Baskonia quiere estar en el Top8

2 abril, 2015

Un gran Laboral Kutxa superó de principio a fin a un aspirante a Final Four, como Fenerbahce para alargar una semana más sus aspiraciones de meterse entre los ocho mejores del continente. Aspirante a todo y con una plantilla de talonario el conjunto de Obradovic ya estaba avisado del partido de ida de que iba […]

Un gran Laboral Kutxa superó de principio a fin a un aspirante a Final Four, como Fenerbahce para alargar una semana más sus aspiraciones de meterse entre los ocho mejores del continente.

Aspirante a todo y con una plantilla de talonario el conjunto de Obradovic ya estaba avisado del partido de ida de que iba a tener que emplearse a fondo para rescatar la victoria en el Buesa Arena. Salieron los otomanos buscando no intercambiar golpes y controlar el ritmo del partido a través del cerebral Zizis pero Laboral Kutxa salió enchufado y mandón aunque no demasiado acertado (9-5, min5). El ex-baskonista Bjelica, creciendo mucho de la mano de Zeljko, lideraba ofensivamente a los suyos para mantener la igualdad hasta que Causeur, en modo Bertans, no dudaba y su acierto desde 6,75 aumentaba los decibelios mientras Iverson se convertía en el dueño y señor del rebote y la diferencia comenzaba a estirarse (19-10, min8). La defensa baskonista era la mejor noticia del primer acto sabiendo frenar el talento rival pero malos balances defensivos finales arruinaban parte del trabajo realizado (21-14).

No cambió demasiado el guión en el segundo periodo. Ambos entrenadores movían banquillo y Baskonia seguía dominando de la mano de un efectivo Begic que ponía la diferencia por encima de los diez (28-16, min12). El partido se enredaba en constantes faltas y el visitante Vesely, una de sus estrellas, se cargaba con cuatro en un visto y no visto. Las defensas seguían dominando a los ataques y dos triples consecutivos del capitán baskonista disparaban la ventaja (37-20). Los turcos sólo lograban sumar desde el tiro libre pero sacaban partido del constante contacto que señalaban los árbitros y limaban diferencia al descanso (42-29).

Intermedio que no sentó bien a los vitorianos. 0-6 en poco más de un minuto y tiempo muerto de un enfadado Ibon Navarro que veía como el rival se agarraba al partido con demasiado poco. Adams frenó el parcial con un oportuno triple y el equipo recuperó las constantes vitales (47-37, min23). La defensa volvía a funcionar y desde esa solidez Baskonia encontraba la manera de correr y la confianza para anotar volviendo a golpear al gigante turco (52-37, min25). El base americano veía aro tras una floja primera parte y el encuentro volvía a estabilizarse en los doce-catorce (61-47, min30). Vesely regresaba en el último cuarto para, tirando de su imponente físico, tratar de buscar la remontada pero recibía la quinta personal en su mejor momento y abandonaba el partido dejando a los suyos huérfanos de líder. Los exteriores visitantes no podían con la gran defensa del Laboral Kutxa y Fenerbahce sólo producía en la pintura ante un Baskonia que mostraba más argumentos en ataque (70-57,min35). Con el viento a favor los locales se desmelenaron, en especial James que hizo lo que quiso durante los minutos finales para disfrute de una afición que mantiene el sueño del Top8 y despidió a los suyos con una merecida afición con el 90-73 final. Ganando en Málaga, Baskonia volvería a escribir su nombre entre los participantes de los cuartos de final salvo que Efes haga lo propio en los dos compromisos que le restan.