Advertisement
Advertisement

Usuarios de Euskaltel reciben cartas de amenaza por compartir películas por P2P

17 junio, 2019

Un abogado de Bilbao consiguió por vía judicial IPs desde las que se habrían compartido películas de forma ilegal, y ahora "extorsiona" con cartas en las que pide indemnizaciones

Numerosos usuarios de Euskaltel han recibido en las últimas semanas cartas en las que les reclaman indemnizaciones por compartir de forma ilegal de películas a través de plataformas P2P.

En un primer momento estas cartas se limitaron a Bizkaia, aunque también han empezado a llegar a clientes de Euskaltel en Vitoria-Gasteiz. Ya en mayo de 2018 hubo una sentencia en Vitoria-Gasteiz en la que se condenó a pagar 150€ a un usuario por una supuesta descarga ilegal.

Las cartas remitidas por un abogado de Bilbao solicitan pagos de 150€ por la descarga de cada película. El abogado representa a productoras americanas y lo que exige es una "extorsión", según denunciaban  afectados este sábado en Radio Euskadi. La exigencia del pago es para evitar una demanda judicial, y no es una multa. En algunos casos ya se han producido demandas judiciales.

Numerosos afectados han creado una plataforma en la que están siendo asesorados por el abogado David Maeztu. El abogado de los afectados insiste en que "la cuantía de lo que se exige no es proporcional" a la calidad de las películas, según las declaraciones a Radio Euskadi. Se trata de películas no muy conocidas de pequeñas productoras. La mayoría son títulos en inglés y sin doblajes, y por ello los afectados no terminan de entender por qué se centran las demandas en los usuarios de Euskaltel.

En la misiva el abogado acusa a los clientes de un delito civil contra la propiedad intelectual. Estas cartas han llegado a los clientes después de que un juez otorgase las IPs a la productora.

Sin embargo no está probado que las descargas se produjesen por parte de los propietarios de las IPs. Los afectados aseguran que hay denuncias que se refieren a periodos de vacaciones u horas en las que esos router suelen estar apagados.

“Hay jubilados o usuarios de Netflix acusados de compartir una película que echa la plataforma. También hay gente que difícilmente sabe que es la transferencia P2P”, insisten desde la asociación.

En las diligencias previas las productoras americanas reclamaban a Euskaltel conocer la IP de quienes se habían descargado estas películas a unas horas muy concretas. Euskaltel se ha visto obligada a facilitar estos datos después de que el juez así lo exigiera.

Pero al mismo tiempo Euskaltel ha denunciado a las productoras ante la Agencia de Protección de Datos. Considera la operadora vasca que la cesión de estas IP y sus datos correspondientes tenían únicamente un uso jurídico, que en este caso no se ha cumplido. El envío de estas cartas amenazantes es algo ilegal, según Euskaltel. La asociación de afectados también denuncia el silencio de Euskaltel y que no les haya comunicado nada cuando ya sabía que se habían transferido los datos de esas IPs.