El Papa beatifica a un religioso alavés fusilado en la Guerra Civil

| 26 abril, 2021

Nicesio fue fusilado con 77 años, tras huir del convento en el que residía

El Papa ha nombrado beato al alavés Nicesio Pérez del Palomar Quincoces, religioso de la Congregación del Santísimo Redentor. El sacerdote fue asesinado en Madrid en 1936, un mes después del Golpe de Estado que dio inicio a la Guerra Civil.

Este alavés nació en  Tuesta en 1859. Con 25, en 1884, ingresó como fraile redentorista. “En octubre de 1891 se instala en la localidad francesa de Les Contamines, en la frontera con Suiza e Italia, para aprender técnicas novedosas de la horticultura y apicultura para poder desarrollarla luego en España. Con estas dos facetas –maestro de obra y hortelano– inicia decenas de obras y novedosas huertas en Madrid, León, Navarra, Granada, Cuenca, Santander y Valencia. Los testimonios de quienes le conocieron le definían como una persona muy trabajadora e inteligente, donde cada día se entregaba a la oración y quien celebraba misa con gran devoción”, asegura la Diócesis de Vitoria en un comunicado.

Cuando estalló la Guerra Civil Nicesio tenía 77 años. Durante los primeros días de la contienda, él y los once que formaban el grupo de Hermanos frailes se refugiaron en varios lugares distintos en Madrid tras abandonar el convento donde vivían por el continuo tiroteo que sufrían en la fachada y ante la prohibición de celebrar misa.

El relato respecto a Nicesio explica que “tras dividirse y esconderse en varias ubicaciones por la capital, el 14 de agosto de 1936 dos de ellos, entre quienes estaba el fraile alavés, fueron delatados y llevados por milicianos al Palacio del Marqués de Valdeiglesias convertido en checa. Dos días después, en la madrugada del 16 de agosto, un débil y anciano padre Nicesio, que estaba casi ciego, y otro religioso que le acompañaba y cuidaba, el Hermano Gregorio Zugasti, fueron llevados a Vallecas para estar en otra cárcel. Pero en mitad del camino el coche sufrió una avería”.

Les bajaron del vehículo y ante la imposibilidad de arreglar el fallo, allí mismo, les dispararon, matándolos en el acto. Antes de ser ejecutados, los dos religiosos les pidieron que les dejaran rezar una oración, cosa que así hicieron según el archivo histórico”, exxplican los informes de historiadores. En julio de 1940 se procedió a la exhumación e identificación de sus cuerpos, arrojados a una fosa común y trasladados al Panteón de los Redentoristas en el Cementerio de la Almudena de Madrid, donde reposan actualmente.


2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Maika dice:

    Si a lo que se relata en la noticia lo llaman fusilamiento yo ya no sé a qué podemos llamar periodismo.

  2. José Martinez dice:

    Qué crimen cometería este hombre para ser perseguido, delatado, detenido y ejecutado sin que presentasen cargos contra él, sin juicio y sin posibilidad de defensa.

    77 años y casi ciego. Leer los relatos de lo que hicieron con él y sus compañeros debería resolverlos las tripas a todos. Nunca más.

    Que no caiga en el olvido las injusticias que se cometieron contra la población en aquellos oscuros años.

    Memoria, y respeto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad