Carnicerías Halal: la carne sagrada que atrae a los vitorianos en Coronación

| 29 mayo, 2021

La carne halal está poco a poco ganando protagonismo en el barrio de Coronación y ya es parte del paisaje y de las costumbres de sus vecinos

La carnicería de Mohamed es como cualquier otra. El olor a carne, los pollos descabezados y los solomillos rojizos esperan a los clientes que hacen cola para entrar a comprar. Pero la diferencia salta a la vista en pocos minutos. Francés, árabe o inglés se mezclan con el castellano de otros vecinos de Vitoria-Gasteiz. Esta es una de las carnicerías que está impulsando un cambio en los hábitos de consumo del barrio de Coronación: la carne halal.

La estampa es novedosa para este tipo de negocios que ven crecer, día a día, el interés por esta carne. Comercios que antes frecuentaban sobre todo árabes están abriéndose paso entre los vecinos de toda la vida del barrio, que ahora hacen cola para comprar. Pilar Fernández de Gorostiza es una de estas clientas anónimas.

“Tengo mi carnicería de toda la vida, pero cuando paso y veo, entro”

“Yo de oro no entiendo, pero de carne un poquito” cuenta Pilar, “de familia de carniceros” mientras señala con el dedo las carrilleras. Explica que tiene su carnicería de toda la vida, pero de vez en cuando pasa por el escaparate de la carnicería Alhambra, también de carne halal y a pocos metros de la de Mohamed. Hoy se llevará tres chuletas de vaca vieja y unas carrilleras: “Igual no vengo hasta dentro de 20 días, porque yo tengo mi carnicería de toda la vida, pero cuando paso y veo, entro; me gusta esta carne.”

– ¿Sabe por qué esta carne es distinta?

“Sí, sí, lo sé, por la cultura de los musulmanes, porque la carne no sangra” explica Pilar, aunque sus conocimientos culinarios hacen que la explicación sea más terrenal. “Por ejemplo, compras carne de cocido y no te hace esa espuma tan gorda” argumenta. “Me gusta, tiene una carne muy buena, cuando la compras tiene la carne roja roja: me gusta.”

La clave del éxito: curiosidad


Mohamed Tahri está viviendo este cambio desde el otro lado del mostrador. “La mayoría de los que vienen saben la diferencia entre carne halal y la carne normal, vienen informados” aunque no quita para que algún despistado pregunte por carne de cerdo, prohibida en la religión musulmana. “La mayoría de los que preguntan por cerdo y ven que no tenemos, se acaban llevando algo. Aunque sea unas chuletillas de cordero.” explica Tahri, “estamos encantados con los vecinos”. “Viene gente a veces con curiosidad, que no saben lo que es la comida Halal, si es un nombre, un tipo de carne o incluso si es un animal: el halal” se ríe Mohamed.

carne halal coronacion

La carnicería de Mohamed, vista desde el exterior.

“En Vitoria-Gasteiz habrá cientos de carnicerías, pero en los últimos meses las carnicerías Halal están teniendo bastante éxito”. Para Mohamed una de las razones es la modernización y apertura de los negocios, dejarse ver. Y se aventura a dar tres claves de su éxito: “Que se vea, que esté limpio y que la gente que trabaje en ella sea agradable”.

Pablo es la primera vez que entra a esta carnicería. Ha entrado primero a la carnicería Alhambra, aunque finalmente se ha decantado por la de Mohamed. “Estoy de compras y he aprovechado, ya tengo carne en casa pero le he dicho a la mujer: voy a probar algo nuevo“. “Tengo un hermano que su mujer es marroquí y me dijo que precio-calidad es buenísima” explica, mientras espera a ser atendido. Se llevará unos contramuslos especiados: “Por probar: esto es ternera y esto pollo; hay que probar.”

Halal, una carne sagrada


El Corán, el libro sagrado de los musulmanes, prohíbe explícitamente comer carne de animales que no sean sacrificados según su religión. Como se explica en la sharia, la ley islámica, el animal ha de ser sacrificado de una rápida incisión con una cuchilla en la garganta. Se busca así evitar el “sufrimiento del animal”, según los colectivos musulmanes y un mayor drenaje de su sangre, ya que esta sale más rápido del animal. Una forma de sacrificio que ha salido a debate en diversos países europeos que abogan por el aturdimiento previo del animal.

La ley islámica también indica cómo han de vivir esos animales. Han de pastar libremente y no se aceptan animales criados en ganaderías intensivas. También han de ser alimentados de forma natural, evitando las hormonas de crecimiento artificiales, que irían en contra de la religión.

La religión musulmana también prohíbe la carne de cerdo, que no se vende en estas carnicerías.

carniceria halal

Mohamed Tahri, al fondo, lleva más de trece años como carnicero de carne Halal.

Por lo que las carnicerías de toda la vida de Vitoria no se ajustan a los preceptos del islam. Y es así como, junto con la llegada de población musulmana a Vitoria en los últimos años, han ido surgiendo estos negocios. Lo que en un principio eran preceptos religiosos para esta carne han ido atrayendo a cada vez más a personas, de distintas creencias, interesadas sobre todo en la calidad del producto que se vende.

Carne de Burgos, Sevilla y Galicia

“No importamos la carne de fuera, la traemos de Burgos, Sevilla y Galicia“, explica Mohamed. Para asegurar que se cumplen las costumbres islámicas durante el sacrificio, compran el ganado a un ganadero y pagan para que se sacrifique a su forma. “Los mataderos tienen distintos turnos“, para que los musulmanes puedan sacrificar el animal según las creencias del Islam. Aunque con la obligación de “cumplir los protocolos sanitarios marcados por Europa”. Después ya se despieza para ser vendido en la carnicería.

“Salir a una calle principal”


“Nosotros estuvimos antes doce años en la calle Pintorería, tomamos la decisión de salir a una calle más principal” explica Mohamed, que justo hace un año, tras el confinamiento, decidió abrir la Carnicería Omar. El objetivo puesto en darse a conocer: “Que la gente conozca la carne halal, para que la pruebe”. Y, viendo las colas que se forman ante el local durante el mediodía, parece que ha funcionado.

Ternera, pollo y cordero: las tres patas de la cocina árabe

En la calle Eulogio Serdán, un poco más escondido se encuentra el negocio de Ibrahim, la carnicería Assalam. También una carnicería halal, aunque en este caso pasa un poco más desapercibida y está pensando en cerrar. “La gente pide sobre todo ternera, también pollo y cordero”. Ibrahim nos da otra de las claves que puede estar explicando el éxito de esta carne: el precio. Es una carne ligeramente más barata que en el resto de carnicerías de Vitoria.

Amira, clienta de Ibrahim, compra esta carne por sus creencias, pero señala también la calidad de la carne: “Tengo amigos cristianos que cuando les invito a comer se quedan sorprendidos” explica, destacando calidad-precio del producto. Comercios que además de la carne, venden otros productos típicos de países musulmanes.

En la carnicería de Ibrahim, por ejemplo, hasta hace unos días el escaparate estaba repleto de numerosos dulces para celebrar el Eid al-Fitr, la ruptura del ayuno y el fin del Ramadán: “Mucha gente del barrio se quedaba sorprendida con la cantidad de dulces.” Y es que estos negocios son también una forma de acercarse a una cultura lejana, a unos poco metros de nuestras casas.


16 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Una generación Z dice:

    Lo que hay que leer en los comentarios. RACISMO y XENOFOBIA en estado puro, luego mucho se quejan de la generación Z pero los boomer y generación X os lleváis el premio gordo ante este tipo de situaciones. Menos mal que para cuando nosotros tengamos vuestra edad, vosotros ya estaréis mas que enterrados bajo tierra y comentarios como estos no se escucharan. Vergüenza me debería de dar que se digan estas cosas de unos comercios que están en todo su derecho de dar servicio y trabajar. Si no os gusta, iros a donde os guste y a callarse.

    En nombre de la generación Z: miraros los traumas. Que os gusta mucho hablar de los demás, pero os olvidáis de limpiar vuestra propia mierda de antes.

  2. Chuletón dice:

    ¡Vaya por Dios (o Allah o Yahveh, no vaya a ser que me borren el comentario por carecer de sensibilidad multicultural)! ¡Hoy toca publireportaje progre en GasteizHoy y yo con estos pelos!

    A ver que me entere: resulta que carne elaborada a partir de animales tratados como las vacas milka en los alpes suizos acaba siendo más barata que la carne elaborada a partir de la miserable y cruel ganadería intensiva occidental… pero sólo si pasa por las exquisitas manos de la religión de la paz. Por que si lo hace por las de los impíos y miserables infieles y acaba en una carnicería ecológica cualquiera (es decir, no halal) cuesta, como es de esperar ya que los costes de producción son mucho mayores, un huevo y parte del otro. Más que sagrada, yo diría que es carne mágica.

    Que me siga enterando: resulta que suprimir el paso esencial para evitar el sufrimiento de los animales en el sacrificio, es decir el aturdimiento, se hace para, ¡tócate los webs!, “evitar el sufrimiento del animal”. Y tan ancho se queda el plumilla. Solo me queda desearle que la próxima vez que le tengan que operar lo hagan por el método halal -es decir sin anestesia- y que disfrute de como le evitan a el también el sufrimiento.

    Los que tengan edad suficiente para haber vivido la matanza en el pueblo de toda la vida, recordarán el gozo del animal en el proceso de arrastrarle y atarle al banco, sujetarle mientras se le pasaba por el cuchillo y que siguiera plenamente consciente mientras se desangraba. Sin duda infinitamente mejor que aturdirlo con antelación y ahorrarle el trance. A mí no se me olvidarán los chillidos en la vida, pero posiblemente sean ensoñaciones mías y, de nuevo, falta de sensibilidad multicultural.

    Ni que decir tiene que si exactamente esta misma humanista y considerada tradición hubiera provenido del cristianismo habría manifestaciones a diario tronando contra el salvajismo, la superstición, la ignorancia y la innecesaria crueldad. Arderían iglesias un día sí y otro también y se crearían leyes específicas y elevadísimias penas para los “trogloditas” y “neandertales” que nos avergüenzan ante Europa. Pero exactamente los mismos que quemarían las calles son los que hoy aplauden con las orejas el enriquecimiento cultural y la diversidad que nos proporciona esta y otras exóticas costumbres.

