Advertisement
Advertisement

El BRT tendrá el mismo recorrido que la Periférica y "no afectará en exceso a América Latina"

17 noviembre, 2017

Habrá 13 autobuses eléctricos, que se recargarán en dos paradas opuestas en apenas 4 minutos

La implantación del BRT en el actual recorrido de la Línea Periférica obligará a cambiar numerosos cruces en Vitoria-Gasteiz, lo que costará cerca de 7 millones de euros. Habrá obras en varios puntos de la ciudad, que se simultanearán para crear carriles exclusivos. Los trabajos arrancarán en 2018.

En ese coste no está establecida por ahora la reforma de América Latina. Hoy Miren Larrión ha preguntado por ello a la consejera Arantxa Tapia, quien ha dejado la pelota en el tejado del Ayuntamiento. Urtaran, sin embargo, parece descartar la reforma, al asegurar que "tampoco va a afectar en exceso la línea periférica, porque ya pasa por ahí". El alcalde ha asegurado que el ayuntamiento sigue buscando soluciones para la movilidad entre el Este y el Oeste. Larrión ha pedido al alcalde que reúna a todos los grupos para definir esta actuación.

El BRT estará gestionado por el Ayuntamiento y contará con tres tipos de paradas, que serán similares a las existentes actualmente en el tranvía. La validación del billete se realizará en el propio andén. Habrá 13 autobuses y la frecuencia será similar a la de la actual periférica. Habrá siete vehículos de 18 metros de largo y seis de 12.

Los vehículos se cargarán mediante un pantógrafo invertido en las paradas de Boulevard y Mendizorrotza. Será una carga rápida de cuatro minutos, que permitirá dar la vuelta completa a este vehículo. Este método permitirá ganar agilidad y rapidez en la carda.

El alcalde ha desvelado que la reforma del BRT costará 41,2 millones de euros, y será financiado en su mayoría por el Gobierno Vasco.

El alcalde ha explicado por qué se recurre a la instalación del BRT en la Periférica: "Es la línea que transcurre por el mayor número de barrios y la que más pasajeros tiene". La semana pasada Zabalgana Batuz y otras asociaciones criticaban que la implantación de la línea esté basada en el estudio realizado a comienzos de siglo, cuando no existían ni Salburua ni Zabalgana, dos de los barrios hoy más poblados.

El alcalde también ha criticado las posturas de los partidos políticos: "Están anteponiendo su interés partidista al interés general".