Advertisement
Advertisement

El adiós a la calefacción central ya tiene fecha

6 diciembre, 2021

Las 45.0000 viviendas de Álava con caldera comunitaria deberán instalar contadores de facturación individual para pagar solo por el consumo realizado

¿Vives en un edificio con calefacción central? Este será el penúltimo invierno en el que hagas frente a este gasto de forma colectiva en Álava. A partir de marzo de 2023 cada vecino pagará exclusivamente por lo que consuma. La empresa alavesa experta en aislamiento Ecoisola explica cómo aprovechar esta transición para mejorar la eficiencia energética de tu vivienda.

¿Qué dice la Ley? Pago por consumo

La calefacción central tal y como la concebimos tiene los días contados. En concreto, la forma en la que los vecinos pagarán por ella. Y es que el Real Decreto 736/2020 obliga a medir de forma individualizada los costes de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria en los edificios. No desaparecerán las calderas comunitarias, pero cada vecino pagará únicamente por lo que use. Y para saber qué consume, habrá que instalar contadores.

Los sistemas de calefacción central actuales, con instalaciones comunes para todo un edificio, no tienen en cuenta el consumo individual de cada usuario y “esto va en contra de la sostenibilidad medioambiental y el ahorro energético que promueve Europa”, señala Jon Alba, responsable de Ecoisola.

Los contadores individuales permitirán una facturación real del consumo. Se pasa de facturar en función de los metros cuadrados de la vivienda, a hacerlo únicamente por el consumo realizado.

“Más allá de esto, vemos desequilibrios en las comunidades más antiguas: incluso pagando lo mismo, las viviendas de pisos inferiores acumulan más calor que otras en los pisos superiores por la cercanía de las calderas. A medida que se asciende, la potencia va suavizándose”, desvela Jon.

¿Continuaré con una buena temperatura en casa? El aislamiento como aliado

aislamiento-en-comunidades

 

¿Mi casa tendrá una buena temperatura? Es lo que se preguntan muchos vecinos. Para aumentar los criterios de sostenibilidad en casa, más allá de la calefacción central, lo ideal es aislar la vivienda. “De esta forma, aseguraremos temperaturas altas en invierno con un gasto reducido de calefacción”, indica Jon.

El Real Decreto nos abre las puertas a:

  • Evitar el despilfarro con ventanas abiertas por el exceso de temperatura en determinadas viviendas con calefacción central.
  • Controlar la temperatura de cada habitación.
  • Pagar por lo que realmente se consume.
  • Aprovechar este cambio para mejorar el aislamiento de la vivienda en un momento clave.

En este sentido, el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) estima que el ahorro medio ronda los 200€ anuales con el reparto individualizado. Si a esto le sumamos una mejora del aislamiento, podrás ahorrar en la factura energética desde el primer día y, se estima, que el desembolso inicial de aislar tu vivienda estará amortizado en unos 3 años en una ciudad como Vitoria-Gasteiz.

Para las comunidades de vecinos que decidan aprovechar el momento para mejorar el aislamiento del edificio, desde Ecoisola apuntan: "acudimos a las reuniones de vecinos para explicar todos los beneficios de aislar vuestra comunidad”.

¿Cómo individualizar las calefacciones en edificios con calefacción central? Plazos

Este cambio afecta de forma diferente según las zonas climáticas del país. En Álava estamos en la zona D. Por tanto, todos los edificios deberán tener instalados contadores individuales, repartidores de costes o válvulas termostáticas, como muy tarde, en marzo de 2023:

  • Para bloques de 20 viviendas o más en el edificio: fecha límite hasta 1 de octubre de 2022.
  • Edificios con menos de 20 viviendas: hasta el 1 de marzo de 2023.
  • Otros usos diferentes de viviendas: 1 mayo de 2022.

La norma afecta a los edificios con sistemas de calefacción o refrigeración construidos antes de 1998. En esa fecha se aprobó el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (ITE), lo que supuso que las construcciones posteriores a 1998 ya estaban obligadas a instalar dispositivos de contabilización individual.

¿Qué pasos debo dar? Decisiones y dispositivos

La adaptación a la nueva norma se aborda en la junta de propietarios del edificio, responsable de aprobar el presupuesto a la empresa seleccionada para certificar la viabilidad y rentabilidad de la instalación. En función del sistema de calefacción centralizada que tenga el edificio, se optará por un contador individual de energía para cada vivienda o por un repartidor de costes de energía:

  • Contador individual. La solución ideal para medir y repartir gastos de energía. Cuenta de forma más o menos exacta la energía que consume cada vecino, dato que se vuelca directamente en la factura mensual.
  • Repartidores de costes. En las viviendas con calefacción por columnas verticales puede que no sea viable un contador individual y se instalarán repartidores de costes. Estos aparatos van montados sobre los radiadores, no necesitan una obra para su montaje, y estiman la energía de cada radiador. Como todos los vecinos tendrán el mismo sistema, se repartirán proporcionalmente los gastos entre cada uno de ellos.
repartidor-de-costes-de-calefacción

Repartidor de coste en radiador

La solución a escoger debe ser una elección de la comunidad. En concreto, al tratarse de una medida de eficiencia energética, requiere el voto favorable de las tres quintas partes de los propietarios, que tendrán que decidir qué sistema usan y con qué empresa lo contratan.

Además, la instalación se realizará “siempre que sea técnicamente viable y económicamente rentable”, tal y como especifica la norma. Esto implica que, en casos excepcionales en los que la instalación suponga más desembolso que el ahorro que genera, la Ley no obliga a la instalación individualizada.

En todo momento serán las empresas especializadas las que asesorarán en cada punto de la normativa. “Desde Ecoisola colaboramos con equipos de expertos para buscar la solución integral a las necesidades de aislamiento y mejora energética de cada edificio”, concluye.