Baskonia siembra el final de su temporada con la segunda derrota en Madrid

4 junio, 2022

Baskonia encaja una dolorosísima derrota en el segundo partido de la serie

83:71

El Real Madrid fue superior de principio a fin ante un Baskonia que no estuvo a buen nivel y enseñó la bandera blanca muy pronto. La falta de dirección de juego y la gran inferioridad en el rebote fueron clave en un partido en el que Baskonia no compitió. Además, terminó con la sensación de que, incluso, en algunos jugadores faltó orgullo.

El partido fue una especie de déjà vu con el primero de la serie. Sin embargo, esta vez a la mala salida del tercer cuarto se le sumó la del segundo. Estos dos grandes parciales fueron demenciales para un Baskonia que no ha podido igualar ni en juego ni en carácter al Real Madrid.

real madrid baskonia segundo partido

Tavares fue, de nuevo, decisivo para su equipo. Foto: Víctor Carretero / realmadrid.com

Los jugadores importantes de Baskonia no aparecieron en ningún momento. La falta de acierto llevó, de nuevo, al mal juego. Ningún jugador estuvo al nivel necesario para un partido de estas características.

Por otro lado, Spahija no encontró cómo hacer reaccionar a sus jugadores. Tampoco buscó opciones en otros jugadores menos habituales. Ni Kurucs, ni Raieste, ni Sedekerskis pisaron la cancha para cambiar la tendencia del encuentro. Solo lo hicieron al final, cuando el partido estaba muerto.

Estadísticas

Mejor resultado que sensaciones

A los dos conjuntos les costó arrancar el encuentro. Durante el primer cuarto se sucedieron los fallos en ambos lados de la cancha. Sin embargo, Tavares marcó la diferencia con 10 puntos y 3 rebotes ofensivos. Así, el Madrid vivió de las segundas oportunidades del pívot para irse por delante al final de los 10 primeros minutos.

Baskonia devolvió un gran parcial al Real Madrid, pero no fue suficiente para acercarse en el marcador

Baskonia también eligió el comienzo del segundo cuarto para la ya habitual desconexión. Además, con horribles sensaciones. Un parcial de 13-0 llevó el partido a la máxima diferencia a favor de los blancos hasta el momento (31-15). Sin embargo, la respuesta baskonista fue mejor que en el primer encuentro de la serie, y con un parcial de 0-11 volvió al encuentro.

Pero el momento más destacado de la primera mitad fue uno que condicionaría el resto del encuentro: la tercera falta de Baldwin. A partir de ahí, el joven Juan Nuñez tomó el mando para volver a abrir la diferencia a los 10 puntos antes del descanso (40-30).

Otra horrible salida tras el descanso

Con el Real Madrid sin bases, fue el Baskonia el que no encontró nadie al timón en la segunda mitad. Con Baldwin cargado de faltas, Jayson Granger volvió a no dirigir bien al equipo en los minutos que sumó en la cancha.

En su vuelta al parqué, Baldwin tampoco estuvo acertado, "contaminado" por el mal hacer del resto de sus compañeros. Además, hizo rápidamente su cuarta falta, lo que le condenó, de nuevo, al banco.

Otro gran parcial del Real Madrid terminó por romper el encuentro

En esa tesitura, el Real Madrid comenzó a gustarse sobre la cancha y abrió de nuevo la diferencia a unos 18 puntos que, a la postre, fueron insalvables (50-32). El Baskonia no reaccionó, y volvió a mostrar su peor cara, con la que nunca pudo acercarse de nuevo en el marcador.

Así, Baskonia enseñó la bandera blanca ya mediado el tercer cuarto. Los jugadores se rindieron, y ni siquiera mostraron el orgullo necesario en un partido de semifinales. Finalmente, el encuentro terminó con un resultado que se queda corto para lo visto sobre la cancha, tras un pequeño maquillaje en los últimos instantes.