El Gobierno Vasco presenta el BRT a los partidos del Ayuntamiento

23 noviembre, 2016

Algunas de las dudas sobre el proyecto aún tendrán que esperar respuesta en los proyectos futuros

Los grupos municipales han conocido hoy de primera mano el proyecto del BRT para Vitoria-Gasteiz. Desde el equipo de gobierno han aclarado que a día de hoy sólo se conocen los detalles previos y que muchas de las dudas sólo se resolverán cuando se redacten los proyectos consultivos.

El BRT tendrá 24 paradas por sentido en su recorrido. Habrá tres conexiones con el tranvía en Txagorritxu, Euskal Herria y la UPV (ampliación del tranvía a Adurtza). Estos autobuses tendrán una longitud de 18 metros y una frecuencia de 8 minutos en horas punta y 12 en horas valle. Habrá 11 autobuses eléctricos.

La plataforma del bus express tendrá 3,5 metros de ancho e irá ubicada en la zona exterior de la calzada, pegadas a la acera para así facilitar la incorporación en las paradas. Además habrá que semaforizar todos los cruces para garantizar su prioridad.

El estudio conlleva cambios urbanísticos en muchas de las calles, con pérdida de plazas de aparcamiento, traslado de paradas, reubicación de contenedores o incluso ampliación o reducción de las medianas. En otros casos será también necesario reubicar el mobiliario urbano.

  • Modelo de ejecución

En la reunión de hoy no se han aclarado algunos puntos como la solución a América Latina o las cocheras, ya que para ello aún habrá que negociar y analizar las posibilidades. Muchas de las dudas quedarán resueltas con los proyectos consultivos, sostienen desde el Ayuntamiento.

  • Apoyo mayoritario

El BRT cuenta con el apoyo inicial de Irabazi, EH Bildu, PNV y PSE, mientras que Podemos y PP muestran sus reticencias a este proyecto por diferentes razones.

El Gobierno Urtaran insiste en que la implantación del BRT "se trata de una oportunidad irrepetible y que cuenta con beneficios tanto económicos como sociales para Vitoria-Gasteiz. Modernizaríamos la flota de TUVISA con 11 nuevos equipos eléctricos, se generaría una infraestructura urbana de carril segregado de alta capacidad, y lograríamos reforzar los servicios de transporte público que se ofrecen en Vitoria-Gasteiz", aseguran fuentes de alcaldía.

También desde ETS se ha abierto la puerta a estudiar otro modelo de ejecución y con ello ahorrar costes, tal y como defiende EH Bildu. La fórmula de financiación público-privada es la más adecuada para poder repartir los costes a 15 años y no recurrir a deuda, pero al mismo tiempo supone un coste final elevado.Desde el PP insisten en el elevado coste del proyecto y hoy lo han aumentado aún más, al especular con el IPC y añadirle el coste de dirección de obra.

  • Más barato según EH Bildu

EH Bildu Gasteiz se ha mostrado dispuesto a seguir apostando por "un proyecto vanguardista y puntero que vuelva a situar a Vitoria como referente en materia de sostenibilidad".

La coalición considera viable reducir el coste del proyecto, de los 105 millones de euros previstos, en hasta 32 millones de euros. Para ello bastaría con recurrir a la financiación 100% pública: "En la reunión de esta mañana ha quedado claro que es posible explorar otras vías de financiación que sean menos lesivas para los intereses de la ciudad. Eso es positivo porque con todas las cartas sobre la mesa podremos conseguir un proyecto mejor para la ciudad". Sin embargo Urtaran ha alertado que recurrir a esta fórmula podría hipotecar las instituciones y hacer superar sus niveles máximos de deuda.

  • Más caro según el PP

El PP ha denunciado hoy que, tal y como está planteado en el borrador inicial del Gobierno Vasco, el BRT costaría 125 millones de euros a los vitorianos. La formación popular explica que en la cifra anterior no estaba contemplada la actualización del IPC. Además el borrador especifica que la dirección de obras será contratada y abonada directamente por la Administración Pública.

Desde el PNV creen que esta actitud del PP se debe a que la formación "ya se ha posicionado en contra de esta iniciativa públicamente y ahora busca argumentos para justificar su decisión política". También aseguran que desde el PP "trasladan dudas que actualmente no se pueden resolver puesto que el proyecto no está redactado".

El PP  y Podemos también han criticado la falta de información y concrección sobre las cocheras de Tuvisa y la reforma de América Latina.

  • Imposición para Podemos

Podemos considera "una imposición" el BRT por parte del Gobierno Vasco: "Un proyecto lleno de dudas sobre su viabilidad y financiación por la falta de ese trabajo previo básico". Hinojal ha acusado al Gobierno Vasco de querer experimentar con la ciudad.

Según Podemos, en el acuerdo interinstitucional de hace un año el Gobierno Vasco se comprometía a elaborar en un plazo de seis meses un análisis de alternativas de comunicación este-centro-oeste mediante el tren-tram, el BRT, el tranvía, el autobús eléctrico o la combinación integrada de ellos, un estudio para la implantación de la alternativa más eficiente, un estudio para la extensión de las actuales vías del tranvía a partir de Angulema, un análisis de la implantación del BRT en la línea periférica de la ciudad y un estudio sobre la implantación de la bicicleta eléctrica. Sin embargo a día de hoy sólo está el estudio del BRT.Linha Verde BRT Curitiba, Est Marechal Floriano

Podemos también ha alertado de que fue en noviembre cuando se acababa el plazo para optar a las ayudas europeas, según avanzó Urtaran.

El PNV ha negado que se trate de un proyecto improvisado. El Ayuntamiento defiende que hay un gran trabajo político y, sobre todo, técnico, entre Ayuntamiento y Gobierno Vasco.

  • Irabazi pide responsabilidad

Irabazi, por su parte, cree que el borrador de proyecto es mejorable y discutible y no defiende que se ejecute tal y como se refleja en los documentos entregados desde el Gobierno Vasco. La iniciativa cree que en el seno de la mesa de movilidad y el foro de movilidad sostenible se puede llegar a un proyecto que sea el mejor para la ciudad.

Irabazi ha criticado “los palos en la ruedas” que se están poniendo al proyecto, únicamente por intereses políticos.