Baskonia disfruta contra Zalgiris en el último partido de la Euroliga

1 abril, 2022

Un primer cuarto perfecto en anotación permitió al Baskonia jugar muy cómodo (96-79)

96:79

Baskonia pasó por encima del Zalgiris en la última jornada de la Euroliga. Como los copos de nieve que caían fuera del Buesa Arena, los puntos baskonistas cayeron con mucha facilidad en el primer cuarto. Esta diferencia permitió al Baskonia jugar con el marcador durante el resto del partido ante un Zalgiris tocado. Con esta victoria y el triunfo del Bayern al Estrella Roja, Baskonia se despide de la Euroliga tras una temporada irregular.

baskonia zalgiris

Marinkovic se marcha de Jankunas Foto: @Baskonia

Baskonia tuvo la baja de última hora de Wade Baldwin. El conjunto azulgrana anunció que el base americano tenía molestias en el hombro derecho y no ha forzado contra Zalgiris. Esta baja ha desplazado a Arturs Kurucs al puesto de base dónde ha tenido más minutos de lo habitual.

Estadísticas

Acierto azulgrana

Baskonia empezó con buen pie el partido y metió un parcial de 11-2 a su favor. Zalgiris intentó recortar la diferencia con su poderío físico interior pero no consiguió el acierto bajo aro. Esa incidencia de los lituanos por dentro hizo que Matt Costello cometiera 2 faltas en apenas 5 minutos de encuentro. Además, el conjunto azulgrana aprovechó las pérdidas de Zalgiris para empezar a correr y de esta manera anotar sin oposición (15-2).

Tras más de cuatro minutos sin anotar, Lekavicius y Giffey rompieron la sequía del Zalgiris con dos canastas consecutivas (19-6). Pero Baskonia estuvo muy cómodo sobre la pista y encontró muchas opciones por dentro. Poco a poco, los de Spahija aumentaron la diferencia hasta llegar a los 20 puntos (30-10). En un cuarto perfecto de anotación, Baskonia terminó con 35 puntos los primeros 10 minutos.

Comodidad del Baskonia

El acierto no se cortó entre cuartos. Baskonia sumó de tres en tres mientras que Zalgiris falló la mayoría de los tiros. Aunque le ventaja no dejó de crecer, los ataques eran menos fluidos y Spahija paró el partido para corregir a sus jugadores. Simone Fontecchio cogió los galones en ataque para mantener la renta por encima de los 20 puntos (48-22). Esta gran ventaja permitió que jugadores como Kurucs o Marinkovic tuvieran muchos minutos sobre el parquet del Buesa Arena.

Baskonia tuvo mucha superioridad contra un Zalgiris apagado que no conseguía anotar. Ese estado llevo a la relajación defensiva del equipo azulgrana que permitió a los jugadores lituanos llegar hasta el aro. Además, la relajación se trasladó al público del Buesa Arena que apenas celebraba cada canasta. Zalgiris apretó el acelarador antes del descanso y consiguió reducir la diferencia gracias a ocho puntos casi consecutivos (57-40).

Relax sobre la pista

Matt Costello fue el faro ofensivo del Baskonia tras el paso por vestuarios. Todos los balones pasaron por el pívot americano que aprovechó para anotar dentro de la zona (63-42). La defensa de cambios en los bloqueos de los de Spahija bloquearon a Zalgiris en ataque. Y es que el conjunto lituano solo anotó desde fuera ante ese tejido en la zona del Baskonia. Ese acierto exterior de Zalgiris permitió que Baskonia no se fuera más en el marcador (66-50).

Las pérdidas lituanas permitieron a los azulgrana anotar al contraataque. Y en esas jugadas volvió a aparecer Costello que estuvo muy inspirado en el tercer cuarto. Tras el tiempo muerto de Zalgiris, Spahija apostó por jugar con Vanja Marinkovic de base para dar descanso a Granger y con las tres faltas de Kurucs. A pesar del bajón en intensidad, Baskonia aumentó la diferencia para llegar con +27 al último cuarto (77-50).

Final sin ritmo

Marinkovic se mantuvo de base a pesar de coincidir con Kurucs en pista. Una fórmula que funcionó al Baskonia llegando hasta casi los 30 puntos de ventaja. Zalgiris consiguió anotar con varios ataques rápidos liderados por Lekavicius y Milaknis. Pero esta efectividad de los lituanos llegó con el partido decidido y un Baskonia más permisivo en defensa (83-58). Además, los ataques azulgrana dejaron de fluir y acabaron con muchas pérdidas.

sedekerskis baskonia zalgiris

A Spahija no le gustó la relajación de sus jugadores y pidió tiempo muerto para buscar una reacción. Zalgiris solo anotaba desde triple y Baskonia respondió de la misma manera (92-69). Con el partido decidido, Spahija dio minutos a Álex Barrera. El escolta catalán fue junto a Raieste los únicos jugadores de Baskonia que no anotaron en el partido. Zalgiris maquilló el resultado en los últimos minutos para acabar por debajo de los 20 puntos de desventaja (96-79).