La desaparición de la cabeza romana de Arkaia llega a los juzgados

18 febrero, 2022

EH Bildu pide la comparecencia de Jon Buesa, la persona a la que supuestamente se le entregó la pieza tras encontrarla

La Diputación Foral de Álava lleva a los juzgados la desaparición de la cabeza romana descubierta en Arkaia en 1976. Esta mañana la diputada de cultura Ana Del Val ha comparecido para dar explicaciones sobre el tema en la comisión de Cultura y Deporte. Un tema en el que no se ha profundizado demasiado, al haberse decretado secreto de sumario.

En todo caso, Ana del Val ha explicado qué ha hecho hasta ahora para recuperar esta pieza, por la que "no se ha hecho nada" en los últimos 46 años. La diputada asegura que en cuanto tuvo conocimiento del tema comenzó a estudiar el asunto. Y, tras recabar información, pidió un informe a los servicios jurídicos de la Diputación.

Este informe, asegura la diputada, llegó a la conclusión de que no se puede aplicar la Ley de Patrimonio 7/1990. Y como había prescrito no se podía acudir ni a la vía penal ni a la administrativa para recuperar esta pieza. En todo caso se podría realizar una expropiación forzosa, "en caso de que la pieza fuera de suficiente interés", ha aclarado.

"Más allá de indicios, no hay pruebas de su ubicación real", asegura Del Val

En cualquier caso, el primer paso debe ser tener la seguridad de dónde está la pieza, ha insistido Del Val. Sin embargo, en este momento, "más allá de indicios, no hay pruebas de su ubicación real".

La última persona que supuestamente tuvo esta pieza es Jon Buesa, en ese momento jefe de servicio de la Diputación. Una persona a la que, según se conoce, se le entregó la pieza antes de que se le perdiera la pista. EH Bildu ha pedido su comparecencia para aclarar lo sucedido.

Trabajo "sigiloso" de la Diputación

Antes de llegar a esta situación, Ana Del Val asegura que ha trabajado "con sigilo y discreción para primero ubicar y luego intentar recuperar la pieza". Algo que, de momento, no se ha conseguido. Ese trabajo ha sido en colaboración con Ertzaintza, que también ha dado a conocer a la fiscalía la situación.

Un caso "sorprendente" y de "difícil resolución"

En todo caso, la diputada de Cultura ha asegurado que este "sorprendente" caso tiene "difícil resolución". De todos modos, insiste en que "el Gobierno Foral está haciendo todo lo posible" para recuperar la cabeza romana de Arkaia. Un trabajo que se llevará hasta el final y sobre el que también pretende depurar responsabilidades "caiga quien caiga".

También ha insistido en asegurar que "la apropiación indebida del patrimonio público" le parece algo "deplorable". Algo que el propio Diputado General de Álava, Ramiro González, también dijo hace algunas semanas.