Borinbizkarra estrena columpios y Elejalde sigue esperando el inicio de las obras

25 enero, 2018

El Ayuntamiento asegura que el mal tiempo impide dar inicio a las obras, que acumulan dos meses de retraso

columpios borinbizkarra Borinbizkarra tiene ya instalados los columpios bajo la pasarela. Sin embargo el retraso se acumula en la zona de juegos naturalizada, ubicada junto a esta pasarela. Las lluvias y el hecho de que la tierra esté mojada impiden realizar los trabajos en el lugar. Lo mismo ocurre con la zona de Elejalde. Dos meses después de vayarse la parcela aún no han entrado las máquinas.

Lo que se ha colocado por ahora es una zona de columpios bajo la pasarela, similar a cualquier otra de los nuevos barrios. Falta, por los citados problemas de la lluvia, adecuar a su lado otra parcela de 825 metros cuadrados más naturalizada. Para este segundo entorno no se empleará ningún pavimento, únicamente tierra vegetal.

 

Las estructuras, construcciones y elementos que se utilicen para los juegos permitirán recrear o emular al máximo el entorno natural y estarán integrados en un bosque urbano. Con ese objetivo se utilizarán troncos, gaviones, piedra, tierra, arena, cuerdas, materiales reciclados…Además, la empresa finalmente seleccionada deberá colocar bancos y sillas, papeleras, una fuente y aparcabicicletas en la zona. También se mejorará el alumbrado y la red de riego.

  • Elejalde sigue en espera

elejalde zona de juegos

La parcela está vallada y señalizada, pero acumula los diversos montones de tierra vegetal procedentes de la excavación del instituto Zabalgana.  El Ayuntamiento asegura que si la tierra está mojada no se puede trabajar. El proyecto tendrá varias zonas en círculo: en el centro habrá un claro que incorporará varios juegos más habituales o convencionales.

Ese claro estará rodeado por una especie de ‘dónut’ de tierra que servirá para delimitar esa zona central de esparcimiento y que también para jugar (subir y bajar corriendo, atravesarlo en bicicleta, incorporar túneles y toboganes…). Fuera de ese murete, por su parte, se establecerán distintas zonas con juegos integrados en la naturaleza, en un entorno más ‘emboscado’.

La parte central de la zona de juegos contará con una canasta de baloncesto, dos postes para jugar al fútbol y postes de voleibol no estructurados, puesto que no se pretende diseñar un espacio deportivo reglado como los habituales. La muralla de tierra o ‘dónut’, por su parte, se podrá cruzar de forma libre (también a través de toboganes o túneles…) y estará acompañada de un circuito de ciclocross de tierra.

Alrededor de esa estancia central y fuera de la muralla, por su parte, se situarán diferentes áreas de juegos naturalizados.Conjuntos de troncos para saltar entre ellos, piedras para sentarse y saltar, ramas tumbadas para hacer equilibrios en un circuito… En concreto, serán seis zonas distintas. Acompañadas de zonas con árboles y arbustos. El área de juegos se completará con una pequeña zona húmeda que contará con un carácter pedagógico y de juego.