Vitoria capturará palomas en 9 puntos donde hay superpoblación

23 noviembre, 2021

Vitoria quiere evitar dar alimento a las palomas y probará a dar piensos esterilizantes a estas aves

En Vitoria-Gasteiz viven 5.022 palomas. Pero no todas las palomas se reparten por igual en el municipio. Hay una media de 198,45 ejemplares por kilómetro cuadrado en todo Vitoria. Y, sin embargo, en 9 zonas la tasa es de más de 500 ejemplares, cuando el umbral aceptable por los servicios profesionales del sector se establece en 400 ejemplares. Hay también 15 puntos de riesgo higiénico sanitario en el que hay factores que favorecen la proliferación de las palomas.

Las palomas son un riesgo para la salud. "Este animal está considerado reservorio de una amplia gama de bacterias, virus, hongos y parásitos, algunos de ellos causantes de enfermedades infeccionas. Se han descrito más de 40 patógenos transmisibles por contacto directo o indirecto", explica el Ayuntamiento.

Todo ello hace aconsejable la adopción de las primeras medidas de gestión poblacional. Los objetivos a 5 años son:

  • que nadie alimente a las palomas
  • utilizar piensos esterilizantes
  • capturar palomas en lugares sobrepoblados
puntos con mayor concentración de palomas

Puntos con mayor concentración de palomas

Lugares con muchas palomas

Las zonas de concentración de palomas se ubican fundamentalmente en el Casco Histórico, Lovaina, Aranbizkarra, Zaramaga, El Pilar, Lakua-Arriaga y Arkaute.

Los 15 puntos de riesgo higiénico sanitario se ubican fundamentalmente en el centro urbano (Casco Histórico y Catedral nueva) y diferentes parques (La Florida, El Prado, Molinuevo, Aranbizkarra). También destacan como puntos céntricos de concentración las calles Abendaño y Sancho el Sabio.

También hay poblaciones elevadas en la calle Antonio Machado, la Avenida de Olarizu y la calle Guayaquil.

Por último, destacan como espacios que favorecen concentraciones de palomas el Centro Comercial Boulevard y las iglesias de Arriaga, Elorriaga y Arkaute por las facilidades de cobijo que ofrecen.

El cobijo, junto con la disponibilidad de alimento y la consideración de determinados espacios como zonas de campeo, facilitan la proliferación de palomas. Especialmente en los dos primeros factores quieren incidir las diferentes medidas preventivas que va a adoptar el Ayuntamiento.

Evitar dar alimento

El Ayuntamiento pondrá en marcha una campaña para evitar que la gente alimente a las palomas. “Queremos actuar en una doble vía: por una parte, vamos a sensibilizar al conjunto de la ciudadanía buscando su implicación y por otra, vamos a dirigirnos específicamente a las personas alimentadoras para darles a conocer los riesgos derivados de su modo de actuar”, ha detallado la concejala de Deporte y Salud, Livia López.

Alimentar a las palomas está penado por ley, y es motivo de sanción. Alimentar a estas aves solo contribuye a su proliferación, generando riesgos para la salud.

Vitoria quiere probar con pienso esterilizante

Paralelamente, se llevará a cabo una prueba piloto con vistas a una posterior utilización de pienso esterilizante. Se colocará un dispensador de granos de maíz para medir qué riesgo existe de que otras especies no diana consuman el mismo pienso, así cómo qué cantidad de producto consume cada paloma.

Captura de palomas

Junto a la prueba piloto, se llevará a cabo una acción de captura selectiva mediante la instalación de jaulas-trampa en puntos identificados como de alta densidad de población de palomas. El objetivo de estas capturas puntuales es incidir progresivamente en la situación de sobrepoblación que se da en estas zonas.

Unidas a estas medidas se desarrollarán actuaciones administrativas de inspección e implantación de los métodos de prevención, así como de censado periódico para comprobar la efectividad del conjunto de las medidas adoptadas.

Todo ello tiene como objetivo fundamental mantener el número poblacional de palomas en los límites establecidos como adecuados para la ciudad. Se aspira también repercutir favorablemente en el estado sanitario de estos animales, minimizando en la medida de lo posible el número de sacrificios.

“Desde el punto de vista de la protección animal, las palomas son animales que requieren una gestión basada en el respeto, la proporcionalidad y la prudencia. Son, en definitiva, parte de nuestra biodiversidad. Pero no podemos obviar las consecuencias para la salud pública que genera su sobrepoblación. Este Plan busca el punto de equilibro para la convivencia”, ha concluido Livia López.