Advertisement
Advertisement

Baskonia sigue progresando

15 marzo, 2015

El club azulgrana superó a los catalanes con una buena actuación conjunta

tillieUn trabajador Laboral Kutxa supo interpretar y madurar el partido frente al siempre incómodo Joventut para terminar superándole con merecimiento y claridad por 87-68.

El encuentro prometía puntos y de inicio no decepcionó. Dos equipos cuyos objetivos pasan por ganar metiendo más que su rival garantizaban espectáculo en el Buesa Arena y en esas arrancaron. Suton y Adams abrieron el tarro de las esencias saludando al respetable con sendos triples. Los verdinegros dominaban el intercambio de golpes con todas sus fichas produciendo (9-14, min5).

El visitante Hannah marcaba los tiempos del partido y la Penya se sentía cómoda sobre el parqué vitoriano mientras Laboral Kutxa no lograba defender al rival pero si dar réplica y mantener igualado el partido al término del primer acto (22-23).

La dinámica no variaba en los primeros compases del segundo cuarto en los que destacaba la presencia del joven Sedekerskis debutando con la elástica baskonista. Con 33-34 en el minuto 14, Joventut se paró y Laboral Kutxa no dudó en "recoger el guante" y ponerse por encima en el electrónico. San Emeterio lideraba un parcial de 8-0 con los de Salva Maldonado atascados durante cuatro minutos y los locales se marchaban a vestuarios cinco arriba (41-36).

En un visto y no visto un 0-6 volteó el marcador colocándose los verdinegros por encima. Habían vuelto y la dinámica anotadora volvió a ser la protagonista. Hannah seguía siendo la referencia verdinegra mientras que por Baskonia los puntos procedían de distintas manos (Iverson, Tillie, Adams...) y eso otorgaba más regularidad ofensiva a los azulgranas que seguían mandando (53-49, min25).

Al Joventut le costaba mantener el intercambio huérfano del acierto de algunas de sus referencias y la diferencia rozaba la decena (61-52, min29; 63-54, min30). Los de Ibon Navarro se sentían superiores y supieron detectar que era el momento de romper el encuentro. El caudal ofensivo baskonista sacó entonces lo mejor de su repertorio y dos triples de Bertans dispararon a 16 la diferencia (74-58, min34).

Hannah seguía demasiado sólo en la Penya y dos nuevos triples, esta vez de James, sentenciaron el partido (82-60). Ibon Navarro concedió entonces minutos a todos y el equipo terminó amasando un nuevo triunfo en casa por un claro 87-68 gracias al buena aportación de muchas dd sus fichas con seis jugadores por encima de diez de valoración.