Advertisement
Advertisement

El Baskonia duerme séptimo en Euroliga tras ganar al Panathinaikos

30 marzo, 2021

Es la novena victoria del Baskonia en los últimos diez partidos en Euroliga (82-97)

El Baskonia dominó el encuentro de principio a fin frente al Panathinaikos. Los vitorianos cerraron una exhibición ofensiva en lo que fue uno de los mejores encuentros de la temporada en ataque. Esta victoria junto con las derrotas del Real Madrid y Zenit permite a los de Dusko dormir en puestos de Play Off.

baskonia panathinaikos

Giedraitis consiguió su máxima valoración en un encuentro con el Baskonia (35). Foto: Euroleague

Dusko Ivanovic apostó por jugar con cinco pequeños prácticamente desde el primer momento, y los jugadores respondieron. El Baskonia martilleó desde el comienzo a los griegos desde el triple. De hecho, los vitorianos llegaron a tener un 8/8 en triples, y el primer fallo llegó casi en el descanso. Finalmente, el Baskonia terminó con un 14/20 en ese apartado.

De hecho, en el 20 aniversario del 9/9 en triples de Stombergas, Polonara hizo soñar durante parte del encuentro en que sería posible igualarlo. No lo hizo, pero aún así cuajó su mejor partido de la temporada. Y eso que el listón estaba alto para él. El jugador italiano terminó con 22 puntos y 11 rebotes para 36 de valoración. Rokas Giedraitis (25 puntos y 35 de valoración) y Zoran Dragic (22 puntos) le acompañaron magistralmente junto con Peters, Henry y Sedekerskis.

Cinco pequeños

Los dos equipos comenzaron en primera marcha, intentando ver las intenciones del rival, pero sin apretar demasiado en defensa. En todo caso, ni griegos ni vitorianos consiguieron anotar mucho en los primeros minutos, en los que el Panathinaikos consiguió sus primeras ventajas desde la línea de tres.

Dusko Ivanovic prescindió prácticamente desde el comienzo de los 'cincos', pese a que Diop salió de titular. Fall no pisó la pista en toda la velada. Con los pequeños sobre el parqué, Baskonia cargó su juego desde el triple con un impresionante acierto en el primer cuarto (5/5). Tres de ellos fueron de Polonara. El italiano puso actividad defensiva casi desde el pasamanos inicial.

Panathinaikos buscó mucho su juego interior, a la vista de la elección de Dusko de jugar con Peters y Polonara en el interior. Mitoglou se fue al descanso con 18 puntos y 5 rebotes, pero fue el único jugador que aportó a su equipo. Sin embargo, la defensa de Baskonia fue muy buena en ese aspecto, aunque algunos rebotes en ataque permitieron al Panathinaikos no despegarse del todo en el marcador.

La reentrada de Diop como '5' desajustó el equipo en defensa y los griegos se acercaron a tres puntos en el marcador. Ivanovic quitó tanto al hispano-senegalés como a Vildoza para volver a la fórmula de los pequeños que mejor había funcionado, y conseguir de nuevo la diferencia de 8 puntos al descanso (41-49).

Parcial de inicio

Baskonia continuó apretando al salir de los vestuarios. Tras la primera canasta de Panathinaikos, un parcial de 0-9 del Baskonia puso ya los 15 de diferencia (43-58). Tras este primer parcial, por momentos, el equipo comenzó a acusar el cansancio de la corta rotación. Sin embargo, los griegos no redujeron la diferencia a una cifra.

A diferencia de la primera mitad, el Baskonia pudo controlar a Mitoglou. Pero el que apareció fue Howard Sant-Roos para evitar que el partido se rompiera por completo tras el descanso. Pero el Baskonia, a rachas, consiguió mantener esa diferencia alrededor de los 15 puntos todo el cuarto. Solo un triple sobre la bocina de Bochoridis bajó la diferencia a 13 puntos a favor de los griegos (59-72).

Ruptura desde el triple

El Baskonia cerró el partido en los primeros minutos del último parcial, cómo no, desde el triple. Dos de Giedraitis y uno de Dragic pusieron a los vitorianos 20 puntos arriba (63-83). El lituano y el esloveno fueron los perfectos complementos en la anotación para Polonara durante todo el partido.

El propio Giedraitis estuvo desatado durante toda la segunda parte, y ni él, ni ningún baskonista dio tregua a los griegos, que no pudieron pelear en ningún momento por el encuentro. De hecho, el Baskonia se permitió el lujo de, en medio de una exhibición ofensiva, disfrutar muchísimo sobre la cancha en los últimos minutos, sabiendo que el equipo había conseguido entrar en los puestos nobles de la clasificación.