del Chacho y de Corey Higgins puso tierra de por medio. Tal y como transcurría el partido, tenían la mitad del trabajo hecho con el 75-82 en el marcador.

Sergio Rodríguez, quién si no, fue el encargado de poner la puntilla al duelo con un triple desde la esquina. Baskonia intentó remontar en un minuto la diferencia, pero Higgins remató el encuentro con otro lanzamiento de tres. Baskonia acabó cayendo en el Buesa, pero la afición supo reconocer el esfuerzo local. Se le esfumó así una nueva oportunidad de entrar entre los ocho primeros de la Euroliga.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad