Granjas de caracoles: la alternativa de San Prudencio para el confinamiento

| 24 abril, 2020

Los caracoles de granja se alimentan con piensos especiales

El origen de la tradición de comer caracoles en San Prudencio se remonta a los temporeros que venían a Rioja Alavesa a trabajar. Alava es una tierra propicia para los caracoles: la combinación de lluvia y sol que vivimos durante esta época hace aflorar a los moluscos. Pero este año, en vez de ir al campo a buscarlos, tendremos que comprarlos. Nos quedamos sin disfrutar con su recolecta. Pero también, todo hay que decirlo, evitamos la pesadez de tener que limpiarlos.

En realidad cada vez son más los que recurren a los caracoles ya embotados. La ley no permite la venta de los caracoles silvestres, y quienes los capturan en la naturaleza lo hacen para el consumo propio o de sus amigos.

Caracoles Gorbea Karakolak

Muchas tiendas de productos preparados ofrecen sus caracoles ya embotados y cocinados. Incluso realizan reparto a domicilio. Los caracoles no gustan a todos, pero sí es más frecuente que guste la salsa que los suele acompañar: habitualmente se preparan con tomate, chorizo, jamón y un toque picante.

Varias carnicerías venden también estos días caracoles ya preparados. Carnicería Paco es una de ellas. Los venden en tarrinas a un precio de 32,50 euros el kilo, preparados con una salsa a base de ibéricos y perretxikos. Aunque avisa Gustavo de Carnicería Charcutería- Paco que son “un poco picantes”. El año pasado vendieron 900 kilos y este incluso esperan vender más.

Otra opción para disfrutar de una cacerola este San Prudencio es acercarnos al supermercado o a la tienda a por un bote de caracoles de granja. Caracoles Gorbea es una de estas empresas que crían los caracoles, los limpian y los embotan. Esta empresa formada por tres socios tiene origen alavés.

La familia Lauzurika empezó a criar caracoles en el año 2000, en 2009 se creó la marca y empezó la comercializacion. También comenzaron a venderlos en San Prudencio en Vitoria. En 2014 Marcos de Guipuzkoa y Joana de Bizkaia, interesados en dedicarse a los caracoles, contactaron con la familia Lauzurika y entre los tres crearon un proyecto nuevo para comercializar bajo la misma marca, Caracoles Gorbea.

  • Granjas de caracoles

En esta empresa compran el alevín, es decir, el caracol recién eclosionado del huevo, y lo sueltan en las granjas para su engorde a través de una buena alimentación que traen de Francia con un pienso especifico para caracoles.

De esta forma, explica Joana Lara, consiguen que “la carne del caracol sea mucho mas jugosa, más blanca y la cáscara más dura que un caracol que puedas encontrar en la calle”.

Es importante que haya granjas de caracoles, “el caracol silvestre esta prohibida su venta porque tu no sabes ese caracol de que se ha alimentado y donde ha estado. Si compras un caracol de granja sabes que ha estado pastando de forma natural en unos recintos acondicionados para ello.

Cuando el caracol ha alcanzado su punto de dureza y de tamaño se recogen , se limpian y se llevan a la conservera para embotar. Los tarros llevan un proceso de esterilización para matar las bacterias. De esta forma, la conserva se mantiene en perfecto estado durante cinco años. En los botes, el caracol ya está limpio y cocido. También se puede encontrar en salsa, con tropiezo y listo para comer.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

gasteiz hoy

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.