    Y que me acabe de enterar: nos recuerda, o más bien recrimina, el autor que “las carnicerías de toda la vida de Vitoria no se ajustan a los preceptos del islam”. ¡Lo que hay que ver! ¿Tenemos ya convocatoria pública para autoflagelarnos por tamaña desconsideración? ¿Se ha parado a considerar el autor que tanto “las carnicerías de toda la vida” como el resto de la existencia en los lugares de procedencia de los protagonistas del artículo sí se ajustan al Islam y que quizás sea precisamente por eso por lo que hacen lo imposible para trasladarse a un sitio en el que no lo sea? Por que hasta los sirios, que tienen la infinita riqueza de arabia saudí a 180 km de distancia, y no necesitarían exponerse a un nuevo idioma, religión, cultura, continente o clima prefieren jugarse la vida cruzando océanos e infinidad de fronteras para acabar viviendo de la caridad cristiana en europa a miles de km de su tierra.

    Así que si el autor no quiere que sean sus hijos los que acaben haciendo el trayecto opuesto haría muy bien en desear que la inmensa mayoría de “las carnicerías de toda la vida de Vitoria” sigan sin ajustarse a los preceptos del Islam.

    • Dani dice:

      Vaya iluminado que tenemos aquí. Se ve que no has entendido el artículo, te lo explico. Coronación se está “llenando” de carnicerías árabes, este artículo quiere darlas a conocer y evitar que los abuelitos del barrio piensen que no pueden entrar porque “son solo para árabes”.

      Pero eh, todo lo que no hable de cristianos y la carnicería Paco es de progres eh, sigue así, si. Si este reportaje fuese sobre Paco y su esposa y como traen carne de calidad a Euskadi, no hubieses abierto el pico de esta forma, plantéate por qué el hablar de forma positiva de un comercio árabe te causa tanto odio, ¿qué pasa que ahora no les puedes insultar diciendo que vienen a aprovecharse de la “paguita”? Vaya retrógrados hay sueltos por los comentarios…

  3. Pipo dice:

    Una duda estas carnicerías imagino que tendrán el mismo control sanitario que las demás?

  4. Vitorianopuracepa dice:

    Todas las mañanas cuando paro a descansar en mi turno, saco mi pan de pita y mi jamón Mustafá 5 jotas y me lo hincó entre pecho y espalda, sin eso no soy persona.

  5. gasteizkoa dice:

    Entre las carnicerías halal, las tiendas de segunda mano étnicas(auténticas escombreras), las de pelucas nigerianas y las barberías marroquís, el comercio de Vitoria ha mejorado muchísimo.

    • Dani dice:

      Noto bastante ironía en tu comentario, mejor que no abran comercios así les puedes insultar diciendo “que vienen a vivir del estado”, ¿no?

  6. Antifa dice:

    Pero que es eso de carne sagrada??
    No queriamos un estado laico??
    No apostabamos por el veganismo??

    • Pedro Sanchez Drops Sickest Beat of 2021 dice:

      Por el veganismo apostarás tu, crack. Un buen churrasco os hacía falta… anda…

  7. LUZ dice:

    La carne halal procede de animales que han sido sacrificados sin tener en cuenta causar el mínimo sufrimiento en el menor tiempo posible. Las directivas europeas que marcan las normas en el momento de sacrificio, fueron variadas expresamente para dar cabida a los ritos religiosos musulmán y judio por las presiones de estas dos comunidades.
    La ética y la consideración occidental desarrollada hacia los animales, ha sufrido un gran retroceso por los grupos de presión musulmán y judio en lo referente a este tema. Los consumidores de este tipo de carne
    deben saber cómo y en qué condiciones han sido tratados esos animales. Seguramente no permitirían que sus queridos animales de compañía fueran tratados de esta manera.

  8. Aitor dice:

    Madre mía qué perdidos andamos…

  9. achmed t.d.t dice:

    si la manera de hacerte musu dentro de poco estaras al este con lastre arriba de dialegtos y dejaras de lado el mejor manjar de nuestro pais.

  10. Jaime dice:

    GasteizHoy blanqueando al Islam. Cero sorpresas. Publireportaje.

  11. Vitor dice:

    ¿Por qué no comentais que el rito halal prohibe el aturdimiento previo del animal?

    • REMEMBER dice:

      Porque esto es un artículo de propaganda. No te van a contar todos los detalles.

      • Cierto dice:

        Deberían contar que no se aturde al animal infringiendo sufrimiento innecesario y cruel. También deberían contar cómo los mataderos españoles se están aprovechando de ello, que eso igual a ti no te interesa.

        Ojalá se prohíban estás prácticas, pero que no sea por la razón por la que se hizo en algunos sitios de Alemania en 1933 que prohibía el no aturdimiento en las matanzas del rito judío kosher.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

gasteiz hoy

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.