Cambio de empresa de mantenimiento para las rampas mecánicas... ¿Y nuevas rampas?

29 mayo, 2024

Otra empresa se encargará desde el 21 de julio del mantenimiento de estas rampas

El Ayuntamiento cambiará la empresa de mantenimiento de las rampas del Casco Viejo. Tras años de incumplimientos, el Ayuntamiento amplió 6 meses el contrato de la empresa actual, que ha seguido incumpliendo continuamente.

Esta cuestión recibió duras críticas por parte del vecindario, que ve como día sí y día también no pueden utilizar este servicio. Ahora, el propio Ayuntamiento también sufre las consecuencias: un técnico municipal revisa todos los días estas rampas, ya que la empresa no emite informes sobre su estado.

La razón de esa prórroga hasta el 21 de julio de 2024 fue, según la concejala de Espacio Público y Barrios, Beatriz Artolazabal, tener el tiempo suficiente para hacer una auditoría de las rampas y señalar los pasos a seguir. Una auditoría de la que el Departamento, de momento, tan solo tiene el borrador.

Esta auditoría señalará las actuaciones a hacer. Unas actuaciones que Artolazabal adelanta irán desde, simplemente, aplicar un mantenimiento normal, hasta hacer reparaciones o, incluso, sustituirlas. Una situación que hará que el nuevo contrato no solo sea de mantenimiento, sino también de todos estos aspectos.

"No queremos un parche", ha asegurado Artolazabal. "Las rampas han hecho un buen trabajo durante los años, pero no han tenido un buen mantenimiento". Algo que hace que el Departamento de Espacio Público tenga que hacer una nueva inversión para volver a dar un servicio idóneo.

¿Cuándo llegará la nueva empresa?

Según los planes del Ayuntamiento, y cumpliendo todos los plazos, la nueva empresa podría realizar sus trabajos a partir del 21 de enero de 2025. Es decir, seis meses después de que termine el contrato actual.

¿Qué pasará entre medio? Ahora, el Departamento de Espacio Público y Barrios sacará un contrato intermedio para cubrir las necesidades durante los seis meses en los que se tramite el nuevo pliego.

Este pliego intermedio mejora las condiciones económicas e incorpora una lista de todas las piezas necesarias para las reparaciones necesarias. Eso sí, también se incrementan las penalizaciones en caso de no cumplir las obligaciones.

Hasta ahora, la empresa responsable de este mantenimiento ha recibido más de 41.000 euros repartidos en 14 multas, de los cuales más de 35.000 ya están en las arcas del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

Críticas de la oposición

Tanto PP como Elkarrekin han criticado la gestión municipal respecto a este asunto. Marta Alaña (PP) que ya criticó la prórroga en febrero, ha asegurado que "nos hubiéramos evitado más disgustos si se hubiera actuado con más celeridad". Y es que, critica, que el PNV ya estaba "al tanto" de la situación desde la anterior legislatura.

Además, cree que el nuevo contrato no llegará para enero de 2025: "El anterior contrato tardó 7 meses en ponerse en marcha. Me resulta difícil de creer que vaya a tardar menos de 6 meses", ha explicado.

Por su parte, Oskar Fernández, de Elkarrekin, asegura que esta situación supone "el parche del parche" a un problema que se alarga durante los meses. "Es una patada a seguir", ha asegurado.