Baskonia termina la temporada superado por el rebote del Madrid

7 junio, 2022

El conjunto azulgrana fue a remolque durante todo el encuentro (77-85)

77:85

Baskonia dice adiós a la temporada tras perder el tercer partido de las semifinales contra el Real Madrid. A pesar de los continuos intentos de remontada espoleado por el público del Buesa Arena, los azulgrana se vieron superados por el físico de los blancos. Además, la superioridad en el rebote de Tavares lastró a los de Spahija que fueron a remolque durante todo el partido.

baskonia madrid semifinales

Giedraitis mira el aro antes de tirar Foto: acb Photo

Antes del pitido inicial, Baskonia y Real Madrid realizaron un homenaje a Pablo Laso. El entrenador vitoriano sufrió un infarto tras el segundo partido de semifinales y este martes ha salido del hospital para recuperarse en su casa. En el apartado estadístico, Wade Baldwin fue el mejor del Baskonia en el último partido de la temporada con 26 puntos.

Estadísticas

Atasco azulgrana

Durante los primeros minutos, el Madrid cargó el juego por dentro ante su superioridad física. Sin embargo, Baskonia defendió bien esas acciones e impidió la anotación sencilla de los blancos. La efectividad azulgrana estuvo en las manos de Alec Peters que metió los primeros cinco puntos del partido (5-3). En ese momento, los madrileños encadenaron un parcial de 2-9 para poner las primeras diferencias en el marcador.

El Madrid lo basó todo al triple y le valió en un primer cuarto muy acertado (10-18). Tras un tiempo muerto de Spahija, los vitorianos ajustaron más en defensa. A pesar de ello, los ataques eran muy espesos y no encontraron situaciones sencillas para acercarse en el marcador. La desesperación azulgrana llevó a que los jugadores no se entienderan sobre la pista y esto provocó que la diferencia del Madrid se fuera por encima de los diez puntos (14-25).

Fogonazos individuales

La diferencia física del Madrid en el poste bajo hizo mucho daño a Baskonia que no supo parar ni a Deck ni a Tavares. Aunque los centímetros blancos eran superiores, Neven Spahija decidió jugar sin un cinco puro y apostó por la dupla Peters-Costello. El ataque de Baskonia siguió sin funcionar y las pérdidas se sucedieron. Esta espesura en ataque provocó que el equipo vitoriano apenas superara los 20 puntos en los primeros 15 minutos (21-33).

Wade Baldwin era el único que se atrevió en ataque y provocó que el partido siguiera vivo. En los locales, cada jugador hizo la guerra por su cuenta en ataque. En un momento de sequía madrileña, Fontecchio se echó el equipo a sus espaldas para acercar a los azulgrana y levantar al público del Buesa Arena. La afición azulgrana estaba metida en el partido y protestó cada falta que le pitaron a Baskonia en la defensa a Tavares.

Poderío interior del Madrid

Baskonia dio un paso adelante tras el descanso pero el Madrid igualó las fuerzas e incluso aumentó la ventaja (38-48). Los centímetros de Tavares se impusieron en la zona azulgrana y el caboverdiano sembró el peligro cada vez que la pisaba. Los de Spahija no encontraron la efectividad necesaria aunque los tiros estaban bien seleccionados. Este apagón del Baskonia lo aprovecharon los madrileños para volver a poner la diferencia por encima de la decena (42-55).

Spahija volvió a autolimitarse y no contó con Kurucs, Sedekerskis ni Raieste

Baldwin era el único jugador de Baskonia que intentó algo diferente. Sin embargo, la actitud del base americano no fue suficiente para frenar al Madrid. Los blancos jugaron con el marcador y alargaron las posesiones lo máximo posible para que los de Spahija no intentaran la remontada (51-62). Baskonia no supo parar a Tavares y es que el pívot blanco las metió de todos los colores incluidos los tiros a media distancia.

A remolque

Jayson Granger lideró el inicio del último cuarto para Baskonia con 6 puntos consecutivos. Esa reacción del uruguayo culminada con un mate de Costello que levantó a todo el Buesa Arena para parecerse al de las grandes noches (64-69). Dos malas acciones y falta de interpretación en ataque penalizaron a los vitorianos tras ese parcial a favor. Además, las facilidades en el rebote permitieron al Madrid segundas acciones que no perdonaron (66-78).

El Madrid durmió el partido con el marcador a su favor para sentenciar la eliminatoria. Y dos triples de Deck y Hanga terminaron con las ilusiones baskonistas (66-81). Con todo decidido, el partido se convirtió en un correcalles en las dos canastas con el que los azulgrana se sentían más liberados. El encuentro terminó con polémica porque Chus Mateo pidió un tiempo muerto con todo decidido, algo que no gustó al Baskonia (77-85).