Advertisement
Advertisement

El Baskonia vuelve a exhibir su peor cara

6 abril, 2014

El Laboral Kutxa es un equipo, hoy por hoy, con desorden de personalidad. No es capaz de mantener su identidad o su juego ni cuatro días seguidos y tras un buen partido en un intrascendente encuentro europeo volvió a la competición doméstica, donde se juega el pescado ahora mismo, para firmar cuarenta minutos plagados de […]

Murcia-Baskonia (Foto: ACB)

Murcia-Baskonia (Foto: ACB)

El Laboral Kutxa es un equipo, hoy por hoy, con desorden de personalidad. No es capaz de mantener su identidad o su juego ni cuatro días seguidos y tras un buen partido en un intrascendente encuentro europeo volvió a la competición doméstica, donde se juega el pescado ahora mismo, para firmar cuarenta minutos plagados de irregularidad para terminar cayendo contra un equipo que pelea por evitar el descenso y que demostró más hambre.

UCAM Murcia salió dispuesto a afrontar un partido a tumba abierta y Baskonia no rehuyó el envite con un primer cuarto plagado de defensas mejorables y un equipo local que fue cogiendo confianza. Baskonia no se encuentra mal en los intercambios de golpes y le gusta jugar a ese ritmo. De esta manera Mainoldi, Causeur y Pleiss daban réplica a los Berni Rodríguez o Rodrigo San Miguel para poner al equipo por encima (16-17, min7), pero dos desastrosos últimos minutos de cuarto provocaron un parcial abierto de 8-0 y se pasó del 19-19 al 27-19 al final del primer acto y 31-19 en el comienzo del segundo. Laboral Kutxa no defendía con consistencia y se atascaba ante la defensa zona propuesta por Marcelo Nicola, mientras que los murcianos, por su parte, con jugadores algo irregulares pero de rachas veían como el partido les iba perfecto y con posesiones ágiles buscaban una y otra vez el aro visitante hasta amenazar con romper el partido (39-23, min13). A partir de ahí el acierto murciano empezó a menguar, como era de esperar, errando numerosos tiros libres y los de Scariolo lograron reducir la diferencia metiéndose de nuevo en el encuentro y marchándose al descanso con 46-37. Esperanzador para la primera parte vista.

Adam Hanga (Foto: ACB)

Adam Hanga (Foto: ACB)

El paso por el vestuario no mejoró el panorama. Berni siguió tirando, con acierto, de su equipo y en la pintura había muchas dificultades para detener a un revoltoso Lima. Resultado: 9-0 que puso la diferencia rondando los veinte (55-37) y tiempo muerto de Scariolo que logró cambiar las tornas y devolver el parcial con un 0-7 con Heurtel de pleno ejecutor. Se dio un paso adelante en defensa con Hamilton y Hanga, por fin, y se sacó beneficio logrando con transiciones rápidas sumar puntos «gratis» hasta conseguir un 4-17 que apretó el electrónico (59-54, min29; 63-57, min30).

Poco a poco el equipo siguió bajando la diferencia. Dos triples, Jelinek-Nocioni, pusieron el 65-63 y la sensación que flotaba en el ambiente es que la confianza estaba cambiando de mando. Sin embargo, Ben Romdhane mantenía a los suyos con importantes rebotes ofensivos y puntos en ataque, mientras Scariolo tenía que recurrir a Poeta para dar algo de oxígeno a Heurtel y es un hecho que con el italiano en cancha el equipo tiene menos fluidez. Pleiss se convirtió entonces en el bastión para aguantar pero la diferencia se iba ampliando poco a poco, nuevamente (74-68, min35). Un triple de San Miguel volvió a poner la diferencia por encima de los diez y Baskonia cayó en la precipitación para terminar despidiéndose del partido merecidamente.

Al final 89-80 y nueva derrota en una mochila que ya pesa en exceso y que reduce cada vez más el margen de error ya no para poder optar a subir posiciones de cara a los playoffs sino para estar presentes en los mismos.

Leer más...

Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. de donde no hay no se puede sacar, y menos con scariolo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad